La Generación del 27, también de las mujeres

Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Emilio Prados, Luis Cernuda… ¿Quién se atreve ahora a enumerar algunos nombres femeninos de este célebre conjunto de la literatura española?

[Img #23411]
Al concluir la lección sobre la Generación del 27, la joven Lorena alzó la mano para preguntar si no hubo mujeres que formasen parte de dicho grupo de escritores. Su profesora de literatura, Ana Cid, no supo responderle en ese momento. Pero lejos de quedarse con la duda, decidió crear una página web para ir dando progresivamente respuesta. Tiempo después, tras una conversación mantenida con un conocido que acababa de leer Lorca y el mundo gay de Ian Gibson (2009), Tània Balló se cuestionó eso mismo: ¿acaso no hubo figuras femeninas notables en dicho colectivo? Así, en una búsqueda por Internet al respecto dio con el portal de la docente citada líneas más arriba. Y la idea de un documental empezó a fraguarse en su cabeza. “Me di cuenta de que eran mujeres con perspectiva propia y con un legado como para ser miembros indiscutibles de esta generación con la misma relevancia que se le había concedido a ellos. Justo en ese momento, además, se inauguró una exposición sobre Maruja Mallo en una fundación de Madrid, por lo que pareció que todos el mundo se puso de acuerdo para enviarme señales“, relata.

 

Tres años más tarde, esta ocurrencia empezó a materializarse. “Conocí a Tània en el Festival de Málaga de 2012 porque ambos formábamos parte del jurado de la sección documental. En estos casos, bien te odias, bien te adoras. A nosotros la experiencia nos unió mucho. En ese momento yo estaba montando mi productora y ella andaba en las mismas cuando me llamó para presentarme este proyecto que tenía en mente, así que acepté y empezamos a trabajar ese mismo año: ella desde Cataluña, yo desde Andalucía y Madrid como punto de encuentro“, explica el director Manuel Jiménez. La criatura, bautizada como Las Sinsombrero, se estrenó oficialmente en la edición de este año de esa misma cita cinematográfica. De esta manera, María Teresa León, Rosa Chacel, María Zambrano, Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Josefina de la Torre, Marga Gil Roësset y Maruja Mallo han comenzado a recibir la atención que se les había negado durante décadas, aunque ellas no son las únicas coetáneas que han pasado desapercibidas. “No hemos podido incluirlas a todas porque no tenemos ese background académico para decir todo sobre aquellas que consideramos imprescindibles. Lo que queremos es seducir a los lectores y a los espectadores para que indaguen por su cuenta: les proponemos unas, exponemos nuestras razones y, a partir de ahí, que sean autónomos en la búsqueda“, matiza Tània.

 

La dificultad de indagar en el pasado

[Img #23413]
Más allá del quebradero que representa la financiación para un proyecto audiovisual como este actualmente, los dos profesionales entrevistados coinciden al apuntar que el principal obstáculo de su aventura ha sido la documentación, de ahí que no se haya podido dar la cobertura deseada a todas las protagonistas de la época. “Trabajar con material de archivo ya es complicado de por sí, pero más cuando buscas imágenes de mujeres, porque no se les registraba. No eran filmadas ni en aquellos acontecimientos en las que eran protagonistas con los hombres, pues se consideraba que a ellas no había que recordarlas“, declara Manuel. Sin embargo, donde unos ven adversidades, otros detectan oportunidades. Y así ha sido el caso del equipo tras Las Sinsombrero. En palabras de Tània: “La falta o la disgregación de archivo sobre ellas hicieron que, a medida que nos íbamos sumergiendo en sus vidas, tuviésemos la necesidad de seguir investigando para descubrir cualquier carta o material más o menos importante, lo cual era un chute de optimismo cada vez que sucedía. A estas alturas, por tanto, eso no lo puedo considerar un problema“. Las distintas instituciones que existen especializadas en esta materia – el Centro Cultural Generación del 27 de Málaga o la Fundación Zenobia – Juan Ramón Jiménez, por ejemplo – como la ayuda de profesionales como el profesor e investigador literario Jairo García Jaramillo han facilitado que se obre el milagro.

 

La excepción que confirma la norma del olvido

Este trabajo, por tanto, no hubiese sido posible en la ignorancia absoluta. Siguiendo con las declaraciones de Tània: “Nosotros hemos acertado con el formato, pero esta reivindicación hace tiempo que venía por parte de varias voces, así que no hemos descubierto nada que no se haya dicho. En los medios en los que me he movido estas mujeres no eran olvidadas, pero una vez sales del mundo académico y pones a prueba ese conocimiento, ahí es donde aparece la ausencia. El espacio popular es el que no está ocupado“. No obstante, es un hecho indiscutible que la visibilidad de estas mujeres es ínfima en comparación con la de sus compañeros masculinos. “Lo que más me sorprendía es que incluso algunos expertos no habían oído hablar de muchas de ellas. Su época fue convulsa, tuvieron vidas complicadas y, a pesar de ello, jugaron un papel muy importante en la historia“, completa Manuel.

 

[Img #23412]
Las razones que podrían explicar este sinsentido son varias, según la productora del documental. Por una parte, un factor común para todas las culturas: “la construcción misógina o machista de la historia, que ha sido escrita por los hombres para los hombres“. Por otra, que la recuperación promovida durante la Transición con vistas a ‘superar’ la dictadura de Franco se desarrolló en estos mismos términos. “Cuando pregunto qué imagen es más significativa del regreso de los exiliados, la mayoría de personas responden que la bajada de Alberti de un avión en Barajas. Es curioso que en ese mismo vuelo también estaba María Teresa León, pero ella no forma parte de la iconografía del regreso, como todas las demás. A ellas la historia no les esperaba, por lo que se fundieron en el silencio“, ilustra Tània. Por último, “el colmo de los colmos“: los hombres de la Generación del 27, sus amigos, no las citaron en sus biografías. “Nos han hecho creer que solo habían sido ‘mujeres de’, pero al investigar te das cuenta de que fueron ‘grandes mujeres que’“, reconoce la cineasta.

 

La opción multiplataforma como garantía de éxito

Que previamente se hablase de lectores o espectadores no ha sido error o casualidad, porque Las Sinsombrero va más allá del formato documental al uso, apoyándose en un webdoc, una exposición fotográfica, un wikiproyecto y un libro. La intención no es otra que cumplir una función divulgativa y llegar al máximo público posible. En este sentido, la buena gestión de las redes sociales desde los inicios de la andadura ha sido fundamental. “Somos el primer documental emitido en La 2 que ha logrado ser trending topic, coincidiendo incluso en una noche en la que había programado fútbol en TVE. Veníamos desarrollando una estrategia de Social Media por la que dábamos a conocer a una mujer cada semana a través de Facebook para crear expectación. El objetivo era atraer al público no natural de esta cadena y parece que ha funcionado: hemos sido de los documentales más vistos del programa Imprescindibles y de los principales contenidos demandados en el servicio A la carta“, argumenta Manuel.

 

Otra muestra de este triunfo bien podrían ser los alumnos de un colegio de Alhaurín de la Torre quienes, tras visionar Las Sinsombrero recientemente, no solo profundizaron en el tema, sino que organizaron la simulación de una rueda de prensa en la que se disfrazaron de los autores – hombres y mujeres – de la Generación del 27 a modo de colofón de la unidad temática. O, también, que el Congreso aprobase el pasado 15 de octubre que se reconociese a estas escritoras tras la petición de una diputada de Izquierda Unida, la cual inspiró su demanda en este documental. Con todo, se está logrando que cada vez menos estudiantes alcen sus manos para preguntar por dichas mujeres. “Tengo la sensación de que quedan muchas cosas por llegar. Me alegro muchísimo por ellas y por sus familias, a las que conozco en su totalidad, pues llevaban muchos años con el peso del olvido. Ese es el gran logro. Me alegro por su memoria y porque, como se dice en el documental, descubrirlas ayuda a reconciliarte con la memoria del país, que durante muchos años ha sido muy gris. Son un soplo de vitalidad, de modernidad, de color…“, concluye Tània.


@LaBellver

La imagen de la portada exterior pertenece al Archivo General de la Administración. Foto Alfonso.

332

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

ocho − tres =

Lo último en "Cultura"

Subir