El reservado

Tengo pase, no tengo pase; vaya caché, vaya adefesio; ¿cómo se atreve?, ¿me permite?

[Img #25366]
Esta mañana he ido de compras, propongo un desayuno sin velas; möet, botijo; jajeji, carcajada; espejos, ojos; aparcacoches, búho; chanel, dyc…

Los roles, malditos roles. Cuando te sumerges en la maraña de la apariencia, nadie queda indemne de su influjo, salvo el antropólogo que analiza el comportamiento de las bestias adocenadas por el qué dirán de mí si no lo cuento.

 

Escaparates de risotadas pudientes, escenarios del patetismo de las clases mal delimitadas, antojo colonial marcado por la escuadra y el cartabón del puedo y no quiero.

Fuera, la gente duerme. Algunos sueñan con tener un pase para el reservado, coto privado del que nunca se regresa.


@os_delgado
photo by alberto tallón

Óscar Delgado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diecinueve − 9 =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan
Subir