Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Inma Gabarda
Miércoles, 30 noviembre 2016
UN GIRO CINEMATOGRÁFICO

El cine de los sentidos

Gusto, vista, olfato, oído y tacto, son los cinco sentidos que aúna el primer cortometraje europeo, XMILE, creado para un público global. Un formato innovador, pensado para acercarles la historia de forma viva a personas que tienen una discapacidad visual o auditiva. Oler una flor, saborear una bebida de menta, tocar a los personajes y sentir la historia, como si formaras parte de ella, ya es posible.

[Img #24872]

Gracias a tener un sentido más dentro del film, el joven director, Miguel Ángel Font, ha querido llevar su historia a un público universal, haciendo su trabajo accesible a todo el mundo. Con la inclusión, desde el  momento de la creación, de una pista de audio-descripción y otra de subtítulos, ha conseguido adaptar el discurso para personas con discapacidad visual y auditiva. Con esta voluntad, después de la proyección, realizan una exposición de elementos que aparecen en el cortometraje, ligada a los sentidos del tacto y el gusto, para que todos los allí presentes puedan palpar, sentir y empaparse del aire que respira el film, ambientado en el futuro. 

 

Un trabajo de 3 años que tiene detrás un equipo de 80 personas que, al fin, ve la luz. “El proceso fue paulatino. Primero, realicé un guión accesible para todos y cuando lo tuve terminado, poco a poco, fuimos haciendo muchas pruebas con personas ciegas y sordas, para conocer su opinión. En esos momentos, me percaté de la posibilidad que teníamos de acercar al público, mediante los sentidos, todo el vestuario exclusivo, los efectos especiales y otros materiales del rodaje”, señala el director del cortometraje.

 

Una reflexión que surge, según explica Font, del planteamiento de cómo ven el cine las personas que presentan alguna discapacidad o que tienen un sentido mermado.  “Fue entonces cuando le propuse a Raúl Porcar, CEO de Olorama, empresa dedicada al olor para cine, integrar el olor como un elemento más del discurso audiovisual, como si fuera un recurso más de la historia”, recalca. Olorama encapsula determinados olores para que en escenas señaladas percibas ese olor en el momento exacto, de modo que puedas oler una flor cuando la estás viendo en pantalla o sentir la menta cuando se toman la bebida futurista, de color verdoso.

 

[Img #24873]El tacto se ve representado con la muestra de distintos elementos del atrezzo y efectos especiales del cortometraje, realizados con impresoras 3D, que pueden ser manipulados por los espectadores. También se exponen algunos de los vestidos originales del film, confeccionados en exclusiva por el diseñador de moda, Fidel David, con una estética muy marcada, tendente hacia lo barroco, lo victoriano. Mientras que el gusto se experimenta al final de la proyección, probando la bebida sin alcohol que se ve en pantalla, que han elaborado con ayuda de la coctelería Hawaika. Un trago que pone a prueba los sentidos, porque huele de una forma y sabe de otra.

 

Quienes ya lo han visto han quedado maravillados con el resultado. Vicente Alcoy, con discapacidad visual parcial, fundador de la Asociación Red Proyecto, destaca la diferencia con respecto a las películas ya existentes subtituladas y señala que el producto de XMILE es “perfecto”, porque está pensado desde cero. De tal forma que, el narrador te va guiando y la audio-descripción está tan inmersa “que se convierte en un elemento más de la historia y sin ella, faltaría algo”. Y, continúa, “el hecho de que podamos disfrutar de los silencios, la banda sonora, los diálogos permite que tengamos un acceso total a la pieza, como cualquier otra persona”.

 

Con todo ello, contar historias y atraer al cine a un público universal, sin importar su percepción sensorial o condición ha sido la máxima de este joven director, que ha creado XMILE como forma de concienciar sobre los problemas que existen actualmente con el cine accesible, ya que no existen ayudas económicas de ningún tipo para realizar este tipo de servicios.

 

De modo que, puede ser “el inicio de un debate entre directores, productoras, asociaciones, instituciones, entidades y, finalmente, público donde se pongan sobre la mesa todas estas cuestiones y se llegue a un futuro en el que se tenga en cuenta que nuestras historias pueden realizarse para un público universal ya desde su misma creación”, concluye su creador.

 

Miguel Ángel ha confesado que le gustaría crear un foro común, donde todos pueden hablar de un mismo tema usando la imaginación, los sentimientos y la empatía, por la posibilidad que ofrece el cine de jugar con los sentidos, encontrarse con emociones nunca experimentadas, como los pases individuales, con los que las personas con problemas visuales sólo oyen la pista de sonido con la audio-descripción y aquellas con dificultades auditivas, tienen acceso a los subtítulos. “Todo ello da forma al relato universal y multisensorial que queremos transmitir”, puntualiza.

@InGabarda

 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress