“Los actores vivimos en una constante cuerda floja”

Entre idas y venidas, entre ensayos y actuaciones, Kira Miró ha hecho un hueco en su agenda para atender a 360 Grados Press, oportunidad que nos ha servido para conocer un poco mejor a la persona que se esconde tras tantos personajes. El acento canario, oculto en muchas ocasiones por exigencias del guión, hace acto de presencia en una conversación sincera y cercana, ajena a los artificios con que en ocasiones se tilda a esta profesión.

[Img #20579]

Tres hermanos Miró.Todos artistas. ¿Podría decirse que os habéis ido “contagiando” el uno al otro?

Bueno, en verdad vengo de toda una familia de artistas, porque mi abueloera pintor, mi madre directora de producción, mi tía también era directora… Osea, que sí, que nos hemos contagiado los unos a los otros, pero no sólo entrehermanos.

 

Desde tu debut afinales de los noventa en el programa juvenil Desesperado Club Social, ¿cuál es la mayor lección que hasaprendido profesionalmente?

He aprendido muchas, pero la mayor sería la constancia. No hay quetomarse un éxito como lo más, ni una derrota como lo peor. Es mejor ir pasito apasito. Sin prisa, pero sin pausa. Y con buena letra.

 

De un tiempo a estaparte te has centrado más en la interpretación que en tu faceta de presentadora.¿Ha sido una elección personal o ha venido dada por las ofertas de trabajo?

En su día fue una decisión tomada a conciencia, porque entonces, cuandohacía Desesperado Club Social, o eraspresentadora o eras actriz. No se podía compaginar. Hoy en día ya estádemostrado que es posible hacer de todo, pero antes no, así que enfoqué micarrera hacia actriz, que era lo que más me gustaba. Pero no por ello descartovolver a presentar. De hecho, también me encanta.

 

Últimamente, hassucumbido al encanto de las tablas. ¿Son ahora los teatros un refugio ante lafalta de proyectos en la pequeña y en la gran pantalla… o no tiene nada quever?

No, diría que no tiene nada que ver. El teatro lo tienes que amar parahacerlo, porque es maravilloso pero, al mismo tiempo, muy sacrificado. A mí meencanta, siempre quise actuar en él y llevo unos años muy feliz encima de lastablas. Pero, siempre y cuando me guste, no voy a decir que no a un proyecto detelevisión o de cine.

 

[Img #20580]

En alguna ocasiónhas afirmado que “parece que sólo se tereconoce cuando sales fea“. ¿Hasta qué punto te ha condicionado el físicoen tu trayectoria?

Lo que realmente quise decir es que parece que hasta que una actriz nose deforma no se le toma en serio, como les ha ocurrido a Charlize Theron, aHalle Berry o a Penélope Cruz con No temuevas. Parece que se tienen que enmascarar para quitar la barrera física yque se pueda observar su talento. En mi caso, el físico me ha abierto unaspuertas y me ha cerrado otras. Para según que personajes va bien y para otros,no. Así que sí, siempre condiciona, pero tanto para bien como para mal, porquehe de decir que también me ha dado muchos proyectos buenos.

 

Hablando delfísico, ¿crees que esta industria es muy dura con el paso del tiempo en lasmujeres?

Sí, sí, sí. Creo que está hecha básicamente para los hombres. A lasmujeres nos acompaña muy poco y, cuando llegas a una cierta edad, no haypapeles buenos para nosotras. Y no sé qué hacer ante esto, porque habría quecambiar tantas cosas… Me queda grande.

 

¿Ser encasillado endeterminados papeles es uno de los principales miedos de los intérpretes o es,en todo caso, un mal menor?

Actualmente, es un mal menor. Ahora con trabajar es suficiente, porqueestá todo muy difícil. Que se te encasille quiere decir que has trabajadomuchísimo, por lo cual… ¡Bendito sea el encasillamiento! Eso sí, es verdad quecuesta ver más allá cuando te ponen una etiqueta, que cuesta que te saquen deahí.

 

Hay quienes dicenque esta profesión no está bien considerada por la sociedad. ¿Compartes estaopinión?

No. Creo que sí que está bien considerada, aunque desde el “No a la guerra” como que se nos tiene unpoquito de resquemor y se nos mete a todos en el mismo saco. Se confunde laprofesión de intérprete con el ser famoso y cierta prensa no establece límitesentre alguien que trabaja como un profesional y alguien que vive de vender suvida. Muchas veces parece que vivimos de lujo, que no pagamos impuestos, quetodo es un camino de rosas… Y para nada es así. Esto es difícil: un mes trabajamosa muerte, pero luego no sabemos qué va a pasar con nuestra vida. Los actoresvivimos en una constante cuerda floja.

 

La autocrítica quesiempre realizas cuando te visualizas actuando es…

Ufff… Me hago muchas. También depende de cuándo, cómo y en qué proyecto.Siempre pienso que podría haberlo hecho mejor, pero no soy destructiva conmigomisma, sino constructiva. Me “autopongo” las pilas, no me conformo.

 

Muchos famososrehúyen de las redes sociales. Sin embargo, tú eres una activa usuaria de Twitter e Instagram. ¿Por qué tomaste la decisión de tener presencia en esteámbito?

Yo no quería. De hecho, era bastante reticente al mundo de las redessociales, pero a raíz de la serie Fenómenosme aconsejaron que abriera cuentas para ayudar a promocionar el proyecto y,poco a poco, he ido buscando el equilibrio entre no exponerme demasiado, peroestar ahí.

 

Justamente, lasiguiente pregunta iba por ahí: ¿cuán difícil es gestionar la delgada línea quesepara la intimidad de lo público ante seguidores y medios de comunicación?

Mucho. La verdad es que no sé cuál es la fórmula ni si lo estoy haciendobien. Me dejo llevar por lo que siento, juego un poco con mi imagen paramostrar lo que quiero de mí. Y hasta el momento no he tenido ningún problema nime he sentido invadida.

 

Para terminar,¿planes a la vista que puedas adelantar?

De momento, seguiré con la obra Elnombre en el Teatro Maravillas de Madrid hasta noviembre. Después,saldremos de gira por toda España hasta junio. Hay también algún proyecto encine y en televisión pero, como buena actriz que soy, aunque quiera lucirme(risas), de eso no puedo contar nada.

[Img #20578]


José Manuel García-Otero

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

20 + 12 =