Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
S.C.
Jueves, 23 febrero 2017
Educación

La convivencia, la mejor herramienta contra el acoso escolar

Este sábado día 25 se celebra la segunda ‘Jornada para la Convivencia en el Aula’ en el Centro Deportivo y Cultural La Petxina de Valencia, una cita en la que se reúnen profesionales de diferentes ámbitos para abordar el acoso escolar. Así, se va a tratar esta problemática desde los campos neurocognitivo, educativo, neurolingüístico, pedagógico, legal, psicológico y psicobiológico.

[Img #25181]

 

El acoso escolar es un problema que debe ser abordado desde distintas perspectivas. De ahí la celebración, por segundo año, de la ‘Jornada para la Convivencia en el Aula’ en Valencia. En este evento, organizado por Loftalento y Fundación Edukar Ahora, va a participar el neuropsicólogo José Mazón; la coordinadora de la Sección de Menores de la Fiscalía Provincial de Valencia, Consuelo Benavente; la policía nacional y experta en coaching, Carmen Úbeda; el profesor de la Universitat de València y mediador escolar, Carlos Caurín; la directora de ‘Aktua3’ y experta en coaching de desarrollo y liderazgo, Ascensión Garrido; la pedagoga y formadora en Programación Neurolingüística (PNL) y coaching, Mª Carmen González, y el doctor en Filología y especialista en coaching y Programación Neurolingüística, Sergio Amorós.
 
Según el cofundador de Loftalento y Fundación Edukar Ahora, Sergio Amorós, “las jornadas no se dirigen contra el acoso escolar, sino a favor de la convivencia. Por eso, tratamos esta temática desde diversos puntos de vista: la neurociencia, los métodos adversariales (tribunales) y no adversariales (mediación) o aquellos que tienen que ver con una visión más integral de las personas como el coaching sistémico o la Programación Neurolingüística. Desde aquí, se aportan herramientas para generar nuevos patrones de actitud y para acompañar a las personas en esta situación”.
 
En este sentido, Amorós explica que trabajan para que niños, padres y profesores adquieran unas reglas básicas y las desarrollen. “No ponemos tiritas sobre las personas, sino que les enseñamos a cómo gestionar el acoso escolar. Básicamente a que consigan respetar la singularidad de cada uno, un concepto primordial para aprender a convivir”.
 
En cuanto a los niños, estas entidades pretenden que asimilen herramientas para salvar las adversidades, de manera que abandonen los roles de acosado o acosador. Así pues, Amorós indica que cada niño y cada niña “es un mundo, por lo que no existe la fórmula exacta para que deje de desempeñar esos papeles. Hay una alarma generalizada sobre el acoso y no todo lo es, pues este existe cuando hay una repetición continuada de la acción y quien lo recibe no tiene la capacidad de resolverlo”. También añade que una de las raíces de esta situación radica en que los menores de ahora “se esfuerzan poco, en general, por conseguir lo que quieren y, ante su insistencia, se lo damos todo hecho. Esto les lleva a generar menos mecanismos de resilencia y a no tolerar la frustración”.
 
Trabajar con el entorno
 
Asimismo, Loftalento y Fundación Edukar Ahora trabajan con el entorno, es decir, con los padres, los profesores y los llamados cómplices, que son todos aquellos alumnos que presencian la agresión, pero no denuncian. “Todos ellos son parte del sistema y es conveniente que contribuyan a él con comportamientos que impulsen la convivencia. Por ejemplo, que los padres dediquen tiempo de calidad a sus hijos, que los profesores tomen conciencia de su papel de gestores de personas y la necesidad de formarse para ello, y que los ‘cómplices’ vean que la verdadera fortaleza radica en posicionarse en contra del desequilibrio y de lo injusto”, valora Amorós.
 
El especialista en coaching resalta que los menores son el resultado de nuestras acciones como sociedad y que si queremos un cambio sería conveniente que los progenitores modificaran sus hábitos. En este sentido, apunta que una de las acciones más eficaces sería combinar exigencias y premios con los hijos, “verbalizar tanto lo orgullosos que se sienten de ellos como que no han hecho lo suficiente en alguna materia”.
 
En resumen, el cofundador de Loftalento y Fundación Edukar Ahora destaca que si se trabaja desde el germen de la sociedad (los niños) “conseguiremos que los adultos del mañana sean capaces de gestionar sus emociones, planificar su vida y, en general, ser felices”.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress