Cuba, la amante más hermosa

Decía el político, pensador y poeta cubano José Martí que “sólo el amor engendra melodías”. También engendra bellas fotografías de aquello que se ama. Un amor por Cuba que se palpa en cada una de las 66 instantáneas que dentro del programa de PhotoEspaña 2012 integran la exposición colectiva “La tierra más hermosa, Cuba”, que hasta el 16 de septiembre acoge la Sala Frida Khalo de la Casa América de Madrid. 360 Grados Press no podía perdérsela.

[Img #15651]
“El amor cuerdo, no es amor”,afirmaba el creador del Partido Revolucionario Cubano, José Martí. Y es queCuba no entiende de cordura. Tampoco aquellos que la aman. Ya sean nativos oturistas ocasionales. Cuba es pasión. Amor incondicional. Lo saben bien quienesalguna vez han pisado sus calles. Cuba deja una profunda marca en quien la ama.No es una cicatriz. Sólo una huella que crece en el interior con el paso deltiempo.  Pueden existir amantes máslujosas, más glamourosas. También más coquetas. Ninguna, sin embargo, es tanhermosa como la amante cubana.

De pasión desenfrenada por Cubasaben y mucho los once fotógrafos españoles que con sus instantáneas devuelvenen esta exposición, inaugurada en el Museo de Bellas Artes de La Habana, todosu amor a esta isla caribeña con la que muchos españoles siempre nos hemossentido especialmente vinculados. Instantes captados por una cámara ycongelados en el tiempo para la posteridad. Nada mejor que una fotografía paracaptar la esencia de una nación que desde hace más de cinco décadas parece viviranclada en el tiempo. Como si las horas, los días y los meses hubiesen quedadodetenidos tras el objetivo de una cámara.

Enrique Meneses recibe al visitantecon sus fotografías. Suya fue la primera declaración de amor a Cuba. Corríanlos años 57 y 58 del pasado siglo y el fotoperiodista español consiguióconvivir con la guerrilla que en Sierra Maestra comandaban Fidel Castro yErnesto Che Guevara. La Revolución cubana triunfaría el primero de 1.959 ysigue vigente hoy en día. Sin embargo, ha perdido por el camino, en estos másde 50 años de largo recorrido, el romanticismo y la utopía que uno es capaz desentir en cada una de las imágenes.

[Img #15650]
Más de 30 años tuvieron que pasarhasta que otro fotógrafo español plasmase en sus fotografías su amor por Cuba.Se trata de Díaz Maroto, cuyo camino y pasión por la isla caribeña continuaronya en la década de los 90 otros de los profesionales que dan vida a estaespléndida colección: José Ramón Bas, Alberto García Alix, Juan Manuel CastroPrieto, Juan Manuel Díaz Burgos, Toni Catany, José María Mellado, CristinaGarcía Rodero, Isabel Muñoz y Ángel Marcos. Cada uno con su estilo propio einconfundible. Con sus propias obsesiones. Nadie quiere ni ama igual. Mucho máscuando el amor no entiende de corduras.

No podían faltar en la exposiciónlos Chevy. Esos Chevrolet que se mantienen en circulación nadie sabe bien cómoy que dan a Cuba ese aroma y ese ruido inconfundibles. Tampoco los carteles dela Revolución que pueblan cada esquina de Cuba. Ni la silueta de las mujeres cubanas.Ni ese Malecón que da sentido a La Habana. Menos aún esos edificios dejados asu suerte en cada rincón de la isla y que amenazan constantemente con venirseabajo, en lo que César G. Calero, autor del libro Cuba a cámara lenta, ha bautizado como la “estática milagrosa” dela arquitectura cubana. 

Cuba es todo eso y mucho más. Unaisla parada en el tiempo que desprende magia y dosis brutales de realidad. Unaamante pasional y hermosa cuyos encantos no se pueden olvidar. Por mucho quepasen los años. Por muy grande que sea la distancia. Nada mejor que estaexposición, estas 66 fotografías, para reencontrarse con ella y mantenerencendida esa mecha que un día Cuba prendió en nuestro interior.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

13 + 6 =

Lo último en "Cultura"

Subir