Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Patricia Moratalla
Miércoles, 19 julio 2017
Música

Los veteranos de los festivales

Marcar como favorita

En 1996 nacía el conocido como el padre de los festivales de la música independiente en España, el Doctor Music Festival. Un año antes daba el pistoletazo de salida el FIB, que acaba de cumplir su 23 edición. Aquellos jóvenes que en los 90 peregrinaban a Escalarre o a Benicàssim tienen ahora más de 35 años. Estos eventos, que año tras año han ido proliferando por toda la geografía español, se han ido adaptando a los cambios vitales de esa generación. Por ello, desde 360 Grados Press hemos hecho una incursión para conocer de qué manera los festivales no están solo dirigidos a veinteañeros.

[Img #25671]

 

Susi y Sergio, con 36 y 40 años, respectivamente, llevan asistiendo a festivales desde los 20 años. Recientemente, han ido al Azkena Rock y al FIB. “Ni antes eran tan multitudinarios ni había actividades para niños. Esto es lo que más nos llama la atención”, comentan. Aunque ellos han dejado a su pequeño de dos años en casa de los abuelos, están valorando la posibilidad de llevarlo a alguna edición en el futuro viendo las posibilidades que se ofertan.   

 

El Rototom Sunsplash, en su caso, se ha convertido, oficialmente, en el primer festival de la Comunitat Valenciana en obtener un certificado que acredita su carácter familiar a través de la marca Tour&Kids. Una manera de apostar por un público que ya tiene cierta edad y que quiere seguir disfrutando de esta experiencia con sus hijos. De hecho, el año pasado destinaron más de la mitad de las 14 áreas extramusicales a este target, incluyeron áreas y actividades más familiares y mejoraron el camping, estrenando un parque para jugar y un espacio cerrado con cambiadores de bebés.

 

Los cabezas de cartel de los festivales de los últimos años son mayoritariamente grupos de los 90. Por ejemplo, en las tres últimas ediciones del FIB han sido Blur, Muse y Red Hot Chili Peppers. O en el Mad Cool este año los principales grupos que han agotaron todas las entradas han sido Foo Fighters, Green Day y Kings of Leon. ¿Carteles elegidos para la generación que escuchaba sus canciones en su adolescencia y juventud o que hoy en día no se está realizando buena música? Suponemos que un poquito de ambas cuestiones.

 

 

[Img #25672]

 

Cambio de hábitos

Con la edad los hábitos se modifican y en una cita de esta envergadura mucho más. “Hace 20 años íbamos al FIB en tren, con la mochila a cuestas, y dormíamos en tienda de campaña. Y hoy tenemos el apartamento, el taxi y el sitio para comer en primera línea de playa reservados desde hace meses”, explica Sergio. Según un estudio de la Asociación de Promotores de Música de 2015, el 71,40% de la gente mayor de 25 años va en coche y el 56,30% se aloja en apartamentos u hoteles.   

 

Aquellas personas que rondan los 40 recordarán que España era un desierto en cuanto a festivales a principios de los 90, mientras se observaba con envidia a Estados Unidos y Reino Unido. Pero llegó el Sónar y el Festimad, luego el FIB, el Doctor Music Festival, el Viñarock, y un largo etcétera que continúa hasta hora. Hasta un centenar de eventos musicales acoge nuestro país actualmente. Con el tiempo, muchos han desaparecido, pero aquellos que se mantienen desde entonces siguen atrayendo a un público que sobrepasa la cuarentena, incluidos otros más recientes como el Low en Benidorm, con Franz Ferdinand como grupo destacado esta edición.

 

Lo que sí que es cierto es que los festivales más veteranos no se suelen encontrar  en los primeros puestos. El Arenal Sound, con un público masivo con edades comprendidas entre los 18 y los 28 años, copa el puesto más alto. Además, hay festivales de extremos, como el FIB, en el que se puede ver desde una familia hasta una horda de ingleses que no supera los 20 años.

 

Este “enfrentamiento” entre el público maduro y el juvenil es el que determina la estrategia de cada festival, aunque sigue primando un target que sobrepasa la treintena. Por ello, los eventos más longevos suelen seducir a personas movidas por la nostalgia, mientras que los más nuevos buscan artistas menos conocidos y apuestan por actividades lúdicas como piscinas o chill outs. Algunos tratan de combinar ambos segmentos, como el de Benicàssim.

 

Y hablando del FIB. Este año ha superado sus expectativas, completando el sábado el aforo con cerca de 53.000 personas. Si bien es cierto que prácticamente el 60% del público corresponde a chicos y chicas de Reino Unido, cuyo comportamiento a levantado multitud de críticas entre aquellos asistentes que llevan años acudiendo a esta cita anual. Mucha gente ha asegurado no repetir en 2018 tanto por los comportamientos incívicos de este público como por las actitudes de acoso y machismo vividas en el concierto de los Red Hot: el realizador mostraba en pantalla solo a chicas, que, desafortunadamente, alguna mostraba los pechos, y aquellas que no seguían el juego eran abucheadas. Lamentable; y ni una disculpa por parte de la organización. 


@_Guiomar_

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress