Un encuadre antropológico del FIB

El fotoperiodista Miguel Lorenzo muestra el recorrido gráfico de los ‘4 días’ del festival

ÓSCAR DELGADO, Valencia. Música, convivencia, cansancio, colapso, emoción, límite y euforia componen cada verano el cuadro del Festival Internacional de Benicàssim. Durante cuatro días, jóvenes de procedencia internacional se citan en la localidad castellonense para ver en directo a sus grupos de cabecera, conocer gente, bailar y acampar en un reducto propicio para quedar inmortalizado desde la barrera del ojo ajeno, la misma en la que se apoyó Miguel Lorenzo, fotoperiodista afincado en Valencia, durante las últimas seis ediciones del certamen. El resultado queda compilado en una exposición inaugurada esta semana en la sala Gestalguinos de Valencia bajo el título de ‘4 días’ y que permanecerá abierta hasta el 5 de marzo.

“Cuatro días dura el festival, de jueves a domingo; cuatro días es el mensaje que lucen los asistentes en la pulsera que les colocan al entrar, de ahí el título descriptivo elegido para la exposición”. Miguel Lorenzo trabaja como fotógrafo del Periódico de Cataluña en Valencia y en sus ‘4 días’ enseña la colección de instantáneas tomadas en el FIB desde el prisma del fotoperiodista, “sin más pretensión que la de informar; todos los años lo cubro para el periódico y he aprovechado ese trabajo para extraer una selección, no es una muestra realizada a propósito para exponer”. Precisamente, la tarea de selección de las fotografías es la que, según Lorenzo, “supone el trabajo más complicado, decidir qué imágenes exponer y cuáles descartar”. Una misión facilitada previamente por el acontecimiento inmortalizado. La jerga de los fotógrafos de prensa maneja conceptos como el asociado a la realidad que es digna de ser fotografiada porque potencialmente puede garantizar un resultado impactante. Es lo que dicen cuando se encuentran con algo que ‘tiene foto’. En este sentido, Lorenzo explica que “el FIB es perfecto para nosotros, claro que tiene foto; pero lo difícil es conseguir una buena foto”.

La muestra plantea un contacto visual y antropológico del concepto FIB a través de instantáneas periodísticas portadoras de la realidad que viven los miles de asistentes al certamen. El momento en que la masa aborda, como si fueran las rebajas de unos grandes almacenes, el recinto en la apertura de puertas, la resaca en la playa, el cansancio o la euforia en las miradas, el caos multicolor y multirracial, el éxtasis del público, el colapso y la avalancha sobre la valla del escenario, el contraste entre el verde de la benemérita y el adolescente teñido de la misma tonalidad. Y retratos captados desde la primera fila de los grandes que congregan a la masa; Leonard Cohen, Dave Gahan , Amy Winehouse, Morrisey, Oasis, Robert Smith… todos ellos enfocados y encuadrados bajo la visión particular de Miguel Lorenzo, informador gráfico de las luces, de las sombras, del día y la noche, de 24 horas de ajetreo, de trozos de vida inmortalizada en ‘4 días’ de FIB.

Alberto Tallón

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte + dos =