Desde mi rincón

Por Fernando Soriano Martínez, asesor financiero

Es increíble que con todo lo que está cayendo podamos tener ilusión. Diariamente se destruyen miles de puestos de trabajo, aumenta incesantemente el desempleo (6.000 desempleados más al día de media), asistimos a la reestructuración de todo un sector como el del automóvil, vemos el cierre de negocios de miles de autónomos o comercios que ven como baja el consumo y cierran. Y así suma y sigue, y diariamente…

Con todo esto, es sangrante ver que las supuestas “medidas” de nuestros gobernantes, no llegan a la gente, y lo que están creando es más confusión. Por ejemplo, los planes ICO-Liquidez que, en principio y en teoría, parecen buen argumento para paliar la “crisis”, pero en realidad y en la práctica sirven para que los bancos, que se supone que son un mero tramitador de las ayudas, impongan sus criterios (garantía real) haciendo imposible que la ayuda llegue al consumidor. Otro ejemplo, más sangrante si cabe, es anunciar a “bombo y platillo” ayudas para el fomento del empleo que, en la práctica, son insuficientes e imposibles de aplicar, tal y como está el mercado laboral español. También se habla de ayudas a los parados, para el pago de su hipoteca con unos límites. Pues bien, tampoco es posible aplicarlo simplemente porque ni los bancos ni los gobiernos quieren asumir el coste de la operación.

Así, señores gobernantes, es imposible generar ilusión ya que no se tiene ninguna confianza en ustedes y, para colmo, se nos pide esfuerzo. Pues bien, yo también les pido esfuerzo, el esfuerzo de aplicar medidas que generen de verdad ilusión, como tomar medidas estructurales en un mercado laboral español cuya obsolescencia se ha visto aún más agravada si cabe por la crisis. Que alivien la carga de las cotizaciones a la Seguridad Social a empresas y a autónomos. Que se puedan acoger a algún tipo de moratoria “fiscal”, ya que si bien es verdad que pueden aplazar los pagos, también deberían de valorar que estos aplazamientos les generan más gastos (intereses, recargos, etcétera). Que les dejen, por lo menos y por ejemplo, los 6 primeros meses sin intereses. También se podría tratar de rebajar los tipos impositivos tanto en el Impuesto de Sociedades como en el Impuesto de la Renta.

Así, con un buen análisis de la situación, sin seguir negando que la economía española necesita del esfuerzo de “todos” y, por supuesto, si nuestros políticos asumieran la responsabilidad de su cargo y representaran a “todos” los ciudadanos, dejándose de luchas partidistas, trabajando todos juntos buscando el bien común, el de todos. Sí señores. Sólo así se podría generar ilusión, imprescindible para salir de esta maldita “CRISIS”.

Víctor Sariego

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

tres × dos =