Eufemismos de dirección

¿Alguien entiende a los políticos? ¿Alguien sabe lo que significa crecimiento económico negativo o indemnización en diferido? No, nadie lo sabe. Lamentablemente, parece que el jefe de Peláez se ha apuntado a ese tipo de lenguaje y denomina al Cola Cao con churros “polvos finos de cacao en jugo lácteo acompañados de tiritas de harina Premium con H2O sumergidos en AOVE con granos derivados de la caña”.

[Img #18861]
Así es este hombre, que un día seapunta a un curso para directores de periódicos titulado “Beber para olvidar.Teoría y práctica” y otro necesita que le froten la espalda una hora en díapara entrar en calor. Peláez, mientras tanto, aguanta. Veremos si sigue así.

 

Jueves, 7 de noviembre

 

– ¡Peláez! ¡Dejelo que esté haciendo y venga acá!
– Estoy aquí, jefe, a su lado, le estoy afeitando.
– ¿Ah sí? Creí que era una sensual barbera.
– No, soy yo, redactor de local, provincial, nacional,sucesos, deportes, cultura y economía decadente.
– ¿Solo eso?
– También cocino, hago la colada, plancho y le retirola baba en la siesta.
– Por eso tuve que echar al resto, acaparador.
– No tenga jeta, jefe.
– Vale, vale… Tome, le convido a unos polvos finosde cacao en jugo lácteo acompañados de tiritas de harina Premium con H2Osumergidos en AOVE con granos derivados de la caña.
– ¿Colacao con churros?
– Llámelo como quiera.
– No, gracias, voy a la rueda de prensa delconcejal de turno.
– ¿Qué dan allí?
– Los presupuestos del próximo año.
– Eso no alimenta, Peláez.
– Pero hay que informar.
– Vaya, vaya… y tráigame unas gambitas delcóctel.
– Ya no hay cóctel, jefe, la época dorada pasó.
– ¿Y qué dan?
– Datitos.
– ¿Comida mexicana?
– No, cifras y letras.
– ¿En sopa?
– En papel.
– Bueno, todo es probar, tráigame un puñado.
– Lo haré, jefe. ¿Algo más?
– Esta tarde vienen los cuervos, tengo que prepararla reunión.
– ¿Quiere un informe?
– No, una coartada, ¡me voy!
– ¿Adónde?
– Al bingo.
– Así no se dirige un periódico.
– Como cante línea veremos, ganapán.

 

Viernes, 8 de noviembre

 

– ¡Peláez! ¡Dejelo que esté haciendo inmediatamente!
– ¡Plum!
– ¡Ayyyy! ¿Pero qué ha hecho desgraciado?
– Le he soltado, jefe, como me ordenó.
– ¿Soltado?
– Le llevaba en brazos a darse un baño…
– Ayyy… mi espalda…En fin, ya me vengaré luego, ahoranecesito que me ayude con esto.
– ¿Qué es?
– Voy a inscribirme en un curso para directores deperiódicos.
– ¿En qué consiste?
– Beber para olvidar. Teoría y práctica.
– Interesante.
– Mucho.
– ¿Qué necesita?
– Ayúdeme a rellenar el formulario.
– Está bien… ¿nombre de pila?
– Duracell
– ¿Lugar de nacimiento?
– Hospital
– ¿Fecha?
– Paso palabra.
– ¿Nacionalidad?
– España y sus territorios de ultramar.
– ¿Sexo?
– Ahora no, hijo, estamos con esto.
– ¿Intereses?
– Al 4 % y subiendo.
– Creo que eso es todo, jefe, firme aquí.
– Ponga una X.
– Ya está.
– Pues me voy.
– Cuidado con la resaca.
– Que tenga ella cuidado conmigo.

 

Lunes, 11 de noviembre

 

– ¡Peláez! ¡A midespacho!
– Espere que acabe de redactar una noticia, jefe.
– Ponga puntos suspensivos.
– No puedo hacer eso…
– ¡Despedido!
– Está bien, voy… ¿Qué quería?
– Vivimos demasiado al día, Peláez.
– No queda otra, jefe. No tenemos un céntimo.
– Me refiero a organización, a planificar elfuturo.
– ¡Ah! Me parece perfecto, jefe. Númerosespeciales, suplemento navideño, promociones de suscripción para el próximoaño, desarrollo de la página web…
– Sí, bueno, no se emocione, coja lápiz y papel.
– Lo tengo.
– Anote.
– Usted dirá.
– Comer pavo relleno el Día de Acción de Gracias.
– Eso es en Estados Unidos.
– Globalización, Peláez, globalización…. ¿Pero enqué mundo vive usted?
– Okey…
– Vacaciones el puente de la Inmaculada.
– ¿Me da vacaciones?
– Lo lamento, usted tiene que quedarse de guardia.
– Me lo imaginaba.
– Seguimos. Surtido de polvorones, mazapanes yturrones para Navidad.
– Anotado…
– Cordero y marisco para nochebuena y nochevieja.
– Apuntado también…
¬– Eso es todo por ahora.
– ¿Y qué hay del periódico?
– ¡Coño! ¡Casi se me olvida! Anote: me traerá elperiódico todas las mañanas a la cama junto al desayuno.
– Jefe…
– Ya, lo sé, se me olvidaba: rellene antes todo elcrucigrama menos una palabra que haré yo.
– Zoquete…
– Ummm… sí algo así, siete letras horizontal, mevale.
– Brrrrr….
– ¿Eso es una moto?
– No, soy yo.
– Pues arranque y váyase.

 

Martes, 12 de noviembre

 

– ¡Peláez! Pongala calefacción, me muero de frío.
– No tenemos calefacción, jefe.
– ¿Cómo que no?
– No, empeñó los radiadores, ¿recuerda?
– ¿Y cómo nos calentamos?
– Le froto la espalda de nueve a diez y así tira todoel día.
– ¿Y usted?
– Vivo congelado como un langostino.
– Como venga un inspector de trabajo la cagamos.
– Lo sé, jefe.
– ¿Y si hacemos una hoguera con todo ese papel?
– Son los periódicos que hemos publicado, jefe.Toda nuestra vida.
– ¿Pero piensa leerlos?
– No, pero me recuerda lo que hemos hecho y lo quedebemos hacer.
– ¿Y qué debemos hacer?
– Seguir escribiendo.
– Ya… Bueno, si usted lo dice…
– Es una obligación moral, jefe.
– Vale, vale… no sea pesado. Dígale a esoscomerciales que vengan aquí, quiero cambiar la estrategia de ventas.
– No son comerciales, jefe, son pingüinos.
– Joder, sí que hace frío, sí. ¿A qué hora mefrotaba la espalda, dice?
– De nueve a diez.
– Son y cuarto…
– Voy… ¡frus, frus, frus!
– Qué gustito, Peláez, qué gustito…

 

Miércoles, 13 de noviembre

 

– Era el mejor delos tiempos, era el peor de los tiempos…
– ¿Dickens, jefe?
– Sí, gracias, en vaso ancho con dos piedras de hielo.
– Me refiero a la frase… es de Charles Dickens.
– ¡Ah! Ni pajolera idea, estaba escrita en la puerta delos baños. La leí mientras…
– No siga, no siga… La escribiría Gámez…
– ¿Quién es ese, Peláez?
– El redactor de cultura. Seguro que lo escribió antesde irse…
– ¿Adónde se ha ido?
– A la cola del paro.
– Ah… ya…
– Espero que le despidiera usted en unas buenascondiciones…
– Claro que sí, Peláez, ¿por quién me toma?
– No lo sé, jefe, no lo sé… ya no confío en nadie…
– Pues sepa que ese tal Gámez estará ahora en lacola esa con una cantimplora y dos kit kats de esta empresa.
– No me diga eso, jefe…
– Tranquilo, Peláez, la cantimplora la tiene quedevolver.
– Oh Dios… “el invierno de la desesperación…”
– ¿Qué dice?
– Dickens, jefe.
– ¡Ya le he dicho que sí, que me lo sirva! ¡Ypóngase otro para usted!
– Usted nunca va a cambiar.
– Never, chato, never.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.


Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × 2 =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir