La “Cuba catalana” atrae a miles de personas

De Begur a Cuba en 72 horas. Es justo el tiempo que necesita Begur para vestirse de blanco y celebrar la Fira d’Indians. Un año más la isla caribeña aterriza en el pueblo de la Costa Brava y nos remonta al pasado, rindiendo homenaje a los begurenses que durante el siglo XIX tuvieron que emigrar allí para buscar fortuna. Al regresar al pueblo los habitantes no sólo traían consigo más capital, sino también las tradiciones cubanas. Y así fue como surgió esta fiesta, instaurada cada año el primer fin de semana de septiembre.

Tres días en los que el ambiente indiano inunda las calles hasta el último rincón. Clases de baile, talleres, conferencias, teatros, puestos ambulantes de comida y artilugios típicos de Cuba cubren todas las calles engalanadas con hojas de palmeras, sombreros y paraguas en el techo, así como arcos y plantas que simulan una zona frondosa y recuerda a los orígenes isleños.

 

Begur baila al son cubano entre la pasión, el frenesí y la excitación de habitantes y visitantes que lucen sus mejores atuendos blancos, mientras disfrutan del sabor de esta isla con sus degustaciones gastronómicas, mojitos y cócteles por las calles del pueblo. Para lograrlo, durante ese fin de semana todos los restaurantes preparan una barra de madera a las puertas del local, ataviada con hojas de palmera, frutas exóticas y detalles cubanos. El objetivo, ofrecer comida y bebidas típicas de allí durante 72 horas fascinantes, en las que el pueblo triplica su número de habitantes acogiendo a miles de personas.

 

Una jornada diferente en el corazón del pueblo, en la que los más pequeños también pueden disfrutar de espectáculos de animación y conciertos, donde las habaneras a la orilla del mar tampoco faltan. Y es que esta festividad, patrimonio de Begur, tiene el propósito de divulgar la huella dejada por los indianos, a través de las representaciones teatrales en la calle, o la posibilidad de recorrer las paradas del Mercado de “Productos de Ultramar” en la plaza y en la playa de Sa Riera.

 

Pero eso sí, el requisito para asistir a la Fira d’Indians es vestir de blanco, simulando la vestimenta típica cubana con complementos que aporten gracia y color, como las grotescas flores en el cabello o los pañuelos llamativos, en el caso de las mujeres. Mientras que en el caso de los hombres no pueden faltar los sombreros grandes y extravagantes que lucían los caballeros de la época del siglo XIX.

 

Asimismo, cada año Begur trae una reconocida figura para que inaugure la Fira. Este año la encargada de dar el pistoletazo de salida a la fiesta local ha sido Lucrecia, cantante, escritoria, pianista y compositora afincada en Barcelona desde hace muchos años. En otras ediciones Begur ha contado con la presencia de Chano Domínguez y Moncho.

 

 

Este conjunto es todo lo que se necesita para viajar a una “Cuba catalana” donde el son isleño, la rumba, los bailes, el guaguancó, el mambo y el bolero te harán bailar al ritmo de la música y disfrutar de unos días únicos y diferentes en tierras catalanas.


@InGabarda

 

Inma Gabarda

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

18 + 4 =