Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Manuel García-Otero
Miércoles, 3 febrero 2016
Butacón del Garci

El 20-D quedó muy lejos

Millones de españoles habían señalado el 20-D como la fecha del punto de arranque para un país mejor. Casi dos meses después, nada queda de aquella luz que vimos encendida. España sigue encajonada en chiqueros, pasan los días y el vértigo se incrementa cuando nos asomamos al abismo que deja la pendiente. Este país se ha quedado sin barreras de sujeción y se enfrenta al riesgo de caer al primer ramalazo de viento. La clase política, con sus disputas y su diálogo de trapo, alimenta la parálisis lanzando bidones de gasolina en el fuego.

[Img #23696]La responsabilidad de los políticos que nos gobiernan es nula, un bebé esgrimiendo un biberón es mucho más responsable que el presidente de este país. Rajoy y sus respuestas vacías se aferran al pasamano de la escalera de Moncloa con persistencia y es capaz de negar su mano al ofrecimiento del Jefe del Estado para que se lance al ruedo de la investidura, pero Rajoy es manso y prefiere el calor de las tablas al enfrentamiento. Tendría que explicar muchas cuestiones con barro de corrupción y eso resta votos.


Los demás gallos se miran con hostilidad, encelados por el poder, haciendo cuentas con números de cristal, con lenguas de alambres de espino y un corazón de acero frío como una noche de la Antártida.


[Img #23695]El líder socialista, mientras, luce capa de supermán carnavalero y busca hacer faena en una mesa llena de tahúres. No se sabe si es un valiente o un insensato. Dio un paso al frente y todos le miran. Muy pocos le van a tender la mano, muchos le dispararán. Huele a quemado en Las Cortes.


En la calle, el ciudadano espera. España es una gigantesca sala de urgencias, donde el tiempo conduce sin carnet y las paredes huelen a enfermedad.


España se arranca la piel de puro aburrimiento, nunca pasa nada porque lo peor siempre sucede a los de siempre. El 20-D quedó muy lejos y mañana será otro día. En este país todos se esconden detrás de las cortinas.


@butacondelgarci
Foto: Carmen Vela

 

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress