El hombre sin amanecer

Vives en medio de la tierra y la tierra no calla: te grita y te pide que hagas algo, que el campo se marchita y los corazones se rompen. Te pide que reconozcas a tu hermano, que tus manos se manchen del barro que ellos pisan y sientas en tu piel un sol que nunca sale desde la vereda que tus padres construyeron.

Duermes en la noche que las estrellas se fueron, esperando a que el silencio muestre su rostro y la oscuridad te abrace. Llamas a esa sombra que siempre va contigo y solo responden los cuervos que vigilan los pasos de una nube ciega de lunas. Eres un hombre sin amanecer, un carcelero de tu propia conciencia, que construye razones de hielo en el calor de una sonrisa muerta en el bosque de la hipocresía.

Eres un títere que grita libertad bajo las faldas de un domingo de lluvia; tu esperanza mustia solo encendió una vela a la dama de los vientos para que rompa esa muralla de soledad que te acuchilla; no te atreves a decir el nombre de tu hermano, aquel que cumple condena perpetua en la cárcel de palabras vacías y números de hierro.

[Img #26180]

El horizonte no nació esta mañana, se quedó buscando el pecho caliente de una primavera joven que nunca bailó con el hombre que disparó a tu padre.

Escucha el silencio que llora y deja que un verso de acero se clave en tu alma. Vives en medio de la tierra y la tierra te llama: escucha su voz, te grita, haz algo, no duermas.

[Img #26179]

@butacondelgarci

José Manuel García-Otero

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dieciocho − 8 =