La creatividad que esconde una mancha

Esta semana 360 Grados Press cruza el charco para conocer los diseños tiernos y positivistas de una ilustradora de Costa Rica que ha sabido encontrar en el error a simple vista su mayor virtud y la salvedad para explotar su trabajo creativo más allá de sus fronteras físicas.

[Img #22029]
Imaginaos que un día os encontráis en casa, en la tranquilidad y la pasividad de la habitación de trabajo o de ocio, y decidís dar rienda suelta a vuestra imaginación con unos lápices y unas pinturas en las manos. Hacéis un boceto. No os gusta. Lo arrugáis, lo tiráis y vais a por otro folio. Una y otra vez. De repente, una gran gota de acuarela cae sobre el papel y, en lugar de desecharlo al instante, comenzáis a encontrar en ese supuesto accidente pictórico una amalgama de formas, de tonalidades provocadas por la liquidez del agua y de posibilidades artísticas.

 

[Img #22030]
Algo similar a lo que le sucedió a la diseñadora gráfica e ilustradora costarricense Mª José Da Luz, que supo convertir un error en una oportunidad de negocio y a raíz del que nacieron sus “chicas mancha“, diseños originales y creativos que combina con un estilo mucho más tierno, simpático e infantil que le ha llevado a exportar su trabajo fuera de las fronteras de su país. “Muchas veces desvaloramos el potencial que pueden tener las cosas por bloquear nuestra mente pensando que están mal”, opina Da Luz.

 

Creaciones que rompen con la rectitud de las líneas y que se acercan al eclecticismo amable y evocador que se vive actualmente en terreno español gracias a marcas como Mr. Wonderful.

 

¿Dedicarte al diseño y la ilustración fue algo vocacional? ¿Cómo nació tu interés en estas materias?

Desde pequeña me ha gustado dibujar, sin embargo, a la hora de decidir qué estudiar inicié en la carrera de Arquitectura. Estando en ella me di cuenta de que no era lo que tenía en mente y opté por el diseño gráfico. Ahí conocí los diferentes campos y me enamoré particularmente de la ilustración. 

 

¿Cómo definirías tu estilo a la hora de diseñar e ilustrar?

100% ‘naive’, tierno, simpático y colorido. Creo que soy como una niña atrapada en un cuerpo de adulto. 

 

¿En qué te sueles inspirar para crear?

Mi inspiración viene del día a día, de todo lo que me rodea: las vivencias, las cosas, los animales, la naturaleza, la música.

 

¿Autores o modalidades artísticas con los que cuentas como base para tu trabajo?

La magia y la sencillez de la literatura infantil. Maurice Sendak y su cuento “Donde viven los monstruos” es uno de mis libros favoritos. 

 

[Img #22033]
¿Cuál es el proceso que sigues desde el momento en que te llega la idea hasta que la das por materializada y finalizada sobre el papel o en el programa de diseño?

Soy una persona práctica y a la vez un poco perfeccionista. Hago muchas pruebas antes de decidirme por tomar un camino específico a la hora de diseñar o ilustrar. Siento que eso es algo que me ha aportado mucho para mantenerme creativa, el hecho de nunca dejar de hacer y nunca quedarme con la primera idea, aunque después de 100 maneras de realizar las cosas termine decidiéndome por la primera. 

 

¿Cuáles son los lugares más peculiares en los que te ha venido una idea?

En una piscina, durante una clase de natación. Al no tener nada al alcance donde anotarla, la materializo contándosela a quien tenga cerca para, en caso de olvidarla, poder preguntarle. 

 

¿Qué supusieron en tu carrera las manchas vaporosas con acuarela que dieron como resultado unas creaciones femeninas muy creativas y originales?

Las “chicas mancha”, como suelo llamarles, nacieron en un proceso de prueba, donde al inicio pensé en ellas como un error, tan sólo como una mancha que no debía existir en medio del papel. Después les di la oportunidad de convertirse en algo, más allá del error, y fue emocionante ver que han sido muy gustadas. Muchas veces desvaloramos el potencial que pueden tener las cosas por bloquear nuestra mente pensando que están mal sin darles la oportunidad. Este ejercicio marcó mucho mi manera de pensar con respecto a los “errores” en el arte. 

 

Entre tus diseños se pueden encontrar muchos motivos infantiles y caras redondeadas, ¿cuál es su razón de ser?

[Img #22032]
Cuando era estudiante, los cursos que más me causaban dificultad eran los de dibujo: dibujar realista, dibujar anatomía, dibujar perspectiva. Una vez recuerdo que un maestro hizo hincapié en que para ser profesional en arte o diseño había que ser buen dibujante. Yo no lo era en ese entonces y tampoco ahora ante los parámetros que definen serlo, pero si soy exitosa y, ante todo, feliz con lo que hago. En el proceso de buscar mi voz en el diseño y tras enamorarme de la ilustración en particular, encontré también mi estilo, lo infantil, ya que no tiene por qué ser anatómicamente correcto, realista, detallado, con perspectiva, para poder ser contado como historia.

 

¿Cuál es el panorama actual del diseño y la ilustración en Costa Rica? ¿Se da valor a vuestro trabajo y recibe interés por parte del público?

Sí se le da más apoyo que en años anteriores, hay muchas propuestas para promocionar el trabajo local, desde exhibiciones, festivales de diseño (FID), giras a museos donde ofrecer productos de diseñadores ticos, etc. ¿Se da valor? No estoy tan segura. Desde mi experiencia, pese a que sí he podido con el tiempo captar público de Costa Rica, muchas personas lo apoyan y les gusta, pero no tanto para comprarlo. Todavía existe la desvalorización al artista/diseñador donde ven nuestro trabajo como algo fácil que cualquiera puede hacer. Existe la competencia desleal que hace que la gente sienta que el precio por nuestros servicios o productos es demasiado elevado. Hay que educar más a la gente. 

 

¿Se pude vivir de esta vocación en Costa Rica o es un complemento a otro trabajo? ¿Exportas tu trabajo al extranjero o en tu país?

Conozco personas que viven netamente de él, pero no en condiciones en las que yo quiera estar. Se puede vivir estando en una agencia de diseño, con un horario de 8 a 5pm por ley y horas extras, si así lo necesitan. Para mí el tiempo es como un tesoro, y como me gusta tanto explorar y desarrollar muchos proyectos personales, no me veo en una oficina todos los días y hasta fines de semana. Creo que podría morir de la desesperación. Para mí, el ingreso mensual que tengo en Costa Rica es tal vez un 30%  variable, pues en temporada alta o fechas especiales como San Valentin, Navidad, día de la madre/padre, sí suelo concretar más trabajos locales. Mi entrada, la que me da de comer y paga mis servicios, la obtengo de clientes extranjeros. Gracias a plataformas de portafolio como Behance.net he recibido por años propuestas de trabajo súper interesantes y que valoran mi aporte: puedo cobrar y recibir justo y recibir, sin preguntas o sin el cliente querer bajar el precio, algo que me alegra siempre. Llevo ya un par de años exportando mi trabajo, vendiendo mis ilustraciones en diferentes tiendas alrededor del mundo. Eso también ha sido una clave para dar a conocer mi trabajo. 

 

¿Conoces el trabajo de diseño e ilustración que se realiza en España? ¿Qué opinión te merece?

[Img #22031]
Cuando empecé a vender mis ilustraciones en sitios (PODS), conocí a varios colegas españoles que han sido de bastante ayuda en este camino como Nika Martínez o Barruf, por mencionar algunos. Mi ilustradora favorita de Barcelona es Amaia Arrazola. Su estilo y su línea editorial son algo que me encanta. Además, algo que me gusta mucho de España, y que no descarto como posibilidad algún día, es realizar una visita y también una maestría en ilustración allí.

 

¿Alguna cosa más que desees añadir?

Siempre me gusta incentivar a las personas a que utilicen los medios digitales para exponer su trabajo, porque no importa que sea muy bueno si los clientes potenciales o las oportunidades no llegan a conocerlo. No tengan miedo del “qué dirá la gente”. Creo que lo primero y principal es que uno sea feliz haciendo lo que hace y, si al resto de la gente le gusta, ya es un extra.

Talia García Pascual

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

siete − 3 =