Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Oscar Delgado
Viernes, 24 octubre 2008

Azul esperanza

El hockey hierba valenciano tiene en el Obradis su única referencia en División de Honor

El Obradis Valencia Club de Hockey regresa a la División de Honor ‘B’ con la ambición de mantener la categoría. Si lo consiguen, la Federación Española de Hockey barajará este club como candidato a organizar la Copa del Rey. Sus jugadores, como ocurre con la mayoría de los denominados deportes minoritarios, no viven del hockey y tienen que apelar a grandes dosis de sacrificio para compatibilizar su labor profesional o universitaria con la competición en la elite del hockey español. Es el único equipo valenciano en la categoría, acumula una historia de más de 80 años y cuenta con una fórmula particular para superar sin dificultades la tan mentada crisis financiera mundial: los jugadores abonan una cantidad mensual de 25 euros para hacer frente a los gastos de desplazamiento.

360gradospress.com compartió una sesión de entrenamiento con la primera plantilla del club en las instalaciones municipales de Beteró, “en el único campo azul de hockey hierba del mundo”, según resaltó el entrenador, José Vicente Sánchez. Fue el seleccionador nacional, Maurits Hendriks, “quien propuso la posibilidad de hacer un campo azul con el objetivo experimental de facilitar al espectador el visionado del partido, sobre todo cuando lo visualiza a través de la televisión”.

Entrenamiento, ir a más como equipo y sobrevivir económicamente. Estos son los tres pilares sobre los que se asienta el día a día del Obradis Valencia, “hay que tener en cuenta que aquí el hockey es un deporte completamente amateur, salvo excepciones de la división de honor ‘A’, donde hay equipos que están pagando sueldos de 2.000 euros a sus jugadores, por lo que se les puede considerar profesionales”. No es el caso de la plantilla del Obradis, cuya profesionalidad descansa en las cuatro sesiones de entrenamiento semanal a las que se someten y en la carga de competición que acumulan en sus desplazamientos en autobús. Sin embargo, su entrenador es optimista porque piensa que van a ir aumentando su nivel en paralelo a las posibilidades económicas de las que dispongan, “que van a más”, señala.

El Obradis Valencia tiene un equipo en división de honor ‘B’ (categoría de plata) y otro en el grupo cuarto de primera división nacional (categoría de bronce), “lo que significa emprender viajes cada quince días por toda España en el caso del primer equipo y por la zona de levante, en el segundo”. Se podría afrontar bien la temporada sin que los jugadores pagaran nada con unos 90.000 euros para los dos equipos. “Pero desgraciadamente no se consigue ese dinero y los propios jugadores son socios del club y pagan una cuota de 25 euros al mes, más sus zapatillas y los sticks, que se los compran ellos y, encima, si se quedan fuera de la convocatoria no juegan”, explica el entrenador de la primera plantilla.

El hockey es un deporte muy físico, “un no parar constante”, matiza José Vicente y “muy técnico”. El stick es ovalado por un extremo y liso por el otro. Sólo se permite controlar la pelota por el lado liso, de la otra forma es ilegal golpear la bola o controlarla a una velocidad que puede alcanzar los 120 km/h.

Selección española
Actualmente el Obradis Valencia no alimenta con la presencia de jugadores del club a la selección española. Con todo, el entrenador recuerda que ha habido jugadores en las categorías inferiores de la roja que han jugado los campeonatos de Europa sub-16 y sub-21, incluso alguno, como Vicente Palau, ganó la medalla de bronce en un campeonato de Europa sub-18 con la selección. El problema para acceder a las categorías superiores se centra “fundamentalmente en la formación; clubes como los que existen en Madrid o Terrasa contemplan este aspecto de forma más intensa, con muchos más medios, por lo que el nivel de sus jugadores suele ser mayor. Para nosotros es todo un éxito incluir a un jugador en el listado nacional de categorías inferiores”, argumenta José Vicente.

Escuelas deportivas
“Sin ellas habría hockey, pero no habría hockey en el futuro”. La federación valenciana, la fundación municipal y los clubes cuentan con sus escuelas que salen de colegios pero autorizados por los clubes mediante técnicos que cuidan y miman para que ningún año “nos quedemos sin sub-18, sin cadetes, sin infantiles…lo que si pierdes un eslabón intermedio sabes que tienes arriba cuatro años de sequía”.

El Obradis Valencia, con 15 jugadores en la primera plantilla, ha comenzado la liga ganando un encuentro al campeón del año pasado y perdiendo contra el Orense, descendido de la División de Honor ‘A’. Todos son valencianos salvo uno, holandés, que también juega con otro equipo en su país. “Aprovecha cuando no tiene partido y juega con nosotros”, afirma José Vicente, quien aclara que es una práctica habitual en el hockey sobre hierba, donde un jugador puede insertarse en la disciplina de más de un equipo.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress