La mejor foto de bodas del mundo

Hablamos con Enrique Oliver, un fotógrafo español que se ha hecho con el premio a la mejor fotografía de enlaces matrimoniales del globo

[Img #13029]
¿Por qué no hacer en boda algo distinto y darle el valor quese merece? Así nos contesta el fotógrafo Enrique Oliver cuando le preguntamospor qué acabó retratando artísticamente a parejas de novios. Y es que susinstantáneas escapan del convencionalismo. Para la gran mayoría, el fotógrafode bodas esa persona que se dedica a hacer retratos de familia el día delenlace, antes y después del lanzamiento indiscriminado y salvaje de arrozcrudo. Recientemente Oliver ha sido galardonado por la Asociación Internacionalde Fotógrafos de Boda (WPPI), en un concurso de Las Vegas al que se presentaronmás de 2.000 trabajos.

“Sí , eso cierto. Se tiene catalogado al fotógrafo de bodade ese modo. Pero esta profesión ha cambiado completamente. La fotografía deboda está hoy en día más encarada a un reportaje más artístico en todos lossentidos”. En su caso realiza un reportaje “mucho más fresco el día de la boda”y luego “salimos fuera de España a hacer los reportajes de exteriores”. Recalcaque “no por ello cobramos más dinero, si la pareja acepta estas sesiones tienen que correr con los gastos delfotógrafo,  pero no les cobro pordisparar”. No son montajes. Las parejas se besan frente al objetivo en París oVenecia.

[Img #13030]
Sobre su motivación a la hora de afrontar una nueva foto,explica que “soy una persona a la que le gusta mucho concursar y eso me hace exigirmemucho en cada fotografía. Esto me lleva a entregar unos reportajes especiales alos novios. Doy todo lo que puedo en el reportaje para mi cliente”.

El instante exacto

La foto ganadora del concurso internacional muestra a lapareja, con cada uno de los novios en la ventana de un gran edificio de laPlaza Mayor de Madrid. Se trata de una composición triangular, que representa acada  uno en su casa preparándose para elenlace. En el vértice una vecina espera su salida a la calle. Aunque parezcatotalmente preparada, tiene su anécdota: “Esa foto la tenía en la mente hastaque me surgió poderla hacer. Cuando ya había guardado todo el equipo salió lavecina y entonces la hice con una cámara semi profesional, con una compacta. Lafoto es natural 100%. Hay un disparo, no hay más tomas”, explica EnriqueOliver. Antes, según recuerda, había hecho otras quince. Pero captar elinstante perfecto que ofrece la casualidad tiene premio.

 

José Paños

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro + 12 =

Lo último en "Cultura"

Subir