Otro medio dice adiós

Desde que en la redacción de 360 Grados Press recibimos los cables de las conversaciones entre Peláez y su jefe, son muchos los medios de comunicación que han tenido que echar el cierre en nuestro país. En esta ocasión le ha tocado a Canal Nou, la televisión pública de la Comunidad Valenciana, un hecho que ha apenado al periodista de provincias y también a su jefe aunque, en el caso de este, porque lo confundió con el estadio del F.C. Barcelona.

Y es queeste hombre apenas comprende nada y tampoco es fácil comprenderle a él, tal ycomo le sucedió a Peláez esta semana al verse sorprendido por el dominio delinglés –o eso parecía– de su director. Así están las cosas, en una constantedecadencia que nadie sabe donde nos dejará, aunque, de momento, nos dedicamos adisfrutar del viaje.

 [Img #18803]

 

 

Jueves, 31 de octubre

 

– Good morning,Peláez.
– ¡Jefe! ¿Habla usted inglés?
– Me? What are you talking about?
– Me está hablando en inglés.
– No, you’re wrong.
– ¿Lo ve?
– Bullshit!
– ¡Si hasta insulta en inglés!
– Fuck you, Peláez!
– ¡Lo está haciendo!
– Fired!
– ¿Lo ve? Me acaba de despedir en ese idioma.
– Forget me.
– Jefe, ¿dónde aprendió inglés?
– I can’t remember.
– Lo habla perfecto.
– Are yo usure?
– Por supuesto.
– Thank’s man.
– De nada. Let’s take a shot!
– ¿Qué?
– Tomemos un trago.
– ¿Por qué?
– Por su dominio del inglés.
– No sé ni una palabra de inglés, Peláez.
– Lo acaba de hablar, jefe.
– Imposible.
– ¡Le acabo de oír!
– ¡Que no!!!
– Está bien, está bien… bueno, me voy a trabajar.
– See you later.
– Brrrr…

 

Lunes, 4 de noviembre

 

– Buenos días,jefe.
– Tssssssh…
– ¿Qué pasa?
– ¡Blum!!!!
– ¡Jefe! ¡Vaya golpe se ha dado!
– Tssssss…
– Pero abra los ojos, ¡hombre!
– ¡Plammmm!
– ¡Jefe!
– Tssssss…
– ¡Cuidado, va hacia la ventana!
– Uf… gracias por agarrarme, Peláez.
– ¿Pero por qué no abría los ojos?
– Es que tuve un sueño estupendo y no queríadespertar.
– Es imposible, jefe, los sueños sueños son.
– Ya veo, ya… Pero mire, abro los ojos y veo lamisma porquería a mi alrededor.
– Es su periódico.
– ¿Mi periódico? ¿Y dónde esta el bullicio de lasmáquinas de escribir?
– Ahora hay ordenadores.
– ¿Y el rumor de los teletipos?
– Llegan por correo electrónico.
– ¿Y las discusiones de los periodistas?
– Estoy yo solo, echó a los demás.
– ¿Y por qué no suena el teléfono?
– Cortó la línea para ahorrar.
– ¿Y mi botella de whisky?
– Aquí.
– Ah, vale, menos mal, qué susto, creí que lascosas iban mal.
– Brrrrrrr…
– No me pase llamadas, voy a reflexionar.
– ¿Siesta?
– Usted lo ha dicho, no yo.

 

Martes, 5 de noviembre

 

–¡Pelaezzzzzzzzzzz!
– ¡Jefe! ¿Dónde está?
– Aquí…
– No le veo…
– ¡Aquí dentro!
– ¿Qué hace dentro de la funda nórdica?
– No era capaz de meter el edredón, estas cosas lashace el diablo…
– Salga, salga…
– Uf, que yuyu…
– De todas formas, jefe, no debería tener la camaaquí en su despacho junto a la mesa de reuniones.
– Llévese la mesa de reuniones.
– Esa no es la actitud, jefe.
– Lo sé, lo sé… que le ayude alguien…
– Tampoco entiendo que se ponga el pijama en cuantollega al periódico…
– Es cierto…
– Me alegro de que entre en razón.
– Claro, no soy tan corto de entendederas. Mañanavendré con él ya puesto.
– Uf… en fin, haga lo que quiera, yo voy a escribirsobre el aumento del paro.
– ¿Ha vuelto a subir?
– Sí.
– Menuda desgracia.
– Este gobierno es una castaña, jefe.
– ¿Ha dicho castaña?
– Sí.
– ¿Asaditas? ¿Aquí junto a la chimenea bajo lamanta?
– No tiene chimenea, jefe.
– ¿Ah no?
– No, se la embargaron.
– ¿Y con qué voy a calentarme?
– No me mire, jefe…
– Solo un ratito, Peláez, aquí a mi lado.
– Me voy.
– Desagradecido.
– Adiós.
– Adiós.

 

Miércoles, 6 de noviembre

 

– ¡Pélaez, deje detemblar! ¡Odio ese ruido!
– No son mis dientes, jefe, es el teclado.
– ¿Ya está escribiendo? ¿A estas horas?
– La realidad no espera.
– ¿Y de qué realidad me va a taladrar ahora?
– El cierre de Canal Nou.
– ¡No me joda!
– Sí, jefe…
– ¡Qué desgracia!
– Lo sé…
– ¿Y dónde coño va a jugar el Barça ahora?
– No, jefe, es Canal Nou, no Camp Nou.
– Uf, qué susto… ¿Y qué es eso?
– Una tele.
– Umm… ¿Y qué le pasa? ¿La han dejado en mute?
– Algo así…
– ¿Por qué?
– Una pésima gestión: cargos a dedo, censura,despidos injustos…
– ¿Y qué tiene eso de malo?
– Todo.
– Es lo que hago yo.
– Lo sé, y así vamos.
– ¿Qué pasa, vamos mal?
– El mes pasado vendimos siete periódicos, todos aparientes suyos.
– Esto hay que solucionarlo.
– Lo sé, jefe…
– Necesito más parientes.
– Esa no es la solución…
– Por algo se empieza, Peláez, por algo se empieza.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de Marga Ferrer.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

tres × tres =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir