Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Manuel García-Otero
Miércoles, 15 febrero 2017
Butacón del Garci

Carta de amor de un marido en Iraq

Mi querida Jazmine, te escribo en estos minutos de descanso, cuando la noche es prisionera de un silencio de hielo y la luz trae mensajes de metralla. Siempre te dije amor cuando escuchábamos el sonido del río y las palomas aleteaban sobre las copas de las palmeras, y yo acariciaba emocionado tu rostro, dulce como una manzana, y trataba de descifrar las sílabas joviales de tus ojos verdes. Esta noche, cuando el olor del petróleo quemado y la arena es un barro humedecido por la sangre de tantos hombres, tu amor me lleva a un remanso de paz y me da de beber un poco de alegría que mis ojos no ven ahora por ninguna parte.

[Img #25156]Esta noche apenas veo estrellas y la luna creciente parece desgajada por un dolor invisible y del color de la ceniza. No es la luna que tú, mi amada, y yo dibujábamos con nuestros besos y siempre nos sonreía.


De lejos escucho el ruido infernal de un avión, que es el grito desgarrador de un guerrero que ondea muerte. De lejos veo luces de un pueblo que, según nuestro capitán, será el próximo que tendremos que arrebatar al enemigo, unos hombres que gritan enloquecidos y disparan en nombre de un Dios que no deja de hablar de muerte.


[Img #25155]Estas letras que te mando, amada Jazmine, me gustaría que las colgaras en tu corazón; están escritas por el mío, con el fuego de mi amor, con la dulce caricia de mis ojos cuando se abrazan a tus ojos; con la emoción que siempre sentí cuando me lanzabas una sonrisa tan llena de azul que el cielo lo envidiaba.


Quiero que sepas que te quiero más que a nadie y la palabra AMOR no puede acoger toda la luz de mis sentimientos, lo que siempre sentiré por ti, amada mía.


Quizás mañana mis ojos se apaguen para siempre. Hágase la voluntad de Dios. Si es así, te pido que busques el vuelo de las palomas en el río. Y traces mi nombre en ese mar de estrellas que guardamos, porque allí estaré siempre, esperándote. Te quiero. Tuyo, Omar.



@Butacondelgarci

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress