El regreso

Ha regresado. No nos referimos, como os podéis imaginar, a Peláez, nuestro querido héroe, sino a su ínclito jefe que pasó agosto lejos de la redacción. Aunque, a decir verdad, no tan lejos como hubiera deseado pues estuvo todo el mes encerrado en el parking buscando un coche que ni siquiera tiene. Con su llegada, han llegado también sus locuras como el hecho de bajarse del autobús en otra ciudad para tratar de adelgazar, pensar que Siria no existe y confundir los restos de pizza de la cena del día anterior con un mapamundi.

[Img #18424]

Lunes, 2 deseptiembre


– ¡Bienvenido, jefe!
– Brrrr…
– Le veo pálido, ¿no ha hecho sol en Benidorm?
– Grrrr…
– ¿Le ha pasado algo, jefe?
– Llevo treinta días en el parking, Peláez, treintamalditos días.
– ¿En el parking?
– Sí, no encontré el puñetero coche. ¿Dónde coño lometería? ¿E23 azul? ¿C36 rojo? ¡Ni idea!
– Pero jefe…
– ¿Cree que me lo habrán robado?
– No me parece…
– ¿Puede bajar a buscarlo usted que tiene mejorsentido de la orientación?
– No, jefe.
– ¿Se niega?
– Es que usted no tiene coche…
– ¿Cómo dice?
– Se lo embargaron la primavera pasada.
– ¡Mierda! ¿Y por qué?
– Era la única manera de salvar el periódico.
– ¿No podía ofrecer mis encantos?
– Lo intentó, pero se los rechazaron, jefe.
– ¡Bah! ¿Y qué tal va el maldito periódico?
– Sobrevivimos, jefe.
– Supongo que ya es bastante ¿no?
– En los tiempos que corren, así es, jefe.
– Está bien, Peláez, está bien. Pues pongámonos atrabajar.
– Genial, jefe… pero ¿qué hace?
– Sólo una siesta, Peláez, el descanso delguerrero.
– ¿Antes de la batalla?
– Y después.
– Veo que no ha cambiado.
– Zzzzzzz

 

Martes, 3de septiembre

 

– ¡Buenos días,jefe!
– Uf… buenos días… uf…uf…Peláez…uf
– ¿Está cansado?
– Reventao.
– ¿Y eso?
– Operación adelgazar, Peláez, es lo que se llevadespués de las vacaciones, junto a los divorcios.
– ¿Y qué hace, va al gimnasio?
– Ni loco.
– ¿Está a dieta?
– Ni jarto.
– ¿Entonces?
– Escuché que convenía bajarse una parada antes enel autobús.
– Tampoco es para tanto, jefe.
– No crea, venía de Barcelona.
– ¿Y dónde se ha parado?
– En Logroño.
– ¡Leñe!
– Sí, Peláez, sí, vaya nochecita. Parecía unpuñetero peregrino.
– Le comprendo, jefe. ¿Y qué hacía en Barcelona?
– Tuve una reunión con los cuervos.
– ¿Y bien?
– Buenas noticias.
– ¡No me diga!
– Le digo. No cambia nada, seguimos como estamos.
– ¿No me pagarán los atrasos?
– No.
– ¿Seguiré sin cobrar el sueldo?
– Sí.
– ¿Tendré que publicar lo que ellos dicen?
– Por supuesto.
– ¿Tampoco podré cogerme vacaciones este año?
– Tampoco.
– Es alucinante, jefe.
– Lo sé, ni yo me lo creo. En fin… toquemos madera,Peláez.
– Ese mueble es de aglomerado, jefe.
– Con la intención basta, Peláez, con la intenciónbasta.

 

Miércoles,4 de septiembre

 

– Buenas tardes,Peláez.
– Días, jefe, días.
– ¿? ¿Es por la mañana? ¿No acabo de levantarme de lasiesta?
– No, jefe.
– Joder, no me aclaro. Bueno, ¿de qué escribe?
– De la guerra de Siria.
– Esto es un periódico, Peláez, ¡actualidad! nada debatallitas históricas.
– Está siendo ahora, jefe.
– ¿En Siria? ¿Pero eso no es del año de la polca,como Constantinopla o Nefertiti?
– No, jefe, es un país actual.
– ¿Está seguro?
– Segurísimo.
– A ver, señálelo ahí en el mapa que tengo sobre mimesa.
– Eso no es un mapa, jefe.
– ¿Cómo que no?
– Son los restos de la pizza que cenó ayer.
– ¿Esto no es España?
– No, jefe, es pepperoni.
– ¿Pepperoni?
– Sí
– Ñam
– ¿Lo ve?
– Qué rica está España, Peláez.
– Más bien pobre.
– Retírese.
– ¿No quiere nada más?
– Voy a catar Rusia, a ver qué tal.
– Se va a poner las botas.
– Ñam ñam. No me pase llamadas.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de Marga Ferrer.

Óscar Delgado

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × cuatro =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir