Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Patricia Moratalla
Miércoles, 14 junio 2017
Viajar

El turismo solo puede ser sostenible

Se acerca una de las épocas más deseadas: las vacaciones de verano. Fechas señaladas para descansar en playas, subir montañas, visitar países lejanos o desconectar en una ciudad distinta. Pero ¿somos conscientes de impacto medioambiental o social que se genera? La Organización Mundial del Turismo declaró este 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo con el fin de concienciar sobre la importancia de evitar la degradación de nuestro planeta en esta materia. Por ello, desde 360 Grados Press hemos querido reflexionar con sectores implicados sobre una forma de hacer turismo cada vez más necesaria.

[Img #25548]

 

El turismo ha experimentado un boom en los últimos años, tanto a nivel mundial como, concretamente, en España. De hecho, el año pasado se batieron sendos récords con 1.235 millones y 75 millones de viajeros, respectivamente. Se ha convertido en la fuente principal de ingresos de países y ciudades, así como de empleabilidad. Pero también la que ocasiona un mayor impacto medioambiental. Como dice la organización Turismólogos Sin Fronteras (TsF), “el futuro del turismo no es un porvenir, sino un por hacer”, sobre todo, en referencia a la aplicación de buenas prácticas y la creciente importancia que tiene como nicho de mercado.

 

Luisa Bolonini, presidenta de TsF, explica que es inevitable hablar de turismo responsable mientras no se contemplen las tres dimensiones de sustentabilidad: económica, social y ambiental. “Por eso creemos que el eje que atraviesa todo el sistema turístico es la actitud personal y el comportamiento colectivo. No podemos pretender un turismo sustentable sin comunidades sustentables ni personas que se piensen y se sientan integradas y solidarias con el planeta, ya sea desde el lugar donde pisamos hasta la atmósfera que nos alimenta”, añade.

 

Turismólogos sin Fronteras aglutina a profesionales y estudiantes universitarios de Argentina, Chile, Colombia, México y Uruguay y manejan un término cada día más en boca de estos profesionales: Inteligencia Turística. Básicamente, viene a señalar que la noción de inteligencia incluye aspectos motivacionales y emocionales que otorgan una mayor flexibilidad para resolver una tarea de forma original y creativa. En este sentido, Bolonini señala que, en el caso particular de las ciudades, y respecto al turismo, se debe contar con diseños que aprovechen la tecnología y el Internet de las Cosas, pero centrados en las personas y basados en conceptos fundamentales como el urbanismo, la conectividad, la automatización y el análisis de datos, entre otros.

 

[Img #25547]Así pues, muchos territorios están dedicando recursos para que su turismo sea más responsable, como es el caso de Costa Rica, un país en el que este concepto lo tienen muy interiorizado y se comprueba en todos los escalafones del sector turístico. Otras zonas que reciben un volumen considerable visitantes, como la Comunitat Valenciana, con 25 millones de turistas solo el año pasado, han tomado conciencia sobre la sostenibilidad.  En este caso, la Agència Valenciana de Turisme se ha sumado al Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo impulsando un territorio responsable y potenciando el turismo inclusivo e integral.

 

Así pues, entre otras actuaciones, destaca la futura Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad que cuenta con principios como la sostenibilidad del entorno y el paisaje; la hospitalidad, para referirse a una sociedad basada en la tradición y la cultura del acogimiento; o la responsabilidad social, que persigue la creación de un turismo ético que asegure una experiencia única. La norma también pretende cohesionar la costa y la montaña para sacar todo el partido posible a la diversidad de la Comunitat Valenciana, y se centra en la competitividad y la cooperación con aquellas empresas responsables, adaptadas al entorno digital y alejadas del fraude y del intrusismo.

 

Responsabilidad del turista

 

Y si las compañías deben asumir estas responsabilidades, los turistas deben adquirir un enorme compromiso como principales afectados si quieren dejar un legado en condiciones a las generaciones futuras. Desde TsF aconsejan contratar servicios con prestadores responsables; minimizar la producción de residuos y la contaminación durante el viaje; evitar la degradación de los recursos; respetar e interesarse por las comunidades locales; reducir la huella de carbono en cada desplazamiento; compartir buenas prácticas turísticas; o consumir en pequeños comercios locales y disfrutar de la cultura del país.

 

En este sentido, una encuesta del portal de reservas de hoteles y apartamentos Booking.com indica que uno de cada tres viajeros tiene la intención de seleccionar aquellas opciones más respetuosas con el planeta este 2017. Parece que la gente, cuando viaja, buscar vivir experiencias y que estas sean cuidadosas con la naturaleza y la cultura de la zona.

 

Así pues, existe lo que investigadores de la Universidad de Jaén denominan turistas pro-sostenibles, un grupo de personas que posee una “inteligencia sostenible” y está dispuesto a pagar más por un destino responsable. En su reciente informe ‘Factors influencing the willingness to pay for sustainable tourism: a case of mass tourism destinations’ proponen que para lograr dicha “inteligencia sostenible” se deben cambiar los patrones de comportamiento de los visitantes actuales, por un lado, y tratar de encontrar otros segmentos de demanda que valoren la nueva oferta turística reposicionando el mercado, por otro lado.

 

En definitiva, viajar, una de las actividades que hacen más feliz al ser humano, va a seguir incrementándose año tras año, sobre todo, gracias a las nuevas tecnologías, las nuevas formas de hacer turismo y a la rapidez de los medios de transporte. Si se quiere seguir disfrutando de esta práctica, se debe hacer de forma responsable. El turismo debe convertirse en una herramienta para el desarrollo sostenible de un destino, por lo que se necesitan una serie de compromisos por parte de todas las partes interesadas directa e indirectamente. Y no hay excusa que valga.


@_Guiomar_

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress