Sí a la Historia del Arte

360gradospress charla con los recién licenciados de una generación de estudiantes perdida entre 2005 y el Plan Bolonia

A.C., Valencia. En el año 2005 algunas universidades se tambalearon ante las nuevas directrices que se marcaban desde el Plan Bolonia. Aquellas más perjudicadas eran las carreras de humanidades, en especial Historia del Arte que veía su existencia pender de un hilo. Los alumnos, que se matriculaban ese 2005 en esta carrera, entregaban su solicitud al mismo tiempo que se debatía si desaparecía o no esta disciplina de las universidades. Esa generación de valientes este año 2010 ve sus sueños cumplidos. Ahora, son licenciados en Historia del arte. Por ello, 360gradospress ha querido charlar con estos recién licenciados, especialistas y artistas sobre los retos, desafíos y expectativas en el mundo del arte.

Como hemos anunciado, 2005 será un año recordado por debates, retos y desafíos en el ámbito de las enseñanzas superiores. Ese año, los principales medios anunciaban en sus cabeceras como las principales perjudicadas, al entrar en vigor el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), serían Historia del Arte, Humanidades y la mayoría de las filologías. La reducción se establecía de 26 a 10 titulaciones, entendiendo por ésta, una nueva concepción de las letras.

Este bombazo no dejó de tener repercusiones en el mundo académico. De hecho, desde la licenciatura de Historia del Arte nació una plataforma y, algunos blogs, de alumnos e historiadores del arte bajo el lema, “Sí a la historia del arte”. “La noticia provocó una gran preocupación porque desparecía un campo del conocimiento, también preocupación por los alumnos que habían empezado a estudiar esta disciplina. Y en general, sentimos un gran desprecio hacia este campo del conocimiento”, nos explica Amadeo Serra, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Valencia.

“Nuestra reacción fue informarnos de la nueva ley, también se formó la plataforma Sí a la historia del arte, desde donde nos pusimos en contacto con alumnos que trabajan en el campo del arte, pues, se pretendía demostrar lo valioso de este saber. Al mismo tiempo, que realizábamos un examen y actualización de la utilidad de nuestros saberes, a modo de compromiso con la sociedad”.

Historia del Arte es una de las licenciaturas más demandadas cada año en sus 25 universidades. Si el proyecto de la comisión hubiese prosperado la carrera habría desaparecido y, se hubiese incluido dentro del grado de Historia, que duraría cuatro años. Tras 5 años después del primer impacto de Bolonia, Historia del Arte ha sobrevivido a pesar de las incertidumbres que se dibujaban. Ahora, la aplicación del nuevo plan educativo ha producido “a nivel general, la reducción de contenidos, en cambio, los estudiantes trabajan de forma más autónoma con la orientación de los docentes. Desde el departamento de Historia del Arte, aquí en Valencia, se ha intentado reorganizar la información para ponerla más al día. Desde nuestra primera reforma en 1993 –donde nos separamos de Geografía e Historia-, se han sucedido dos más, una en el año 2000, y otra más recientemente, en el 2009, más profunda y ambiciosa, se ha buscado actualizar y poner al servicio de la sociedad nuestros conocimientos y la forma de entender la Historia del Arte”, arguye Amadeo Serra.

Salidas laborales
La demanda de profesionales especializados en Historia del Arte procede de los ámbitos de la conservación, tutela, administración y estudio histórico del patrimonio cultural y artístico europeo y español. Al mismo tiempo, instituciones de todo tipo, fundaciones, museos, exposiciones, actividades de creación, difusión y consumo artístico necesitan profesionales competentes. El arte no solamente se circunscribe a la pintura o tradicionales formas de expresión artística.

Los historiadores del arte tienen las claves para interpretar toda la cultura visual que nos rodea desde los diseños de las páginas webs, revistas o imágenes: “En general, el mundo y el mercado del arte en este país está muy poco desarrollado en comparación con otros países, como por ejemplo Inglaterra y EEUU, lo que de verdad me gustaría es, que el sistema educativo español no funcione como lo hace: primando y premiando únicamente a aquellos alumnos que destacan en las asignaturas de razonamiento matemático y menospreciando a aquellos que prefieren o se decantan por la rama humanitaria. Con este sistema lo único que tenemos es una población que quizá sepa mucho de informática, medicina o ingeniería industrial, pero muy poco acerca de su historia y cultura, y esos conocimientos también hay que cultivarlos, desde el colegio. A la postre, podríamos tener una sociedad mucho más sabia e inquieta, más creativa y dinámica, y eso en tiempos de crisis es vital para poder buscar soluciones.”, declara Isabel Gil Sánchez, artista asturiana.

“Aprendes a contemplar el mundo de forma distinta”
A pesar de las dificultades que sufren las carreras de humanidades como Historia, filologías, Pedagogía, Geografía, o Historia del Arte, entre otras, la demanda es un hecho constatado. A ello, se suma la propia experiencia de los alumnos “al terminar la carrera siento un gran placer. Es una carrera muy interesante, te abre lo ojos a otras culturas, aprendes a ser más crítico más allá de tus gustos. Aprendes a contemplar el mundo de una forma distinta.”, declara Isabel Genovés Estrada, recién licenciada en Historia del Arte y, perteneciente a esa generación de los valientes. Al mismo tiempo, otro de estos valientes, Paco Iglesias Bayarri, se declara satisfecho, “aunque el futuro sea incierto. Siento satisfacción sobre todo por haber podido licenciarme en una carrera, la de Historia del Arte, que querían quitar, pues es una licenciatura muy importante, siento satisfacción al haber contribuido a que no desaparezca.”

Cada disciplina comporta su dificultad añadida, sin embargo, quizá sea tiempo de empezar a homenajear a todos aquellos que aun primando las carreras técnicas y de ciencias se adentran en el mundo de las letras y humanidades. Por ello, como nos enfatizaba Amadeo Serra para todos aquellos que este año deben escoger hacia dónde encaminarse “que hagan caso a lo que les gusta y suscite curiosidad, ya tendrán tiempo de desilusionarse, a lo largo de la vida, hay varias oportunidades para ello. Estudiar es mejor con una motivación, y a pesar de la crisis actual, dentro de 3 ó 4 años pesarán que les ha valido la pena.”

Óscar Delgado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 × 5 =