Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Casas
Miércoles, 4 enero 2017
Arquitectura

Ámsterdam, más que sexo y drogas

La majestuosidad de las construcciones históricas (muchas de origen religioso y hoy desacralizadas) y de aquellas más modernas, que albergan desde cultura y conocimiento hasta tecnología y ciencia, de Ámsterdam invitan a ampliar el espectro preconcebido y limitado a la prostitución y al cannabis de su Barrio Rojo y a visitar una de las ciudades más importantes de Europa.

[Img #24960]Es un clásico, cuando comunicas a tu entorno más joven que vas a viajar a Ámsterdam, que te pregunten jocosos: “¿vas a ir a practicar sexo o a fumar porros?”. Y era justo eso lo que menos me atraía de la idea de visitar la capital de los Países Bajos, aunque sea uno de los principales motivos turísticos para miles de personas cada año (la prostitución legal, por ejemplo, mueve más de 2.500 millones de euros en el país y Ámsterdam es la única que la permite en escaparates), pese a concentrarse, principalmente, en su conocido Barrio Rojo (cada día más empequeñecido).

 

Porque la ciudad más grande de Holanda, centro financiero y cultural de trascendencia internacional, no podía centrarse en mi mente solo en esos dos aspectos. No. Ámsterdam, fundada en el siglo XII como un pequeño pueblo pesquero, supuso para mí un orgasmo (nunca mejor dicho) de arquitectura. Edificios y construcciones emblemáticas en cada rincón de la ciudad. Un centro histórico mayoritariamente del siglo XVII y uno de los más grandes de Europa, encadenado en su casco antiguo por canales concéntricos de gran valor cultural.

 

[Img #24963]Gran bagaje histórico muy unido a la religión que hoy ha quedado reducido al esqueleto de sus edificios, ya que la mayoría de ellos han sido desacralizados a lo largo de los años (como sucede en el resto del país) en pos de su valor arquitectónico. Y por ello es extraña la sensación de desconcierto al atravesar la puerta de una iglesia y poder encontrar desde una exposición de un símbolo sexual como Marilyn Monroe hasta una multitud de personas bebiendo cerveza y usando juegos de mesa.

 

Cambios de usos y modernas construcciones destacan en Ámsterdam para un impresionado visitante como yo, que tuvo que hacer un listado de aquellos edificios más interesantes (cuyos contenidos también lo fueran) que no podía dejar de conocer de cerca y que se centró en cinco elecciones.

 

Rijksmuseum. Reabierto al público en 2013 tras la reforma de Cruz y Ortiz Arquitectos, se trata del museo más importante del país y cuenta con una exposición de más de 8.000 pinturas, una rica colección de arte egipcio y asiático y objetos dispuestos en 80 galerías. Entre sus obras más admiradas se encuentran cuadros de los grandes maestros de la pintura holandesa de la talla de Rembrandt, Vermeer y Hals. Pero las obras estrella del museo son, sin duda, La ronda de noche, La novia judía, El árbol de Jesé y La muerte de los inocentes, todas ellas del primero.

 

Museo Stedelijk. El edificio original data del siglo XIX y fue diseñado por Adriaan Willem Weissman. El de acceso, anexado en 2012 al anterior, fue diseñado por Benthem Crouwel Architects y acoge una de las colecciones más ricas del mundo de arte moderno y contemporáneo con más de 90.000 obras. Incluye trabajos de los artistas más destacados de los movimientos del arte moderno como el impresionismo, el fauvismo, el cubismo y el expresionismo.

 

Science Center Nemo. Diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano y abierto al público en 1997, consta de cinco plantas de exposiciones interactivas de ciencias y es el mayor centro de esta rama del saber humano de los Países Bajos y el más visitado del país, con más de 500.000 visitantes al año. Como curiosidad, cabe destacar que ha tenido cuatro nombres desde que el anterior museo ubicado en este mismo lugar fuera erigido de manera humilde en 1923 y que hacen referencia a las diferentes temáticas de su contenido cultural: el trabajo, la tecnología, la modernidad y, finalmente, la ciencia.

 

[Img #24961]Biblioteca Pública de Ámsterdam. La biblioteca más grande de Europa fue diseñada por el arquitecto alemán Jo Coenen y abierta al público en 2007. Encabeza una red de 27 bibliotecas que recibe el nombre de Openbare Bibliotheek Ámsterdam (OBA, Biblioteca Pública de Amsterdam) y recibe un promedio de 7000 visitas diarias. Fue concebida como centro de encuentro cultural y en ella se desarrollan numerosas actividades para promover la educación, la lectura y el conocimiento entre todos los sectores de la población de la ciudad. Se trata de un edificio de diez plantas con una superficie total de 28.500 m2 (casi tres campos de fútbol), que cuenta con 1200 asientos y 600 ordenadores. Y, además del uso de biblioteca, añade un auditorio, una sala de exposición, el Museo de la Biblioteca, el Museo de Gerard Reve y 2.000 plazas de aparcamiento para bicicletas.

 

EYE Film Institute Netherlands. Diseñado por el estudio vienés Delugan Meissl Ass, fue inaugurada en 2012 y es probablemente uno de los mejores museos de cine del mundo. De hecho, más que un museo, parece un templo del séptimo arte, que registra una colección de películas de fama internacional y que abarca toda la historia del celuloide, desde el mudo hasta las producciones digitales más actuales.

 

Begijnhof (bonus track). Regresando al centro histórico, cuando pasas por la plaza Spuplein, ves una casa marrón que rompe una hilera de casas blancas y que alberga un pasaje que conduce a este patio, que hace ‘posibles’ los viajes al pasado. Este es uno de los lugares más fascinantes de la ciudad de Ámsterdam, un patio medieval que data de 1346 y en el que vivía una hermandad femenina católica caica: las beguinas. Es admirable el portal 34, que indica la ubicación de una casa con fachada de madera, la más longeva de la ciudad, construida a principios del siglo XVI. En el centro del patio se encuentra la Engelse Kerk, la iglesia del siglo XV a la que asistían las beguinas y que, tras la Reforma protestante, fue expropiada y transformada en 1665, tras unir dos casas, en una capilla que se convertiría en la primera iglesia clandestina de la ciudad.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress