Garotas

Trabajar es una palabra que al jefe de Peláez le cuesta hasta pronunciar. Muestras de su vagancia hemos visto tantas que nos sería imposible siquiera enumerarlas, pero no hemos de irnos demasiado lejos ya que esta misma semana pudimos observar cómo quería hacer un coffee break antes de empezar la reunión y estaba dispuesto a irse a la playa en plena jornada laboral, por más que esta se halla a más de 300 kilómetros.

[Img #20229]

Peláez,mientras tanto, intenta seguir trabajando, aunque nos ha sorprendido con suanuncio de que se iba de enviado especial al mundial de Brasil a ver lasgarotas de Ipanema, lo que para su jefe no son más que aves subtropicales.

 

Jueves, 5 de junio

 

– ¿Qué día es hoy,Peláez?
– Jueves.
– ¿Y dónde está mi vermú del fin de semana?
– Es jueves, jefe.
– El jueves es fin de semana, Peláez.
– No, jefe, es justo la mitad.
– Váyase a la mierda, matemático.
– No puede arrimar el ascua de la realidad a susardina, jefe.
– Solo hay una cosa que odie más que a losperiodistas, los poetas, así que no se pase con sus frasecitas.
– De acuerdo, voy a trabajar entonces.
– ¿Rueda de prensa?
– Sí, del concejal de cultura
– Pregúntele qué hay de lo mío.
– ¿Lo suyo?
– Mi exposición de pintura.
– No sabía que pintara, jefe.
– Mire.
– Es una lámina de un Matisse…
– No, es mía.
– No mienta.
– Está bien… es que no sé hacer nada, Peláez, mesiento un inútil.
– Puede intentar salvar este periódico.
– Me da una pereza que te cagas.
– Así no saldremos de la crisis.
– Está bien… voy a hacer algún recorte por aquí,otro por allá.
– Bueno, yo voy a la rueda de prensa.
– Deme ese cuaderno y ese boli.
– ¿Por qué?
– Los recortes.
– ¿Y con qué tomo nota?
– Hágalo de memoria.
– Es imposible.
– Hacer posible lo imposible, es mi lema.
– Pensé que era “beberás y vivirás”.
– Hostia, es verdad. Aquí tiene sus aparejos.
– Gracias.
– Adiós.
– Adiós.

 

Viernes, 6 de junio

 

– Buenos días,Peláez.
– Buenos días, jefe.
– ¿Un coffee break?
– Si no hemos empezado la reunión…
– He estado toda la noche preparando estos displays.
– Eso son cartas de póker…
– Bueno, sí…
– No sé, jefe…
– Venga, completaremos el schedule.
– No me convence…
– Luego ya haremos brainstorming…
– Me da la impresión de que dice palabras en ingléspor decir.
– ¿Qué le hace pensar eso, bro?
– ¿Qué es eso de bro?
– Está usted un poco tiquismiquising, Peláez.
– Jefe…
– No, ahórrese las disculpations…
– Venga, jefe, tomemos ese café.
– Que sea un brunch.
– ¿Brunch? No trabajaremos hasta mediodía, jefe.
– Tea time.
– Eso es a las cinco.
– Ok, a las cinco nos vemos aquí. Bye bye.
– ¿Y el brunch?
– En el pub.
– Me parece que se va de pintas.
– Pinting forever.
– Brrrrr…

 

Lunes, 9 de junio

 

– Buenos días,jefe.
– Échese crema, Peláez.
– ¿Para qué?
– Para el sol. Y coja las palas.
– ¿Para qué?
– Para ir a la playa, ¿para qué va a ser?
– Tengo que trabajar, jefe.
– ¿En fin de semana?
– Es lunes.
– Haga puente…
– No puedo.
– Pues yo me voy a la playa con mis chanclas y mibañador.
– Jefe…
– ¡Qué! ¡Le he dicho que me voy!
– La playa está a 300 kilómetros.
– ¿La ha movido para fastidiarme hijo de perra?
– No, jefe siempre ha estado allí.
– Pues me voy a la bañera.
– Haga lo que quiera.
– No me pase llamadas.
– Nunca le llama nadie.
– Soy un lobo solitario.
– Es un vago de pelotas.
– Eso, siempre se me olvida.
– Páselo bien… ¿pero qué es eso?
– Un flotador.
– La bañera no cubre, jefe.
– Quién sabe, Peláez, quién sabe.

 

Martes, 10 de junio

 

– ¿Usted quierereferéndum, jefe?
– No, prefiero república.
– O sea, que quiere referéndum.
– Que no, coño que quiero república.
– El referéndum es para votar.
– Pues cómprese uno y vote, a mí déjeme en paz con mirepública.
– La verdad es que le imaginaba monárquico.
– ¿Gobierno de monos?
– No, un estado regido por un monarca.
– Demasiadas palabras complicadas. República.
– Bandera tricolor, ¿no?
– ¿La de los payasos?
– Eso es Micolor.
– Me vale, tome, haga la colada.
– Es fascinante su manera de saltar de unos temas aotros.
– No creo que yo haga eso, ¡punto de partido!
– ¿Lo ve?
– Siete por seis cuarenta y dos siete por sietecuarenta y nueve siete por ocho cincuenta y séis.
– Usted está loco.
– Loco sí, pero republicano.
– En eso coincidimos, jefe.
– Llámeme su majestad.
– Brrrr…

 

Miércoles, 11 de junio

 

– ¿Qué es eso,Peláez?
– Mi maleta, jefe.
– ¿Adónde se va?
– A Brasil.
– ¿A qué?
– A cubrir el Mundial.
– ¿Mundial de qué?
– De fútbol.
– No sé qué es.
– Un deporte.
– ¿Tipo mus?
– No exactamente. Se juega con el pie sobre césped,once contra once. Hay que meter el balón en una portería.
– No parece muy complicado.
– Hay cosas más difíciles.
– ¿Cree que merece la pena hablar de eso?
– Lo siguen millones de personas en todo el mundo.
– Nosotros ofrecemos periodismo de calidad, no decantidad.
– De paso voy a ver a las garotas de Ipanema.
– ¿Hermosos pájaros subtropicales?
– Usted lo ha dicho.
– Haga muchas fotos.
– Lo que pasa en Las Vegas queda en Las Vegas.
– ¿No se iba a Brasil?
– Sí.
– No me líe, entonces. Bueno, páselo bien.
– Se lo aseguro.
– Vuelva pronto.
– Adiós, jefe.
– Adiós, Peláez.


Loscables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks)en la redacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla páginaoficial en Facebook de 360gradospress.

Lafoto es de @Marga_Ferrer

Rafael Salido, Brasil

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once − dos =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir