La reina del trial

Entrevistamos a Laia Sanz, la piloto más laureada de todos los tiempos, con diez mundiales y nueve europeos

V.P., Barcelona. Hace tiempo que superó en títulos a su ídolo Dougie Lampkin y al español Jordi Tarrés, ambos con siete campeonatos. Este año ha vuelto a hacer doblete con el europeo y el mundial femeninos; además de llevarse al bolsillo el Trial de las Naciones. Ahora se prepara para dar el salto al Dakar, aunque avisa de que no va a dejar de lado su gran pasión: el trial.

Acabas de competir en el Mundial femenino de enduro con la mirada puesta en el Dakar 2011.
Sí, esta temporada he hecho dos carreras del mundial de enduro para aprender, puesto que para mí es un deporte nuevo.

Cambias totalmente de disciplina…
Para mí es muy nuevo, a pesar de que el trial me da una gran base, porque te da mucha técnica y equilibrio, pero el enduro es un deporte distinto en el que tienes que aprender a ir rápido.

¿Por qué das este salto al Dakar?, ¿después de diez mundiales necesitabas algún tipo de motivación?
No, concretamente es porque es un sueño que tengo desde muy pequeña y además es una motivación nueva.

¿Tras diez mundiales, se acostumbra una a ganar?
Sigue siendo una satisfacción cada año porque, cada campeonato siempre es distinto, hay nuevas rivales, distintas dificultades y el hecho de perder el mundial en 2007 hizo que valorase más estos tres últimos campeonatos.

¿Recuerdas alguno con especial cariño?
Todos son especiales, pero quizá el de 2008, que fue el siguiente a perder el mundial. Lo gané cerca de mi casa, donde había bastantes amigos míos.

¿Qué te queda por hacer?
Este año haciendo las carreras de enduro me lo he pasado muy bien, es un deporte que me gusta pero de momento lo mío es el trial. Quizá en un futuro, me gustaría hacer algo de enduro.

¿Por qué hay tan pocas mujeres en el mundo del motociclismo?
Creo que es por un tema de la sociedad. Al principio como en otros ámbitos no había mujeres y ahora empieza a haberlas. Creo que en unos años habrá más, pero es un proceso un poco lento.

¿Qué mujer te ha sorprendido encima de la moto?
Jutta Kleinschmidt, que ganó un Dakar; y Michelle Mouton, que ganó alguna carrera del mundial de rallys de coches.

¿Y respecto a las categorías masculinas?
Dougie Lampkin, que ganó el mundial de trial siete veces, siempre ha sido mi ídolo. Además tuve la suerte de compartir equipo con él bastantes años.

A buen seguro, una gran experiencia…
De joven lo veía en vídeos o iba a las competiciones donde lo observaba de lejos. Luego cuando acabas estando en el mismo equipo, entrenando y viajando juntos pues sí que te choca. Sí, antes de conocerlo era mi ídolo, después todavía más.

¿Cómo ves la cantera en trial femenino?
Hace tiempo en el mundial era casi siempre la única española inscrita y este año éramos varias, y todas jóvenes. En el Trial de las Naciones las otras dos componentes del equipo (Sandra Gómez y Mireia Conde) tienen 17 años y están ahí delante. Ambas pueden hacerlo muy bien en el trial femenino en el futuro.

¿Cómo acabas acercándote al trial?
Comencé a subirme a una moto mucho antes de saber quién era Dougie Lampkin. Todo empezó porque a mi padre siempre le ha gustado mucho el mundo del motor y el trial. Yo cuando tenía 4 años probé un día la moto de mi hermano mayor y desde entonces me empezó la afición.

Ahora de cara al Dakar, ¿cómo te lo planteas? Es muy diferente el trial al rally Dakar, como el hecho de pasar muchas horas a solas con la moto…

El cambio es radical. En enduro he estado este fin de semana casi seis horas encima de la moto pero en el Dakar, por lo que cuentan, es que estás doce horas pilotando, es muy distinto. Será muy duro pero se trata de llegar lo mejor preparada posible

Ruth Bardisa

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

8 + 10 =