Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Patricia Moratalla
Miércoles, 31 mayo 2017
Festival

Música en las profundidades de la tierra

Marcar como favorita

El corazón de la tierra alberga lugares mágicos, con una belleza indescriptible, como es el caso de les Coves de Sant Josep en Castellón. Una maravilla cincelada durante milenios por la naturaleza que, además de tener el río subterráneo navegable más largo de Europa, alberga una experiencia única en España: conciertos acústicos de reconocidos artistas que elevan la música desde las profundidades. Desde 360 Grados Press nos hemos embarcado en una original iniciativa que este año celebra su segunda edición.

[Img #25510]

 

En la Costa de Azahar, a las puertas del Parque Natural de la Sierra de Espadán, se esconden les Coves de Sant Josep (la Vall d’Uixó), un espacio natural único que cuenta con el río subterráneo navegable más largo de Europa. Y también con una acústica tan especial que las hace el escenario perfecto para disfrutar de la música en mitad de un profundo silencio. Esta fue la idea de Raúl Rubio, director de la empresa Luzazul, encargada de la programación y la producción del ‘Singin’ in the Cave’, un festival que hizo realidad en abril de 2016.

 

Además, Rubio pensó que un festival de estas características serviría para dinamizar y promocionar este patrimonio tan singular y cubrir una carencia en la Vall d’Uixó en cuanto a música en directo. “A partir de ahí –recuerda- hubo que definir el proyecto y convencer a quienes tenían que tomar la decisión. Y parece que el tiempo ha dado la razón a quienes creyeron que esta pequeña ‘locura’ era realmente una buena idea”. 

 

Este año el festival cumple su segunda edición con artistas nacionales e internacionales como Nueman o Nick Garrie. La primera experiencia ‘Singin’ in the Cave’ vino de la mano de la actriz y cantante irlandesa Maria Doyle Kennedy. “Desde ese instante, supimos que era algo especial, diferente... único. Por lo que nos transmitían tanto el público como los propios músicos. Muchas personas han reconocido haber “vivido una de las experiencias más especiales” de su vida después de disfrutar de un concierto. Hemos realizado ya 13 y la respuesta fue genial en todos ellos”, explica Raúl Rubio.

 

De hecho, Enric Montefusco, cantante y antiguo líder de Standstill, comentó acerca del ‘Singin’ in the Cave’: “Un concierto, la música o el arte son cosas que no podemos ni llegar a imaginar y esta es una de ellas. Lo disfruto más que un festival, aunque haya mil veces menos gente”. Esto último lo comenta porque está dirigido a un reducido grupo de gente, concretamente 50 personas por actuación. Un aforo muy limitado que también hace especial a esta iniciativa, pues el intimismo y la música en todo su esplendor cobran todo el protagonismo.

 

Así pues, según director de Luzazul, se trata de “un ciclo de conciertos que se diferencia en muchas cosas de lo que se entiende habitualmente por un festival. La gente escucha realmente y, como no hay cobertura, no 'trastea' con el móvil. Como espectador, cada vez me molesta más la gente que va a los conciertos a beber y a chillar. A molestar, vamos. En el ‘Singin'’ sólo hay música, silencio... y aplausos, en un entorno único y con una acústica realmente espectacular”.

 

[Img #25509]

 

“¿Cantar a pelo desde una barca?”

 

La primera parte del concierto se realiza a pelo, sin equipo, desde una barca en la Sala de los Murciélagos. Posteriormente, el concierto sigue ya sobre tierra firme y con sonorización en la Sala del Embarcadero. Rubio explica que el festival es pequeño, cuidándose al máximo lo fundamental: la experiencia y el sonio, y apunta: “Grabar vídeos desde una barca y captar el sonido tan especial que destilan les Coves resulta un reto, pero el más complicado, sobre todo al principio, era explicar a los músicos cómo iba a ser la experiencia… ¿¡Cantar a pelo desde una barca!? ¿¡En un río subterráneo!?”.

 

Por ello, Raúl Rubio subraya que está “eternamente agradecido a aquellos músicos que en los inicios se subieron a la barca, sin saber si había o no agua suficiente. Confiaron en la propuesta, nos regalaron momentos únicos y creo que ellos se llevaron también una experiencia muy especial”. La empresa busca directos que “crezcan gracias al entorno y que, a su vez, hagan crecer al propio entorno”, por lo que sigue una línea de calidad y coherencia en el cartel, dando voz a propuestas en todos los ámbitos, desde el más local hasta el internacional.

 

Este año cuentan con un mayor respaldo público y a cervezas Turia como patrocinador, pero su mayor aliado son las redes sociales y los vídeos que realizan de cada concierto, que acumulan unas 200.000 visualizaciones. De hecho, la respuesta y los comentarios de la gente es lo que ha ayudado a expandir esta experiencia única. “El festival es y seguirá siendo una pequeña joya, que intentará cuidar al máximo cada detalle y mejorar año a año, pero siempre sin perder la perspectiva de que sólo se pueden poner 50 entradas a la venta por concierto”, concluye.


@_Guiomar_

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress