“¿Vais a venir al estreno?”

El VIII Festival de Teatro Pequeño, un rincón de la escena menos visible y cantera de jóvenes talentos

ÓSCAR DELGADO, Valencia. Bajo el calor de un recinto con la solera del Radio City Valencia, salpicado de numeroso público ansioso por conocer en directo las propuestas de compañías de teatro noveles y no tan noveles, aderezado por el espacio limitado de una sala con pilares seculares, iluminado por las luces de neón que dan nombre al local y actualizado por la leyenda de VIII Festival de Teatro Pequeño, 360gradospress.com conoció de primera mano esta semana los entresijos de un certamen que, con el tiempo, ha cogido poso de madurez. Nuestra presencia coincidió con la representación de ‘A propósito de la raja’, de la compañía valenciana Hembra Dominante.

El teatro en dosis pequeñas, en espacios pequeños y en círculos pequeños, llega mejor. El público accede a la versión más directa de la representación porque “en el café teatro no hay distancia con el espectador, permite un contacto más directo con el público, obliga a estar con los cinco sentidos en la escena”, explica la coordinadora del VIII Festival de Teatro Pequeño Radio City, Ata Gomis. Un cara a cara entre la compañía y el público asistente, repartido en sillas de colegiales por huecos de la sala principal del local. Precisamente, en la sesión de Hembra Dominante, las actrices desarrollaron buena parte de su repertorio entre el público, al que entregaron, incluso, octavillas con el nombre de su compañía como elemento de nexo argumental con sus jueces, ya que uno de los premios que concede el certamen es el del público.

“¿Vais a venir al estreno?”, preguntaba la diva frustrada del dúo de actrices que puso sobre la escena del Radio City el espectáculo ‘A propósito de la raja’. En este sentido, Ata aseguró que “al final del festival hay tres ganadores; un primer premio de 3.000 euros, un segundo de 1.200 y el premio del público, que es el que más nos gusta a nosotros, porque son los más sinceros, de 1.000 euros”. Un buzón ubicado junto a la barra principal del local, fuera de la sala de representación, invitaba a los asistentes a depositar su voto antes de seguir la velada con alguna cerveza, cubata o refresco con el que dialogar sobre el contenido de la obra. Según la coordinadora, “es curioso, pero la gente lo que más agradece son las propuestas más innovadoras y más arriesgadas. Sorprende que no se vote a las obras más graciosas o fáciles de entender, sino a lo más arriesgado, que no siempre es lo más gracioso”.

Filosofía del pequeño teatro
“Es un festival que tiene ocho años y pretende dar a conocer a pequeñas compañías de teatro y grupos desconocidos pero con nuevas propuestas y que no pueden acceder a un circuito comercial. Casi todas las obras que se representan son comedia, pero comedia con crítica social o del momento que vivimos a partir de tantos estilos como grupos diferentes participan”. Ata matizó que algunas veces se acercan ojeadores, como ocurre en el fútbol, para ver el nivel de las futuras estrellas, “vienen programadores de otras partes y el grupo que funciona en el festival después suele pasar a formar parte del circuito valenciano de teatro”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

seis + 2 =