Entre juguetes veteranos y benjamines

Coincidiendo con las fiestas navideñas, en 360 Grados Press hemos decidido darle un giro al sector juguetero para descubrir cuán heterogéneo es. Porque más allá de las archiconocidas marcas, pequeñas y medianas empresas de largo y corto recorrido buscan hacerse un hueco en este mercado gracias a la especialización y a la innovación.

[Img #19202]
Culito Rana
, Gamberro, Colchón y Edredón podríanser unos de los tantos muñecos que estos días se hacinan en las grandessuperficies comerciales, pero no lo son. De hecho, tampoco han sido desarrolladosde la manera convencional, sino que éstos corresponden a la colección que Marta Rueda, psicóloga ypsicomotricista infantil, y AlbertoRomero, diseñador de productos para niños, han creado bajo el sello Fluff.”Siempre nos había interesado el mundodel juguete. Durante la carrera, mi socio me pedía consejo y, finalmente, pusimosen marcha este proyecto. Al terminar nos dimos cuenta de que era imposible trabajaren muchas empresas del sector porque, directamente, no existía el puesto detrabajo que buscábamos. Pero, como ganamos varios premios para emprendedores,decidimos seguir adelante.“, relata ella.

 

[Img #19217]
En concreto, Marta y Alberto aspiraban a mantener la línea que habíanestablecido con Fluff, es decir, lade aplicar la psicología en el proceso creativo de un juguete para que los máspequeños aprendan de la vida dentro de sus posibilidades. Por ejemplo, elcuarteto de peluches con que arrancaba este artículo ha nacido con la finalidadde enseñar a hacer frente a situaciones angustiosas durante la infancia: eldolor, las rabietas, las pesadillas… En palabras de Marta: “Cuesta concienciar sobre que los niñosnecesitan enfrentarse a sus miedos y que jugar es su manera de experimentar elmundo. Los mayores, a veces, nos olvidamos de eso y empleamos un lenguaje muyadulto. Así, estos muñecos sirven como compañeros en ese proceso de superacióno desarrollo“.

 

Por todo ello, la intención de Marta y Alberto no es sólo dirigirse alos niños con sus muñecos, sino también involucrar a las familias en su uso. Deahí que se hayan concebido guías complementarias para padres, así como unvideojuego a modo de aplicación móvil con el que romper los prejuiciosasociados a este tipo de plataformas, naturalizándolas como una herramienta mástotalmente apta para el entretenimiento y el aprendizaje. “Un buen juguete es aquel que estimula la relación del niño con lossuyos, que no tiene un significado presente todo dado y llama a la imaginación,que cuenta con un diseño atractivo para los más pequeños y que no cae en losestereotipos“, concluye Marta.

 

Lo tradicionaltambién avanza

[Img #19203]
Lejos de lo que muchos puedan pensar, el desarrollo de nuevas ideas enel sector no implica necesariamente la desaparición de los considerados comojuguetes clásicos. Sin duda, la cuota de mercado es diferente, pero estosúltimos todavía gozan de tirón entre los consumidores. O, por lo menos, así lodemuestran trayectorias como la de Cayro,una empresa familiar con cerca de 60 años de historia que ha logrado custodiarhasta el presente ese concepto de ‘como los de antes’. “Todos hemos sido niños y a todos nos ha gustado más o menos lo mismo.Actualmente, los ordenadores y las videoconsolas tienen mucha incidencia, perolos juegos tradicionales de competir y ganar siguen gustando“, argumenta Rosario Carrió, gerente de la compañía.

 

Puntos en común delos unos con los otros

[Img #19216]
Justamente, en este ejercicio de perduración reside uno de los factoresque acorta distancias entre las diferentes generaciones que conviven en elsector. “Los productos tradicionalestambién necesitan un componente de innovación para ajustarse a las tendencias.Nosotros hacemos juegos de hace 25 ó 30 años pero que no tienen nada que vercon los de entonces“, apunta al respecto la propia Rosario. De esta forma,en Cayro no sólo han optado por promoverla investigación – aunque hayan tenido que recurrir a la externalización paraello –, sino también por acudir a ferias que poco tienen que ver inicialmentecon el juguete – como es el caso del ámbito de la moda – en búsqueda deinspiración.

 

[Img #19220]
Asimismo, la apuesta por canales de distribución más exclusivos es otrosde los aspectos compartidos por dicho intervalo existente en la industria. “La principal ventaja es la diversificaciónde riesgos. En la gran distribución, si no se alcanza un acuerdo de venta, sepuede perder fácilmente la mitad de la facturación. Además, las tiendas debarrio están en auge, también en el sector juguetero. No hay una diferencia tangrande de precio y la atención es más próxima“, explica la directora deCayro. Y ello, sumado a la exportación – una política que ya aplica el 60% delos censados por la Asociación Españolade Fabricantes de Juguetes (AEFJ) –, es lo que permite que pequeños y medianosproductores resistan campaña tras campaña.

 

Con todo, más allá de la ilusión con que son escritas, las cartas a PapáNoel y a los Reyes Magos de antaño guardan alguna que otra petición semejante alas de ahora. Paralelamente, cada ejercicio ofrece nuevas posibilidades quesumar a la lista de regalos. Se trata, en definitiva, de una convivencia entrejuguetes veteranos y benjamines, pero sin fricción.



Estefanía G. Asensi

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

6 + 16 =