La llave española

Entrevistamos a la mejor yudoca del momento después de conseguir el oro en la Copa del Mundo

S.C., Valencia. En Pekín se rompió un hombro cuando luchaba por las medallas. Unos meses después ha conseguido la medalla de oro en la Copa del Mundo en la categoría de menos de 52 kilos. Dentro de tres años quiere quitarse la espina olímpica en Londres. Reconoce estar en un inmejorable momento de forma y participa en los XVI Juegos Mediterráneos que acoge la ciudad italiana de Pescara como antesala del campeonato del mundo que se celebrará en agosto. Considera que sobre el papel todos los deportistas tendrían que ser iguales, en alusión a las “cantidades de dinero abrumadoras” que cobran algunos futbolistas. Encontró su vocación cuando iba a clases de danza y su futuro lo ve como profesora de Educación Física. Se llama Ana Carrascosa, la mejor yudoca española del momento y ha recibido a 360gradospress esta semana en el gimnasio donde entrena a diario.

¿Cómo nace y cómo se hace una yudoca en este país en el que tu deporte es incluido dentro del saco de los minoritarios?
Empecé a practicarlo en el mismo gimnasio donde mi padre y mi hermano hacían judo. Se supone que yo hacía ballet en el sitio de al lado pero me escapaba para ver a mi hermano y un día mi profesor le dijo a mi padre que no iba a ballet porque estaba todos los días viendo el judo. Hasta que mi madre dijo: “Vamos a apuntar a la niña a judo”.

Una decisión que te condujo hasta tu situación actual como mejor yudoca española del momento, ¿ya te has quitado la espinita de Pekín?
Atravieso por un buen momento de forma, tanto físico como psicológico. Estoy muy bien, preparando mi siguiente objetivo, que es el mundial. Después de salir de la lesión de hombro de los juegos olímpicos cada vez las sensaciones han sido mejores.

Bueno, pues por ese camino que llevas llegarás a Londres con las pilas cargadas y cargada de títulos…
Sí, mi objetivo de cara a estos tres años que quedan para la cita olímpica es seguir haciendo las cosas bien, manteniendo la ilusión, la motivación y el trabajo que, al fin y al cabo, es lo que hay. No hay mayor secreto que trabajar, trabajar y trabajar y saber guardar la motivación.

Una persona que trabaja tanto y que consigue títulos para su país, ¿qué opina acerca de que un equipo de fútbol se gaste 94 millones de euros en un futbolista?
Bueno, yo es que el mundo de los futbolistas lo veo un poco diferente, aunque no me gusta meterme en esas cosas porque cada deporte tiene lo suyo. Desde luego, el fútbol es un deporte de masas que mueve algo increíble y la verdad es que ni lo pienso. Eso sí, hay cosas que, como deportista y profesional, evidentemente no comparto. Me parece que son unas cantidades de dinero abrumadoras para deportistas, ya que, al fin y al cabo, todos somos iguales.

¿Cómo sobrevive una yudoca en este país?
Sobrevive con ayudas económicas de la Federación o del Plan ADO. Necesitas tener un cierto nivel para poder acceder a esas becas y unos resultados. Soy consciente de que hoy vivo de esto pero el día de mañana no. Por eso yo estoy terminando mis estudios de magisterio en Educación Física y es lo que el día de mañana me abrirá las puertas a un futuro laboral. Es una pena, porque estás muchos años de tu vida dedicándote a esto pero hay que tener una formación y eso no hay que olvidarlo.

¿Esas circunstancias pueden venir motivadas porque para los españoles el judo no es más que un pretexto para engordar el medallero en los JJOO?
Sí, es algo que es un poco triste. Los periodistas sólo se acuerdan del judo cuando llegan los JJOO porque es un deporte que siempre da alguna medalla. Pero detrás de esos JJOO hay cuatro años de mucho trabajo y de mucho sacrificio. Es una pena que no se nos considere económicamente pero sí socialmente.

¿Cuál crees que sería el camino para que los deportes minoritarios tuvieran un despegue?
Desde luego, mucha más difusión en los medios de comunicación que nos ayudara a conseguir más sponsors, ya que si no sales en la televisión no hay mucho interés en este aspecto. Siempre hay algunos a los que les llamas la atención o que conocen el deporte y te dicen que a lo mejor tienen interés. Pero como no hay difusión mediática es difícil concretar acuerdos.

¿A quién le harías una llave sin con ello consiguieras cambiar algo?
No lo sé, la verdad es que ahí me coges un poco sin respuesta.

¿Qué preparación diaria llevas?
Entreno todos los días, mañana y tarde, de lunes a sábados. Preparación física y trabajo técnico por las mañanas y combate por las tardes.

¿Cuáles son las rivales más duras de pelar en el tatami?
Yo siempre digo que no hay rivales más o menos duras; todas son iguales y todas tienen su nivel. Fuera del circuito europeo, si tuviera que decir a alguien, serían las asiáticas porque no estamos tan acostumbradas quizás al judo que ellas hacen. Aunque, como te digo, yo soy de las que no subestima a nadie y pienso que todas son fuertes.

¿Qué hace Ana Carrascosa cuando no entrena ni compite?
Soy una persona muy familiar. Me gusta estar con los míos, con mis amigos y mi familia. Me gusta mucho ir a la playa, ir al cine, escuchar música, leer, pasear… Me considero una persona muy viva a la que le gusta hacer otras cosas distintas al judo, lo que pasa es que a veces por tema de cansancio o de dieta tengo que renunciar a tomar una cervecita con mi gente. Pero hay momento para todo y esas cosas llegan.

¿Cuánto tiempo puede tardar una persona en conseguir el ansiado cinturón negro?
Son muchos años; cada año hay exámenes para ir subiendo de cinturón y son como escaloncitos hasta conocer las técnicas que corresponden a cada color de cinturón.

¿Qué consejos les das a esos chavales que hacen otra actividad extraescolar pero miran de reojo, como tú de pequeña, al tatami?
Les diría que el judo es un deporte muy completo, muy divertido y muy social. Pero, sea el deporte que sea, que luchen por ello, que tengan un sueño y que miren siempre hacia delante.

F.C.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × 5 =