“Internet a veces resulta agresivo”

Entrevistamos a Beatriz Rico en un repaso por la actualidad del cine español, la escena teatral y su trayectoria como actriz

ÓSCAR DELGADO, Valencia. Han pasado dos décadas desde que conquistó el corazón de la audiencia infantil y se convirtió en fantasía para muchos adolescentes. Dejó la televisión para huir de clichés que le bloquearan la posibilidad de hacer lo que de verdad le gustaba, ser actriz. Consiguió ese propósito hasta el punto de protagonizar películas con Fernando Fernán Gómez y haber obtenido numerosos papeles tanto en la pequeña como en la gran pantalla, con guiños al escenario teatral. Precisamente, desde hace más de un año representa con Gabino Diego la versión española de ‘Los 39 escalones’, de Jorge de Juan. Beatriz Rico recibe a 360gradospress en el camerino del Teatro Olympia de Valencia antes de comenzar su actuación para charlar sobre cine, películas españolas, su trayectoria y su futuro.

¿Cómo crees que se mantiene la vigencia teatral de ‘Los 39 escalones’ tantas décadas después de su éxito cinematográfico en el siglo XX y después de años representándose en la escena en el siglo XXI?
Los antiguos maestros nunca mueren y casi todo lo que hizo Hitchcock fueron obras de arte. Son obras que siguen vigentes y que seguirán vigentes pasen los que años que pasen.

¿Qué aportáis vosotros a esa obra?
No trasladamos ‘Los 39 escalones’ al escenario, es más bien una parodia. Se ha actualizado para el público español el sentido del humor tan especial de los británicos.

¿Es fácil conseguir la sincronía y la comunión con el público?
El método para lograrlo es ensayar, ensayar y ensayar. Después es importante ir viendo qué chistes conectan mejor. En este caso fue muy fácil porque es una función que llevaba muchos años triunfando en Londres y en Broadway y Jorge de Juan, al que yo llamo ‘ojo de águila’, compró los derechos enseguida. Aunque, a pesar del éxito que la precede, nadie nunca tiene la garantía de llenar un teatro así como así, salvo excepciones como la de Arturo Fernández… Por suerte, el texto de ‘Los 39 escalones’ es un texto acertado que continúa llenando salas.

¿Acertaste tú también al haber actuado con Fernando Fernán Gómez?
Pues claro, ha sido uno de mis grandes aciertos. Cuando me llamó Fernando para hacer de Lazarillo le dije que sí con los ojos cerrados.

¿Con qué te quedas de ese gran maestro?
Él me dirigía muy poco; confiaba mucho en mí, lo que me dio una seguridad como actriz tremenda. El ver que un señor con esa experiencia, tan polémico, tan querido, tan odiado y con ese talento y prestigio confiara en mí a pies juntillas me hizo mucho bien como actriz. Me dio mucha libertad a la hora de trabajar y me hizo creer mucho en mí.

Vas a llegar a tu cuarta década, este año cumples 40. En la segunda década de tu vida comenzaste tu carrera en la televisión, ¿ves muchas diferencias entre la tele de ahora y la de entonces?, ¿cómo te marcó tu carrera?
Principalmente en que ahora no hay programas infantiles. Empecé haciendo programas infantiles hasta que noté un boom que me desbordó. Rompí al año y medio el contrato porque no quería ser la ‘Xuxa’ española y porque en su momento dejé mi Gijón natal, mi familia y mis amigos para ser actriz. Luego tuve la enorme suerte, porque creo también que la vida premia a los valientes, de que al mes y medio me llamaron para hacer el casting de la película ‘Los hombres siempre mienten’ con Gabino Diego. Debuté con él en el cine en mi primer papel protagonista y ahora la vida nos ha vuelto a juntar en ‘Los 39 escalones’.

Entonces ahora, ¿Gabino y tú intercambiáis recuerdos de aquella época y cañas fuera del escenario?
Gabino y yo somos dos payasetes que estamos haciendo siempre personajes diferentes de la vida social y la gente en las cenas se lo pasa pipa a nuestra costa. Son muchos años, yo le trato como si fuera mi hermano, hay una complicidad que va más allá de la amistad.

¿Cómo te ha perjudicado la visión fomentada en internet de tu figura, esa que has mencionado que se detiene más en las ‘marranadas’ que en tu aspecto profesional?
Cuando ves en el cine una escena subida de tono se enmarca dentro de un contexto que poco tiene que ver cuando esa misma escena su cuelga en internet. A mí me resulta a veces agresivo, y más si al tener un hijo que está en una edad difícil. Tendría que haber alguna ley que regulara eso, hay cosas que no me entran en la cabeza. Porque de repente descontextualizan la escena, la convierten en un fotograma acompañado de un comentario grosero, soez, vulgar o pornográfico y te puede hacer mucho daño. Eso a mí me tiene un poco grillada, el que sea todo tan anónimo y que cualquiera pueda poner lo que quiera. Yo soy adulta y a mí me da igual, pero tengo un hijo y a veces los niños son tremendamente crueles.

Hablando de leyes, hablando de regulaciones de la cultura… ¿qué opinión te merece la regulación propuesta por González Sinde de los contenidos y de la propiedad de los mismos en internet?
Prefiero no pronunciarme, porque como estoy en AISGE y entre AISGE y la SGAE también ha habido polémica…

Pues hablemos de Asturias, tu tierra, y de otros nombres menos famosos que Fernando Alonso pero que a tu juicio debemos considerar también…
Estoy muy orgullosa de mis paisanos, cada vez me encuentro con más asturianos en las escuelas de arte dramático, hay buena cepa. Pero más que de actores te voy a hablar de un director que se llama José Antonio Quirós, de un enorme talento. Hizo una gran película, en la que participo y que se rodó en Asturias, que se llama ‘Cenizas del cielo’ que se ha llevado grandes premios fuera de nuestras fronteras, que se estrena ahora en Estados Unidos y que cerró la muestra de cine latino en el Lincoln Center de Nueva York. Sin embargo aquí, casualmente, estuvo nominada a los Goya como mejor guión pero tampoco se habló mucho de ella. Y para mi gusto ha sido una de las mejores películas españolas que yo he visto en mi vida. Será la maldita manía que tenemos en nuestro país de tirar piedras contra nuestro propio tejado.

Lo que comentas de que el cine español no se valora tanto de puertas adentro, ¿piensas que es por el mismo motivo por el que, como dijo Penélope Cruz hace unos días, no se valore a Pedro Almodóvar en España tanto como en Estados Unidos y en otros países?
Hombre, a Pedro Almodóvar aquí se le ha reconocido muchísimo. Eso son opiniones, aquí ha roto taquillas y se ha llevado todo el reconocimiento del mundo. Que luego haya un año en el que no entre ni siquiera en las nominaciones, ya ahí ya no me quiero meter. Pero aquí Almodóvar se ha llevado todos los premios y a la vez se han hecho películas que no las ha visto nadie, esa es la diferencia. Lo que me duele es la gente que encima te dice con orgullo que no ve cine español, se me quedan los ojos como platos. Por ese camino terminará por desaparecer.

¿Crees que la de ‘españolada’ es la etiqueta que mejor define esa realidad que enuncias?
No, lo de ‘españolada’ más bien me suena a cine de los años 70, a dos señores chiquititos y calvos corriendo detrás de los culos de dos suecas. Creo que, hoy por hoy, ser hace muy buen cine aquí. Pero está la cosa de que siempre triunfan los mismos y hay dos o tres películas al año que triunfan, a la que a la gente les da por ellas y que se llevan al final todo. Y eso me parece feo, cruel y pienso que se deberían de dar oportunidades y ayudas a todos los realizadores.

Hablando en términos de redes sociales, y más concretamente de Facebook, ¿cuándo pulsarías la tecla ‘me gusta’?
Me gustan los gatos, de hecho tengo el tatuaje de una pata de gata; me gusta mucho la música, soy una popera y rockera consumada; me gusta la lectura, no puedo viajar sin un libro; me gusta la vida; me gusta el amor en todas las vertientes: el amor de mi hijo, el amor de un hombre, los aplausos del público… Aunque me quedo con la respiración y con el olor que tiene mi hijo cuando duerme.

Llega el momento de poner ‘the end’ a la entrevista con los proyectos que te quedan por delante antes de colgar tu particular ‘the end’…
En lo que pienso ahora más que en otra cosa es en los dos proyectos que tengo por delante. Uno, con Jorge de Juan, que me ilusiona mucho porque también me deja meter baza en mi texto; y luego hay una película muy ‘berlanguiana’ que se llama ‘Santas Pascuas’, dirigida por Óscar Parra, que es la historia de un cura de pueblo que recibe de herencia un burdel. Sobre lo que me queda por hacer en mi carrera, un musical en un teatro,a ver si suena la flauta…

José Miguel Vigara

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × cuatro =