Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Patricia Moratalla
Miércoles, 5 octubre 2016
Empresa

¿Eres un inconformista?

Cuando dos personas inquietas y emprendedoras se unen las ideas fluyen por los cuatro costados. Las sinergias se fusionan para inspirar a otros que están pensando en crear su propia empresa, en dar ese paso pero que no se atreven o, que ya lo han hecho, pero necesitan dar la pincelada final. Para ello, se ha de ser inconformista, como Josef Ajram e Isra García, dos emprendedores de corazón a la vez que “ultraman” que participaron en la primera edición de Valencia Connect a la que también asistió 360 Grados Press.

[Img #24669]

 

En una de las charlas que Josef Ajram ofreció en una universidad preguntó a la gente qué quería ser de mayor: el 70% le reconoció que soñaban con aprobar una oposición y ser funcionarios, un dato extrapolable al resto de estudiantes universitarios y que ha salido en varias noticias. “Me escandalizo con esto. Por eso, no queremos que sea una aspiración para nuestros jóvenes”, comentó durante su charla en Valencia Connect, un encuentro de emprendedores que se celebró por primera vez en Valencia el pasado sábado 1 de octubre.

 

Para quien no conozca a este chico de 38 años, tatuado hasta la médula, Ajram es uno de los ‘day traders’ más famosos de España, si no el que más. “Yo soy un inconformista”, señala a raíz del título de la ponencia y del libro que ha escrito junto con su amigo Isra García, allí también presente. “En 1999 dejé la universidad porque el decano me dijo que la Bolsa no la iba a aprender en allí. Una frase que cambió mi vida. Como el activo más importante de mi vida es el tiempo, dejé ADE y me dediqué a algo que es difícil pero que se me daba muy bien: comprar barato para vender caro”, continuó.

 

Tanto Josef como Isra se definen como inconformistas, una palabra que da nombre al libro que han escrito para definir al nuevo emprendedor/empresario, un nuevo perfil que no se detiene, que sabe lo que es como persona y como emprendedor; es decir, que hay que ser tan bueno trabajando como viviendo la vida. Tener un equilibrio.

 

Y, además, que aprende a perder. “La Bolsa te enseña eso mismo –incidió Ajram –Hay nueve millones de españoles que operan en el mercado bursátil, cinco de ellos en bancos. Se negocia entre tres y cinco millones de euros al día en España y hay gente que pierde mucho dinero”. Por eso, cuando se monta un proyecto empresarial hay que plantearse cuánto se va a perder y seguir la máxima “pérdida limitada, beneficio ilimitado”. A todo esto se une, según el ‘day trader’, que la bolsa enseña a ser eficiente, achacando la baja productividad al principal mal de la sociedad empresarial actual: los horarios.

 

En este sentido, Isra García introdujo un término que maneja con mucha habilidad, la ultra productividad, esto es, ser eficientes con el tiempo que se trabaja. “La gente debe adueñarse de su tiempo. Todos tenemos 24 horas y muchas veces nos preguntamos cómo a una persona le puede dar tiempo a sacar 10 proyectos, hacer deporte e ir a recoger los hijos al colegio. La clave está en cómo se distribuye tu tiempo”, apuntó, poniendo como ejemplo ineficaz las jornadas en las que hay que estar ocho horas postrado en una silla delante del ordenador independientemente del trabajo que se tenga o las reuniones de más de 20 minutos.

 

“Si tienes tiempo puedes desarrollar tu pasión, en mi caso hacer pruebas deportivas extremas de ultrafondo (triatlones extremos)”, agrega Josef Ajram, quien relata cómo en 2001 dejó el trabajo que le apasionaba, la Bolsa, para convertirse en autónomo. “Ya no trabajo 16 horas al día y puedo compaginar dos aspectos tan distintos: ultraman y day trader”. De ahí que su eslogan sean las siglas WITL (“Where is the limit?”).

 

[Img #24670]

 

La historia de Isra García va por un camino muy similar. Trabajaba en una fábrica textil en Alcoi de 6 a 18 horas habiendo dejado previamente el instituto. “Un día, de repente, pensé si quería seguir así el resto de mi vida y di mi primer paso, estudiar”, cuenta, y la vida le acabó conduciendo a Manchester donde, pese a no saber inglés por aquel entonces (y que asegura ser su “ventaja competitiva” porque se esforzó más), descubrió el marketing, su ‘expertise’ actual. Isra lleva ocho años conectando empresas con profesionales en todo el mundo, posee su propia empresa -un proyecto sobre economía colaborativa-, una iniciativa educativa y una agencia para asesorar proyectos en Latinoamérica. Y también realiza actividades deportivas de “ultraman”. Casi nada.

 

Retomando estas carreras de ultrafondo, para conocerlas mejor, Josef Ajram explicó que su tercera carrera fueron 250 kilómetros en el Maratón Des Sables. Consiste en seis etapas en el desierto con una mochila a la espalda. El cuarto día había que recorrer 70 km y no podía, por lo que cambió la estrategia: fraccionar objetivos. “Me propuse que sólo iba a beber agua, que es lo más preciado en el desierto, cada 15 minutos, no cuando hubiera una parada técnica. Por lo que no hice las cosas como tocaba, sino que llevé a cabo pequeñas metas”, indicó mientras afirmaba que todo lo que había aprendido en estas pruebas las había puesto en práctica en su vida profesional.

 

Algunas pautas para un “inconformista”

 

Isra García y Josef Ajram ofrecieron también una serie de claves para emprender y para ganar en productividad. Entre ellas destacan:

  • Tener iniciativa. Lo más importante en los negocios son las decisiones, que se deben tomar en 60 segundos, si no, fuera.
  • N-1/N+1. Todos tenemos la “mala suerte” de añadir una tarea (N+1) a la agenda, por lo que no llegamos al final del día. Hay que tener la habilidad de eliminar al menos una (N-1).
  • El límite máximo de enfoque del ser humano son de 90 minutos. En ese tiempo es cuando más productivos somos (sin móvil, sin moscas que sobrevuelen, sin distracciones).
  • Crear listas decisivas para optimizar el tiempo: de cosas específicas y objetivos; de lo que tienen que hacer otras personas; de objetivos a largo plazo, medio y corto; de proyectos que se están desarrollando; de recursos que se necesitan.
  • Delegar en nuestro equipo: contar con un ‘dream team’ de gente.
  • Creer en uno mismo, para lo cual hay que preguntarse: ¿Qué quiero ser de mayor? ¿En qué soy bueno/a?
  • Analizar los porqués y actuar cuando cometemos errores, ya que éstos son nuestro mejor maestro.
  • Saber cuáles son nuestras habilidades núcleo, aquellas que sabemos hacer mejor que nadie.
  • Crear una marca personal, bien a través del branding (Isra García) o bien a través de los canales de comunicación y redes sociales (Josef Ajram).

Prácticamente todo ello se puede resumir en que todo lo que hacemos comunica y que el mejor marketing que existe para una empresa es el compromiso. 

Estos inconformistas concluyeron con una pregunta: “¿Puede una persona con sobrepeso atravesar los Alpes corriendo?”. La respuesta es tan sencilla como que en equipo todo es posible.  

@_Guiomar_

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress