Foto: Marga Ferrer

El ‘teetotalismo’ como estilo de vida

Patricia Moratalla

Periodista en 360gradospress.com
Periodista

Latest posts by Patricia Moratalla (ver todo)

Hugo y Carmen, pareja de 21 y 22 años, respectivamente, se autodenominan ‘teetotalers’: practican la abstinencia personal completa de bebidas alcohólicas y se sienten orgullosos de ello, lo promocionan en todas las facetas de su vida. Sin anglicismos de por medio, se consideran básicamente abstemios, pero con este término hacen referencia a un movimiento que se inició en Reino Unido a principios del siglo XIX, el Teetotallism. Según referencia Wikipedia, el creador de esta corriente afirma en un libro: “Aceptamos abstenernos de todos los licores de calidad tóxica, ya sea cerveza, vino, bebidas espirituosas, excepto como medicina”.

El botellón ha quedado obsoleto.– comenta Carmen- No necesitamos alcohol para pasárnoslo bien y, la verdad, no entendemos porqué la gente quiere desinhibirse de la realidad cuando sale por ahí”. Por su parte, Hugo recuerda que antes eran “los raritos”, pero que se han dado cuenta que cada vez más gente de su edad se suma a los ‘teetotalers’. De hecho, cuentan que en su grupo de amigos prácticamente ninguno ingiere bebidas espirituosas, “como mucho alguno se toma una cerveza o una copa de vino cuando vamos a cenar”.

Este estilo de vida se ha reivindicado a través de una forma de ocio alternativa, el ‘Mindful Drinking Movement’. En contraposición de los excesos de los años 80 y 90, esta tendencia del “beber consciente”, tal y como se traduciría en español, predica como máxima “crear un mundo en el que nadie se sienta fuera si no está bebiendo alcohol”. Así lo explica el Club Soda, ubicado en Reino Unido, principal exponente de esta corriente, que, entre otras cosas, envía correos electrónicos motivacionales a quienes se unen a su comunidad, pone en marcha eventos o cuenta con expertos que ayudan en esta materia. Esta nueva consciencia ha hecho que beber alcohol forme parte del pasado. “Es algo ‘viejuno’ y cada vez más jóvenes nos damos cuenta que el alcohol no tiene sentido”, afirma Hugo.

Laura Willoughby y Jussi Tolvi fundaron el Club Soda hace cuatro años. Explican que una de las preguntas que más les han hecho es qué beber en lugar de alcohol, algo que les sorprende, ya que en el mercado existen muchos otros líquidos. “No solo tenemos un gran conocimiento de la variedad de bebidas que hay, sino que estamos presenciado una explosión de cantidad de bebidas deliciosas y bien elaboradas sin alcohol”, explican. Así, poseen un variado repertorio de cervezas, vinos y sidras 0.0 que, tal y como aseguran, se están abriendo camino en multitud de pubs. También mencionan alternativas saludables como la kombucha y las infusiones de hierbas .

Asimismo, han creado un festival ad hoc, el Mindful Drinking Festival, que tendrá lugar el próximo 20 de julio en Spitalfields Market, al este de Londres. “Esta será nuestro sexta edición. Hemos visto que cada vez se demandan más bebidas sin alcohol o con baja graduación”, apuntan. De hecho, en este evento la gente puede probar todas las novedades al respecto, así como asistir a charlas, talleres y música en directo.

Encuestas sobre consumo de alcohol

No obstante ¿esta tendencia ‘mindful drinking’ se está reflejando en los datos sobre consumo de alcohol? Según la Encuesta Nacional de Salud de España realizada en 2017, el 24,6% de las mujeres y el 49% de los varones de más de 15 años es bebedor/a habitual (1 día o más a la semana). Mientras, el 30,9% de las féminas y el 27% de los varones se considera bebedor/a ocasional. Desde que comenzó a elaborarse este informe en el año 2006 la tendencia era a la baja. Sin embargo, en 2017 se incrementó en casi un punto el consumo de alcohol de manera cotidiana entre las mujeres.

Asimismo, esta encuesta revela que el 8% de la población de más de 15 años consumió alcohol intensivamente en el último mes (12% de hombres y 4% de mujeres). Por edades, las comprendidas entre los 25 y los 34 años son los que más toman este tipo de bebidas.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) deja claro que cada año “se producen tres millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,3% de todas las defunciones”. También, “su uso nocivo es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos” y, más allá de sus consecuencias sanitarias, “provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto”.

Ante todos estos datos, organismos como la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) ponen en marcha campañas periódicas para concienciar de la mala compañía que es el alcohol, sobre todo, entre los y las adolescentes. Así pues, diferentes instituciones de la sociedad civil se han unido para ejecutar una movilización preventiva frente al consumo de alcohol por parte de los menores llamada Movilización Alcohol y Menores. Tal y como apuntan, su objetivo es “visibilizar y sensibilizar a la sociedad” sobre esta problemática, para lo cual las entidades implicadas “trabajan para alcanzar acuerdos y crear posturas comunes respecto a la prevención” de este consumo.

Este tipo de acciones, así como una mayor concienciación por parte de los jóvenes, está ayudando a que los problemas derivados de la ingesta de bebidas alcohólicas esté reduciéndose año tras año, si bien es cierto que los datos demuestran que aún queda mucho por hacer.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × 1 =

Lo último en "Portada"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan
Subir