Lección de baile sincronizado

Ibiza se sumó al Earthdance2009 con una fiesta familiar a favor de la paz en el mundo

G.S./S.Y, Ibiza. Más de 360 rincones del planeta de 60 países distintos participaron el pasado sábado 26 de septiembre en un baile sincronizado por la paz. 360gradospress estuvo en la versión española del evento, que acogió Ibiza con una fiesta diurna y nocturna a beneficio de APNEEF, Childs Rights y Greenheart Resonancia y que culminó con un festival en la discoteca Privilege coincidiendo con la celebración de la iniciativa en otros puntos del globo.

Los relojes de la solidaridad se sincronizaron el fin de semana pasado con el objetivo de pensar en el planeta, en los niños de los países más desfavorecidos y en la paz como la excusa perfecta para organizar una fiesta a beneficio de todos ellos. El esqueleto comenzó a moverse en Ibiza al mediodía, cuando la Casita Verde de Sant Josep abrió sus puertas al festival con talleres de baile para todos los gustos. Hip hop, danza del vientre y, por supuesto, ball pagès, permitieron a los asistentes, familias al completo, vecinos del municipio y miembros de distintas ONG, calentar motores en el inicio de una jornada solidaria llena de alegría.

Dos rombos y Jim Mistry
Los dos rombos se colgaron imaginariamente en el siguiente escenario del Earthdance: la discoteca Privilege. Allí sólo podían participar adultos en una escenografía preparada para asistir en directo a través de pantallas a la celebración del evento en otros puntos del planeta. Se bailó, y mucho, pero también se pudo ver el estreno de la película ‘And the beat goes on’, una cinta sobre la cultura dj y su convivencia con la isla. En la proyección estuvo presente el actor protagonista, Jimi Mistry, quien en la fiesta del baile sincronizado no tuvo más remedio que pinchar unos temas para deleitar a los presentes.

Como desenlace un rezo mundial por la paz y una performance que representó el daño que los humanos proferimos al planeta. La Tierra apareció en escena interpretada por una actriz sonriente vestida con flores que va perdiendo su ropa y es pintada por la mano del hombre en señal de la agresión que sufre en pleno siglo XXI.

Óscar Delgado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × cinco =