La toma de la pastilla

¿Qué define a nuestra sociedad? Probablemente, su capacidad para quejarse. Raro es el día el que alguien, incluso usted querido lector, no protesta por los políticos, por la derrota de su equipo, por el mal servicio en el restaurante en el que acaba de comer o por el calor que hace en julio, como si no fuera lo propio de la estación. Algo similar le sucedió esta semana al jefe de Peláez que manifestó estar harto de todo hasta que el redactor le hizo ver que, realmente, se quejaba de vicio. Así comenzaba una semana complicada en la que el director del periódico local se hacía un lío entre el Mundial y las elecciones a secretario general del PSOE y que concluía con el temor a la muerte por no haberse tomado la “pastilla” el 14 de julio.

[Img #20471]

Jueves, 10 de julio

 

– Estoy harto depagar impuestos, Peláez.
– Ni siquiera hace la declaración de la renta, jefe, ycuando me paga lo hace en negro.
– Pues estoy harto de la falta de libertad deexpresión.
– Es usted el que me censura.
– Pues estoy harto de reclamar la independencia para mipueblo.
– Ni siquiera recuerda dónde nació.
– Pues estoy harto de reclamar mi derecho a votar.
– Tiene derecho a votar,pero no lo hace porque dice que los domingos son de paella y fútbol.
– Pues estoy harto de que mi equipo nunca gane.
– Se hace siempre del equipo que gana, jefe.
– Pues estoy harto de que se me estropee el coche.
– Se lo llevo yo al taller, jefe, y le pago lasaverías.
– Pues estoy harto de que mi mujer me ponga loscuernos.
– Usted se los pone a ella, jefe.
– ¡Joder! ¿Qué coño pasa? ¿Es que soy feliz?
– Pues eso parece, jefe.
– ¡Haberme avisado, leñe!

 

Viernes, 11 de julio

 

– ¿Qué hace, jefe?
– Miro al teléfono, ¿no lo ve?
– Sí, lo veo, pero me pregunto por qué lo hace.
– Para que suene, Peláez, para que suene…
– No sé si será muy efectivo.
– Usted no conoce el poder de mi mente. ¿Jugamos a nopestañear?
– No, estoy ocupado.
– Y yo, tengo que mirar al teléfono.
– No sé si sonará, jefe…
– ¿Ah no?
– No
– Incrédulo.
– Realista.
– Le apuesto siete bogavantes a que suena en menosde un minuto.
– ¿Siete bogavantes?
– No se me ocurre nada mejor en esta vida.
– Trato hecho.
– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Tooooooooooooooooma!!!!!!! ¿Qué es eso,Peláez?
– El timbre del teléfono, jefe.
– Se lo dije.
– Se acaba de llamar usted desde el móvil.
– Yo dije que sonaba.
– Está usted mal de la cabeza.
– Vaya a por los bogavantes.
– Tendré que pescarlos.
– Fumando espero, no hay problema.
– Adiós.
– Adiós.

 

Lunes, 14 de julio

 

– Buenos días,jefe.
– Muy buenos, Peláez.
– ¿Ta contento?
– Mucho. Tenemos nuevo líder en el PSOE.
– No sabía que fuera del PSOE.
– Soy de donde está la noticia. Y hoy, soy del másvotado: Götze.
– No, jefe, Götze no fue el más votado.
– ¿Fue Higuaín?
– No, fue Pedro Sánchez.
– ¿De qué juega ese con ese nombre popular?¿Lateral derecho?
– Es el candidato del PSOE que ha ganado.
– ¿Y quién es Götze?
– Un jugador alemán.
– ¿De Black Jack?
– De fútbol. Ayer fue la final del Mundial.
– ¿Ayer? Mierda, se me olvidó… y pasé la nocheviendo porquería en televisión.
– ¿Qué porquería?
– No sé bien, estaban en un croma verde y había unjefecito y una pulga. Ciencia ficción, creo.
– Eso era la final, jefe.
– No me joda.
– Le jodo.
– Entonces la vi.
– Claro.
– ¿Y no habrá secuela?
– No creo.
– ¿Y precuela?
– Puede ver las semifinales en Youtube.
– No, yo no me muevo de aquí.
– Brrrr…

 

Martes, 15 de julio

 

– Peláez,acérqueme ese libro, voy a iniciarme en la lectura.
– Está hueco, jefe.
– ¿Carcomido?
– No, solo tiene las pastas, es así, es un libro dedecoración, como todos los que tenemos.
– ¿Quiere decirme que no me he leído ni uno?
– Ni uno, jefe.
– Por eso no me acordaba de nada.
– Por eso y por su memoria lamentable.
– Hay que joderse. Está bien, pasaré el paño a mijarrón de la dinastía Ming.
– Es del bazar de la esquina, jefe, una burdaimitación.
– ¡Joder! ¡Qué desastre! Me conformaré con llevarleunos papeles a mi secretaria pare verle el escote.
– Es una muñeca hinchable, jefe, su secretaria estáen la cola del paro.
– ¡Mierda ¿Es que nada es real? ¡Odio esta sociedadde la apariencia!
– Y yo, jefe… ¿qué hace?
– Me quito el bañador, me pongo el traje, lacorbata, el puro y el peluquín. Y me echo mosto con hielo en vaso ancho como sifuera Cardhu.
– ¿Para qué?
– Viene un posible inversor, tengo que timarlo.
– No predica con el ejemplo, jefe.
– Lo que no puedo predicar es en chanclas. ¡Hala, amamarla!

 

Miércoles, 16 de julio

 

– ¡Memueroooooooooooooo!
– ¡Jefe!
– Me mueroooooooooooooo!
– ¿Qué le pasa?
– Se me olvidó tomar la pastilla el lunes, ¡la voy apalmar!
– ¿Qué pastilla?
– La de los franceses, ¿usted la tomó?
– No.
– ¡Diossssssssss! ¡El periódico va a desaparecer!¡Y tenemos la nevera llena!
– Jefe, no hay ninguna pastilla.
– Que sí, Peláez, catorce de julio, día de la tomade la pastilla.
– Bastilla, jefe.
– ¿Por qué habla así, Peláez? ¿Está acatarrado?Tome un poco de jarabe.
– Es whisky.
– No hay nada mejor, me lo recomendó el médico delambulatorio de la esquina.
– Es una tienda de licores.
– Nunca falla en sus recetas.
– Glup está rico. Pero debo decirle que no hay quetomar ninguna pastilla, es Bastilla, con B, y es el día de la RevoluciónFrancesa.
– ¿Jane Birkin cantando Je t’aime?
– Algo así.
– Uf, se me pone la piel de gallina.
– Y a mí, jefe, y a mí.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de @Marga_Ferrer


Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diecisiete − tres =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir