“Al final, el amor es una pretexto para hablar de la condición humana”

‘La menor explicación’, el tercer disco de Zenet, llegó al mercado el pasado martes. Para esta nueva producción, el crooner malagueño cuenta una vez más con las letras de Javier Laguna y la guitarra de José Taboada. 360gradospress quiso conocer de primera mano los entresijos de un disco que evoca intencionadamente a los dos anteriores. También las reflexiones de un cantante que ha hecho de la fusión y la mezcla de estilos su sello distintivo.

[Img #16307]
Son casi las ocho de la tarde y el frío de noviembre no da tregua enMadrid, ni siquiera bajo la estufa de exterior que intenta a duras penascalentar la terraza de El Club de la Buena Vida (Pintor Rosales, 70). Por elhilo musical suena ‘La bien pagᒠen la voz de Diego El Cigala, a quienacompaña el piano de Bebo Valdés. Zenet llega a la mesa con su inseparablesombrero entonando la letra de la canción. Cerveza en mano, se acomoda en lafría silla antes de encender un cigarro que sirve de pistoletazo de salida a laentrevista.


Durante la media hora que dura la conversación, el cantante malagueño nopuede evitar, entre calada y calada, que se le escape un acento andaluz que pormomentos parece haber perdido. Su voz, animada pese a las once horas que llevade entrevista en entrevista, se torna cadenciosa cuando habla de música.Disfruta desgranando su disco, hablando de géneros musicales. Se nota que semaneja bien en las distancias cortas: “Misredes sociales están en el bar, en la taberna, en el aperitivo diario, en el face to face”, apunta. Hablamos de su disco, por supuesto. Y de música. Perotambién de política e internet. Y del Zenet que se esconde tras el cantante quesube al escenario. Y todo ello con una tranquilidad que no hace pensar que pocodespués tendrá que estar en Radio Nacional de España. Como si el tiempo hubiesesido congelado por el frío madrileño.


Los Mares de China fue unarevelación. Todas las calles fue tu confirmación. ¿Qué esperas de La Menor Explicación?

Sobre todo, espero que le guste a la gente. Hasta ahora, con los dosanteriores discos, hemos recibido el beneplácito del público. El primero mesupuso el premio al ‘Mejor artista revelación’ y el segundo el premio al ‘Mejordisco fusión’, que sinceramente yo ni me lo esperaba. Pero tampoco esperopremios. Uno debe hacer lo que le gusta hacer. Y, sobre todo, nosotros hemosseguido la famosa máxima inglesa de ‘ifit’s not broken, don’t fix it’, es decir, si algo no está roto yfunciona,  pa’ qué los vas a arreglar. Así que en ese sentido nosotros hemoshecho lo que nos apetece, que es seguir investigando en la música y lasarmonías que nos gustan.


Por esos derroteros va lasegunda pregunta. Tus dos primeros discos tienen una armonía muy parecida. ¿Sesumerge La Menor Explicación en ese mismo universo para cerrar de alguna formael círculo o bebe de otras fuentes?

El que espere algo totalmente diferente de los dos primeros discos no selo va a encontrar. Es decir, Zenet sigue siendo Zenet. Lo que sí es cierto esque en los anteriores discos hemos coqueteado con algunas armonías, y lo quehemos hecho en este ha sido profundizar en ellas. Quizás hay un par desorpresas. Por ejemplo, hacemos un chotis (Por debajo de Madrid), porque noshemos dado cuenta de que el chotis tiene mucho que ver con la armonía del ragtime. Es una maravilla, así que lohemos intentado es trasladar un poco el chotis a la armonía del ragtime. Y te das cuenta de que se puedecantar en castellano, porque había una persona que me dijo un día, hace yamuchos años, “no se puede cantar jazz en castellano”. Y yo me dije para mí,ahora te vas a enterar, ahora te voy a hacer tres discos (risas). Y también,como sorpresa, en el corte número 10, ‘Lo que dura un parpadeo’, nos hemos metidoen armonías incluso con bajo eléctrico, con el cubano Alain Pérez, que ha sidomaravilloso.


La improvisación es parte de Zenet,¿qué hay de espontáneo y qué de pre trabajado en los diez temas que componen LaMenor Explicación?

Cuando nos llega la letra de Javier Laguna, José Taboada y yo lebuscamos un traje perfecto de armonía y melodía. Una vez que tenemos una‘espina de pescao’, es decir, la versión más simple, lo que hacemos es dejar ala creatividad de nuestros compañeros músicos para cuando estemos en estudio,terminar los temas allí. Así, por ejemplo, en uno de los temas, ‘Échame elhumor a la cara’, hemos contado a última hora con la armónica de AntonioSerrano y hemos logrado el contrapunto de un bolero con una armónica, que a míme parece fantástico. Y es que yo creo que en todo disco hay una narrativa porparte de los instrumentos. Es decir, que a parte de la voz, cada instrumento,con cada color y cada timbre, va haciendo un tema distinto. Yo busco que hayaun instrumento protagonista de cada canción, de tal forma que no todas lascanciones suenen iguales.


Comentas que con este disco hasordenado los temas para hilar con ellos una ambientación cinematográfica. ¿Quégénero de película es La Menor Explicación?

Si tuviese que ser uno, sería un musical, claro. Lo que sí es cierto esque le hemos dado muchas vueltas para que la última nota de una canción hilasecon la primera del tema que viene después. Y también hemos estudiado mucho lacurva rítmica que tiene el disco. Está muy pensado dónde va cada tema. Hemoshecho una curva donde el tema más lento está en tercer o cuarto lugar paraluego ir ascendiendo hasta el tema final.


¿Podemos hablar entonces de unapelícula con final feliz?

Finales felices siempre. Nosotros hablamos del amor y del desamor, peroal final es una excusa para hablar de la condición humana. Porque el amor, alfin y al cabo, es un pretexto para hablar de la desidia, de la desesperanza, dela vagancia personal. Sí que es verdad que algunas canciones son comediasrománticas con final feliz. Muy pocas terminan en suicidio, yo diría queninguna (risas).


Una vez más cuentas con lasletras de Javier Laguna y la guitarra de José Taboada. ¿Son la combinaciónperfecta?

Sabemos trabajar los tres muy bien juntos. Ya tenemos lo que se puedeconsiderar un método de trabajo en el que trabajamos sin tensión ni pretensión.Lo que hacemos es jugar y yo estoy muy contento porque formamos un equipo. Y yano sólo los tres, si no a nivel musical con toda la banda y también con lacompañía, El Volcán, que es pequeña, nada que ver con una multinacional, y quenos permite hacer lo que queremos con absoluta libertad. De esa forma yo mesiento muy implicado en todos los aspectos del disco: elegimos portada, miramosdiscos antiguos, hacemos un trabajo de investigación de portadas, trabajamos enla producción, en la mezcla final, con el fotógrafo… En ese sentido estoy muymetido en todos los ámbitos creativos del disco.


¿Sería imposible en unamultinacional?

Supongo, porque están acostumbrados a trabajar con unos parámetros muyestrictos.


Después de tres discosCantándole tanto al amor, ¿se hace uno especialista en el tema o para el amorno encuentras La Menor Explicación?

Más que cantarle al amor, le canto a la condición humana. Hablando delamor, como te he dicho antes, se habla de muchas cosas. Es una excusa parahablar sobre la condición humana.


Como persona eres polifacético:actor, cantante, compositor. Tu música mezcla géneros como el flamenco, bossa,jazz, tango o el bolero. De especializarte ni hablamos…

De alguna manera, el que se dedica al arte, se dedica a un universo muyamplio. Es muy difícil no especializarse hoy en día. Antiguamente era mucho másfácil. El arte son formas de escape, formas de expresión. ¿Especializarme paraqué? Yo estoy especializado en cierto modo, ya que estudié arte dramático en elconservatorio de Málaga, pero al final vas tocando diferentes palos y es bonitono quedarse sólo con uno de ellos.


¿Y cómo es Zenet cuando sequita el sombrero?, ¿tiene algo del cantante que sube al escenario?

Siempre hay parte de ti. Quiero decir que no hay ningún personaje. Yosoy una persona muy normal. Muy amigo de mis amigos. Hago vida normal entresemana. Llevo a mi hijo al colegio todas las mañanas y ceno con él todas lasnoches. De hecho hoy ya llego tarde a la hora de la cena (risas). Otra cosa esque esto me hubiese pillado con 20 años y sin cargas familiares. Con esa edadme podrías encontrar en un club de jazz cualquier día a las dos de lamadrugada, pero no es el caso hoy en día.


Y teniendo en cuenta estascircunstancias, ¿hay Zenet para rato?

Sí, claro. Tengo muchas ganas de seguir investigando y de mezclarme conotros músicos. Hay tantos músicos con los que me gustaría mezclarme yestablecer una relación de tú a tú… Ya de hecho, en estos últimos tres años mehan pedido colaboración un montón de músicos. El otro día, por ejemplo, estuvecantando para el disco de Laura Granados. Participé también hace poco en eldisco del Negri, Enrique Heredia,para su disco de boleros con Manzanero, y canté uno de ellos, que tenía muchailusión en hacerlo. La verdad es que he tenido la suerte de colaborar con unmontón de músicos por los que siempre había sentido admiración.


Uno no quiere meterse en temaspolíticos, pero con la nueva gira en marcha, ¿cómo afecta la subida del IVA?

Mal, muy mal. Yo pido que nos demos cuenta de que hay un montón deejemplos en Europa donde se aplica el IVA progresivo. Por ejemplo, para genteque somos artistas y empresarios a la vez, si nos arriesgamos a alquilar unteatro que nos cobran 3.000 euros por un día, si pinchamos y sólo metemos a 200personas, estaría interesante que sólo nos cobraran un 2% de IVA. Si meto a 500que me cobren un 5, si meto a 800 que me cobre un 10 y si meto a 1.500 un 21.Esto haría que si yo me arriesgo y pincho, pudiese recuperarme para el siguienteconcierto, y no arruinarme pagando un 21% de IVA cuando he tenido un teatrovacío.

Cada vez que yo me muevo, doy de comer a más de once familias. Y eso queyo no estoy en mainstream, no soy delos grandes artistas. Técnicos de sonido, de luces, conductor, alquilofurgonetas, gasolina, hoteles…la cantidad de aspectos donde generamos dinero esfundamental. Si el gobierno nos dejase arriesgarnos con un IVA progresivo comose hace en Francia o Alemania sería mucho mejor para nosotros para crear puestosde trabajo. Pero al parecer a este gobierno no le conviene dejar que creemospuestos. Y mi pregunta es: ¿Señor gobierno, si usted no puede dar trabajo, porqué no nos deja a los demás que lo hagamos? Yo la dejo en al aire…


Por no hablar del daño quetambién se hace a los espectadores…

Evidentemente. Porque o me lo como yo, o lo cargo en la entrada, que esosignifica que gente que no llega a fin de mes no pueda pagarla, o se lo quito amis músicos… ¿Qué hago? Por tanto lo que están haciendo es impedir que creemospuestos de trabajo. Es absurdo. E igual que con esto, con muchas más cosas…


Casi que cambiamos la políticapor internet… He visto que tienes perfil en Facebook. ¿Qué opinión te mereceesto de las redes sociales? Y que conste que yo te conocí gracias a Youtube…

Me parece muy interesante para profesionalizarlo. Yo, evidentemente, noestoy en Facebook para contestarlo. Porque al final me di cuenta de que habíamucha gente con afán de protagonismo y eso no me interesa en absoluto. Por esolo profesionalicé, porque soy muy celoso de mi privacidad. Para mí es un valorfundamental. Mis redes sociales están en el bar, en la taberna, en el aperitivodiario, en el face to face. Yo nuncame tiraría cuatro horas al día enganchado a una red social.


Y para ir terminando, ¿a qué ledaría Zenet un giro de 360 grados?

A la política mundial y a la forma de entender las cosas. Creo que laevolución humana iba bastante bien hasta que llegó la revolución industrial yempezamos a cagarla. Me parece muy bien que tengamos un tren que nos lleve deuna ciudad a otra, pero lo que tenemos que tener cuidado en con todo lo quegenera eso. Si pudiésemos volver atrás en el tiempo y hacer las cosas un pocomejor… La revolución industrial fue un arma de doble filo. Ha hecho mucho daño.Si pudiésemos elegir plantar los tomates que realmente nos vamos a comer ohacer las vías que realmente necesitamos, y no más. O poder arreglar elordenador del año pasado y no tener que comprar otro, como quien se remiendalas botas… Pero hemos llegado a una especie de locura en la evolución humana. Ya esto le daría una vuelta de 360 grados.


¿Qué nos traemos para estesiglo XXI del Renacimiento?

No olvidemos que un hombre del Renacimiento era un humanista. Yprecisamente ahora estamos abandonando todas las carreras humanistas de laUniversidad porque al parecer no son productivas. La gente es culta estudiandouna carrera humanista. Pero al parecer a la sociedad de producción no leinteresa. Hay alguna gente que no está de acuerdo conmigo, pero yo no quierouna sociedad puramente de producción. Como decía Juan Goytisolo, “el fin de lasociedad actual es la sociedad de producción”.

@acordellat

Inma Aznar

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

8 − siete =

Lo último en "Cultura"

Subir