¿Por qué celebramos el Día Mundial de la Animación?

El Día Mundial de la Animación se empezó a celebrar en 2002 con el objetivo de conmemorar la primera proyección del Teatro Óptico de Émile Reynaud en el Musee Grevin de París. El espectáculo se mantuvo en cartel al menos durante 10 años y convivió con el cine de los Lumière.

[Img #23121]
Desde que se empezó a celebrar en 2002, la fecha escogida para conmemorar este arte no es casualidad. Un 28 de octubre de 1888 Émile Reynaud, creador y pionero del cine de animación en Francia, presentó en el Musee Grevin de París la primera proyección pública de su Teatro Óptico, un invento derivado de su Praxinoscopio.

 

María Carmen Lorenzo Hernández, profesora de Historia de la Animación de la Universidad Politécnica de Valencia, explica que el espectáculo se mantuvo en cartel al menos 10 años, que se sepa, llegando a convivir con el cine de los Lumière, si bien no resistió la competencia que implicaba. A pesar de ello, se cuenta que este espectáculo, el Teatro Óptico, “debieron verlo al menos 20.000 personas“.

 

La primera película de animación sería ‘Pauvre Pierrot’, de Reynaud (1988), “pero, siendo puristas, la primera película de animación propiamente dicha, grabada en película sensible y reproducible en un cinematógrafo, fue ‘Humorous Faces of Funny Faces’, de James Stuart Blackton (1906)“, que realizó los dibujos sobre una pizarra y los iba borrando y redibujando conforme rodaba fotogramas.

 

Enrique Martínez-Salanova, profesor, pedagogo, antropólogo y tecnólogo de la Educación, “educomunicador”, escritor y dibujante, aconseja ver cine desde pequeños y asegura que el cine de animación es muy atractivo para los niños, además de ser muy valioso porque promueve la imaginación y la creatividad.

 

Respecto a los valores que transmiten algunas películas infantiles, Martínez- Salanova considera que “si el cine que ven los niños lo hacen en compañía de sus padres o educadores, y hay un debate, creo que no importa tanto si la protagonista es princesa o cenicienta. Los valores, los niños los reciben de su familia, el cine influye una mínima parte. Si en la familia –continúa el profesor- los niños viven el machismo, el consumo, el racismo o la discriminación, Disney añade poco a lo que es educador“.

 

La animación no es solo para niños

[Img #23120]
Tanto Martínez-Salanova como Lorenzo Hernández coinciden en afirmar que la animación no es sólo “cosa de niños”. Tanto las series de animación como las películas gustan también a los adultos. En este sentido, el primero matiza que “aunque soy bastante crítico de Disney, personalmente disfruto mucho con sus películas, y las tengo todas…. Buenísima técnica, relatos interesantes, y la posibilidad de volver a la infancia. Las películas de Disney están hechas para que gusten a las personas mayores. Hay mucho cine de animación para mayores, y cada vez se hace más. No hay que confundir animación con niños“.

 

Para Maria Carmen Lorenzo Hernández el cine de animación gusta también a los adultos si toca temas o subtextos que sean de interés, y Los Simpsons son un buen ejemplo “pero ‘Peppa Pig’ también puede gustarnos a los que tenemos hijos, porque es evidente que quienes la escriben también son padres y reflejan sus vivencias. La animación no es una técnica, es un lenguaje con el que pueden decirse muchas cosas, por eso es tan polivalente” concreta.

 

La profesora Lorenzo Hernández “se moja” y nos deja un ranking de las que para ella son las mejores producciones de animación de todos los tiempos: Symphony in Slang (1951), de Tex Avery; L’homme qui plantait des arbres (1987), de Frederick Back; El erizo en la niebla (1978),de Youri Norstein; Mi vecino Totoro (1988) de Hayao Miyazaki; y Fantasía  (1940), de Walt Disney Pictures.

 

Agenda de actos Día Mundial de la Animación

En Madrid, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas proyectaa partir de las 19h las películas finalistas de 2015 del festival Cartoon d’Or, que premia al mejor corto de animación europea.

 

Para poder participar en el Cartoon d’Or los cortometrajes deben haber sido galardonados en los festivales más prestigiosos de animación. Los seis finalistas de este año son: A single life  de Marike Blaauw, Joris Prins y Job Roggeveen;  Premier automne de Carlos de Carvalho y Aude Danset; Brothers in arms de Cav Bøgelund; Coda, de Alan Holly; Moi, j’attends, de Claire Sichez; y The bigger picture, de Daisy Jacobs. Este último corto fue el que ganó el festival.

 

En Valencia, la Filmoteca celebra este día con una programación que se extenderá durante un mes. Se proyectará una muestra de los cortometrajes de animación considerados más interesantes de los últimos tiempos por Guadalupe Arensburg, directora del Departamento de Adquisiciones de Cortometrajes de Movistar+. Entre ellos están:  It’s such a beautiful day de Don Hertzfeldt; Wurst de Carlo Vogele; y Moulton og meg  de Torill Kove .  El ciclo se completa con una selección de los mejores cortos presentados en la tercera edición del proyecto Prime The Animation!  Coordinado por el Máster en Animación de la Facultad de Bellas Artes de Valencia y que reúne cortometrajes realizados por estudiantes de animación de varios países.


@ana_br3

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

16 + 14 =

Lo último en "Cultura"

Subir