“La chirigota es periodismo cantado”

Este año sopla ya 25 velas que representan la crítica social empapada de humor en estado puro. La agrupación gaditana “La Chirigota del Selu” celebra sus bodas de plata con una sonrisa y mirando hacia adelante. Lo explica José García Cossío, El Selu, el autor de las coplas con cita obligatoria en el Carnaval de Cádiz y donde se tercie.

[Img #21984]

 

Desde que levantaba unos pocos palmos del suelo se gira al grito de “El Selu” porque eso de llamarse José Luis García Cossío no va con él. Accede a la charla “encantado de la vida y sin problema ninguno”, como si fuese un gaditano anónimo, como si de su puño no hubiesen salido las desternillantes coplillas que Carnaval tras Carnaval canta una de las agrupaciones más esperadas en Cádiz: La Chirigota del Selu, que este año, por cierto, celebra sus bodas de plata. “Nos conocimos jóvenes. Antes del año 1993 yo ya había hecho música y colaboraciones con esta chirigota, pero fue entonces la primera vez que escribí solo al irse los otros autores y el grupo se quedó conmigo. Me arriesgué y mira”, explica.

 

[Img #21985]
Cada vez que acaba una frase esboza una sonrisa e incluso hay momentos en los que suelta la carcajada. Pero esto de hacer reír, ya se sabe, es una cosa muy seria; especialmente si el objetivo es ir más allá de la risotada. La chirigota es una de las cuatro modalidades entre coros, comparsas y cuartetos de las agrupaciones carnavalescas en Cádiz y “está basada en la crítica social con humor.” “El Carnaval siempre ha sido crítica”, continúa Selu. “Para nosotros es un periodismo cantado.  Hay letras de principios de 1800 que narran hechos que ya han quedado para la historia, a los que se les ha puesto música, han sido cantados por grupos de Cádiz con crítica pura. Y se recuerda.” Se detiene por unos instantes y espeta: “En Cádiz tenemos la mayor tasa de paro de Europa y, sin embargo, el Carnaval nos hace llevar todo mejor y, por otro lado, nos sirve para criticar la situación. Es un altavoz a nuestras quejas. En las ciudades pasan cosas y se critican comentando en los bares, pero nosotros hemos instituido eso a base de una letra y una música”.

 

[Img #21987]
En la chirigota, además de la acidez, no pueden faltar el bombo, la caja, dos guitarras y los pitos que ponen los acordes a las composiciones, como son el pasodoble, el cuplé, el popurrí, la presentación y el estribillo. Y, concretamente, en “La chirigota del Selu” siempre hay un personaje del que se disfrazan los miembros del grupo. “Nos metemos en el personaje en cuestión, vemos la vida desde su perspectiva a través de su lenguaje y su posición en la sociedad y sacamos sus miserias”, cuenta el gaditano, quien echa mano de la ironía cuando toma papel y lápiz. Entre sus letras más destacadas se encuentran “Las verdades del banquero”, “Ahora es cuando se está bien aquí”, “Viva la Pepi” o “El que la lleva la entiende” –conocida como “Los borrachos-“, considerada ésta última como una de las mejores chirigotas de la historia de Cádiz. “Me gusta utilizar ese arma, como si fuera una obra de teatro o una película con actores e interpretar el personaje al máximo.”

 

A decir verdad, en una chirigota “hay un poquito de actuación, un poquito de música, un poquito de canción y un poquito de poesía… de letra. Y eso es fabuloso”, mantiene El Selu, quien después de 34 años participando en el Carnaval, no se imagina sin él en su vida. Ahora bien, defiende que el repertorio traspasa las fronteras de Andalucía. “Recuerdo presidentes del gobierno que estaban pendientes de lo nuestro: Felipe González, José María Aznar… altos cargos… han estado atentos porque ha habido letras que les han enganchado y se han hecho eco”, dice. Y añade: “Nosotros hablamos de temas muy genéricos. Hacemos humor y crítica nacional. Nuestro repertorio es muy amplio y cada vez dedicamos menos a las cosas locales.” Hace tres años hicieron las maletas para actuar en Costa Rica, donde asegura que llenaron el teatro y la gente “se partía”.

 

 

“La fauna urbana”

Si se le pregunta en qué se inspira para escribir, no tarda ni cinco segundos en contestar ávido y con una sonrisa: “En los personajes de la fauna urbana y cotidiana. Sí, sí”. Y ¿qué es necesario para entrar en una chirigota? “Esa es fácil: tener muy poca vergüenza. ¡Fundamental!”, comenta divertido.

 

No hay que ser excepcionalmente avispado para darse cuenta de que hay que ser creativo. De hecho, El Selu se dedica de manera profesional al guion humorístico. Él es uno de los artífices, por ejemplo, de los famosos personajes de la familia “Omaíta”, interpretada por Los Morancos, a quienes les ha escrito guiones durante diecisiete años. En su opinión, ese tipo de humor enganchó tanto, a juzgar por los índices de audiencia que alcanzó, porque “sale de la calle”. “Es como un reciclaje; nosotros damos cosas que se viven en la calle diariamente y a la gente le encanta verse reflejada”, explica. “Ahora hay muchas comedias de situación y vecindario, que es lo que hemos hecho nosotros siempre”, quiere recordar.

 

El Selu confiesa que la chirigota le resarce de todas sus frustraciones artísticas y literarias, y que a través de ella ha canalizado su personalidad humorística. Mantiene que es “todo un orgullo” que cantantes tan destacados como Alejandro Sanz se declaren amantes de estas coplas. Ahora bien, “hacer reír y pasar un buen rato a la gente que nos escuche al tiempo que nosotros mismos también disfrutamos es impagable”. Se antoja esta frase coherente en la boca de alguien que admite que “la risa es un bien absolutamente imprescindible”.


@Lorena_Padilla

José Manuel García-Otero

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once − 5 =