Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Voro Contreras
Sábado, 24 octubre 2009

El mechón de la crisis

Marcar como favorita

Por Voro Contreras, periodista

¿Hay crisis económica? Claro que la hay, pero, mientras unos la padecen y otro hablan de ella, un señor en algún lugar del mundo acaba de pagar 18.000 dólares por un mechón de pelo de Elvis Presley. Está claro que Elvis es el Rey, eso es un hecho científico, pero ¿alguien pagaría 18.000 dólares por el mechón de pelo de cualquier otro monarca reinante durante el siglo XX? Creo que no, porque no es lo mismo ser el rey de España o el rey del Pollo Frito, que ser el rey del Rock. Vamos, que siempre ha habido clases.

En el mismo periódico en el que leo el pastizal que algún sobrado, o algún imbécil, o alguna persona que reúne ambas condiciones, ha pagado por un mechón de Elvis, grasiento y tintado de azabache (sí amigos, Elvis era rubio. Como dijo no sé quien, aún se debe calibrar la importancia cultural y social que tuvo ese tintado), leo también que la agencia espacial NASA acaba de descubrir 32 planetas extrasolares. Supongo que el proceso de este descubrimiento también habrá costado una buena leña y, perdonen por la ignorancia, me parece un dinero igual de bien gastado que el del mechón de Elvis. Creo sinceramente que descubrir 32 planetas extrasolares está reñido con la crisis económica, a no ser que este descubrimiento se haya producido mientras su responsable intentaba averiguar cómo hacer que la gente encuentre trabajo o acabe de pagar la hipoteca. Pero me temo que no.

Y sin salir del mismo periódico que me cuenta lo del mechón de Elvis y lo de los 32 nuevos planetas, leo también que después de mucho tiempo perdiendo alumnado, este curso el seminario de Moncada tiene más seminaristas que nunca. Parece, pues, que la Iglesia está en vías de solucionar su propia crisis: la de vocaciones. Quizá los gobiernos deberían preguntar a la Iglesia cómo lo han conseguido. El problema será si ésta les contesta que ha sido una cuestión de fe.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress