Partido a partido

Patricia Moratalla

Periodista en 360gradospress.com
Periodista

Latest posts by Patricia Moratalla (ver todo)

“La vida no se trata de ganar, sino de jamás darse por vencido. Que de cada caída hay que salir siempre reforzado. Que hay que disfrutarla, despeinarse ante los contratiempos y no dejar de sonreír. 13 de noviembre es un relato de esperanza, de fortaleza ante una adversidad que por dos veces se cruzó en el camino ese fatídico día de 2013 y 2017”. Así lo cuenta el Dr. Jaime Sanz Caballer, del Servicio de Hematología del Hospital La Fe de València en el libro ’13 de noviembre’, un relato personal de la lucha de Ismael Algarra contra la leucemia.

Ismael es una persona entusiasta, amigo de sus amigos, generoso, optimista. Periodista de profesión, granota (seguidores del equipo de fútbol Levante U.D.) de tercera generación, quiso agradecer a todas las personas que le acompañaron en esta aventura que le puso la vida plasmando sus vivencias en un libro. “Tenía la necesidad de cerrar el círculo, de relatar aquello. Es un agradecimiento a todas las personas que me han acompañado, a migas padres y a mi hermano, a mis amigos, a los trabajadores del Hospital La Fe, a los que le debo tanto”, explica. ’13 de noviembre’ está escrito en tercera persona para rememorar aquellos momentos con toda la fuerza que el positivismo le brindó, “no es que sea la fórmula del éxito en la escritura, pero lo quería transmitir de esa manera”.

El 1 de agosto de 2018 comenzó esta andadura como escritor. “Lo hice sin que mi familia leyera nada, para que fuera una sorpresa –continúa-. Letra a letra me he ido acordando de más cosas, sobre todo, del primer tratamiento. Lo que duele no es contar la historia, es guárdatelo. Aunque sea una historia muy dura, para mí ha sido muy sanador”. El libro fue autoeditado y presentado el pasado 6 de junio en la que siempre ha sido “su casa”, el Levante U.D, un club que ha estado también en todo momento a su lado, incluso otorgándole un premio, ya que lo ha cubierto profesionalmente durante 15 años en el periódico deportivo valenciano Súper Deporte. De ahí que afrontará la enfermedad como un partido que había que ganar. Partido a partido.

Según Ismael, “una cosa es escribir noticias o algo más personal de algún jugador de fútbol, y otra es contar tus sentimientos, redactar con un tinte más sentimental y personal. No me puse a preparar nada especial, escribía capítulos separados pero con un nexo común. Sin conceptos técnicos de lo que es la enfermedad, sino más de cariz sentimental y añadiendo el punto de vista de los amigos, la familia, etc. Es decir, hablo más la recuperación que desde el punto de vista médico y técnico de lo que resulta ser la leucemia”.

Si hay algo que su familia y sus amigos, tanto de la universidad (la llamada “Oficina”) como de los medios de comunicación, destacan de Ismael es el positivismo y la entereza con la que afrontó la leucemia. “Fue algo natural, innato –continua- . No lo pensé, salió así. La primera vez le dije al médico que no me endulzara la situación, que iba a pelear como fuera. Tienes que encajar los golpes, las emociones y ver la gente que tienes a tu lado. Y esto ha sido clave. Me hablaban de casos de gente que se venía abajo muy rápido y muchos me preguntaban cómo lo hacía. De hecho, en La Fe había alumnos de Enfermería en prácticas que venían a la habitación a escuchar mi caso”

Ismael cuenta que le costó más reaccionar cuando le comunicaron a enfermedad el primer 13 de noviembre, sobre todo por la novedad que conllevaba y por el ingreso inmediato. “El golpe es duro igualmente –apunta-, pero la segunda vez tardé menos, entre otras cosas porque tuve una semana de margen. Además, ya sabía muchas cuestiones y hábitos que debía seguir y me decía que si había salido una vez, la segunda también”. Así, uno de los consejos que siguió a raja tabla fue establecer una rutina: escuchar música, hablar los amigos o ver el fútbol aunque fuera en la habitación del hospital

Canalizar las emociones

Si hay algo con lo que Ismael Algarra se queda, es la respuesta que la gente le ha dado, todo el cariño recibido durante todo este tiempo. Señala que canalizar todos los factores emocionales ha sido muy importante, tanto por parte de familiares y amigos, como a la hora de responder el tratamiento: “La capacidad para llevar las emociones me sorprendió para bien y las innumerables muestras de cariño me abrumaron. Yo estaba muy preocupado por que mis padres y mi hermano estuvieran bien y ellos lo estaban cuando yo me encontraba bien. La primera vez, hasta que mi hermano no vino al box de urgencias llorando no me sentí metido en la pelea; entonces, me di cuenta que empezaba el partido”. Y lo mismo hizo en el segundo tratamiento. Además, su madre le espetaba que no se hiciera más fuerte, que se desahogara y mostrara esa montaña rusa emocional que estaba afrontando.

Hasta el momento, ’13 de noviembre’ ha vendido unos 300 libros (y sin distribuidora). Una parte del dinero recaudado va a parar a la Fundación del Levante U.D. y otra para la Asociación Valenciana contra la Leucemia (ASLEUVAL). Según indica Ismael, su experiencia puede ayudar a otras personas, “se valoran los pequeños detalles, lo que uno ya tiene, que es lo que más importa en la vida. No persigue ningún beneficio, ni decir cuál es el camino a seguir, pero si alguien consigue que le ayude, por poco que sea, será lo más gratificante que he podido hacer con este libro y jugando este partido ganador”.

Para Gloria.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

20 + once =

Lo último en "Portada"

Subir