Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Óscar Delgado
Jueves, 23 febrero 2017
Reconstrucción de momentos

Fotoperiodistas

Mi vida ‘profesiopersonal’ me ha permitido conocer de cerca a los fotógrafos de prensa, una raza difícil de comprender si no se inicia un trabajo de campo exhaustivo. Antropólogo del acontecer, inmortalizo con la instantánea de la palabra lo que otros captan mediante la imagen.

[Img #25173]De la combinación entre ambas percepciones surge un mensaje fetén o una información amontonada entre miles. De nada sirve un reportaje brillante si se obvia la presencia del testigo fotográfico, aunque sí puede lucir una buena instantánea sin el respaldo de un texto de nivel. Algo que, precisamente, se ha convertido hoy en tendencia mayoritaria.



La profesión del fotógrafo de prensa es pintoresca y sacrificada. Sometidos al antojo de una llamada sin hora, siempre deambulan por la ciudad para dar cobertura a lo que se les pide y a lo que no. La realidad tiene ese toque caprichoso, el mismo que les alerta de un accidente de tren al regresar a casa o de una foto de última hora despertada por el olvido de algún redactor. Hoy por hoy, son los fotógrafos de prensa los que mantienen el pulso directo con la actualidad, los verdaderos reporteros y testigos de una agenda setting que condena a los redactores al reflejo de la cobertura de ruedas de prensa y a otros actos de guardar; espectadores de la actualidad desde una barrera reforzada por el teléfono, internet y los gabinetes de prensa.



El fotógrafo se moja, pasa frío, testifica accidentes mortales, certifica defunciones, gesticula con el diafragma, sonríe desde su empuñadura de hielo, falsifica para dar autenticidad al escrito, escupe lo que el ojo no ve, retransmite lo ocurrido desde la insolente crueldad del acontecer. La profesión periodística, pues, mantiene la verosimilitud de los hechos por la cercanía de unas fotos callejeras que han perdido el contacto con sus compañeras de destino: las palabras, hoy enlatadas por el eco de unas redacciones amaneradas, ‘emailizadas’, vagas, rutinarias.


@os_delgado

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress