Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Manuel García-Otero
Miércoles, 4 noviembre 2015
Butacón del Garci

Es tiempo de nosotros

Marcar como favorita

En la boca de un nido de cobras, el mortal más insensato cuenta hasta diez para meter su mano. Mejor forrar tu mano con malla de acero y luego actuar antes de que el veneno de la codicia te destroce. La prudencia es prima hermana de la inteligencia, pero los estúpidos huyen de los prudentes como los gatos del agua hirviendo; los estúpidos son parientes de los audaces descarriados, esos que solo usan el cerebro para hacer acopio de papel higiénico e inventan la manera de dañar a los prudentes. Los audaces y los estúpidos odian a los prudentes.

[Img #23172]La vida es un revoltijo de lunas y sueños desgarrados, palabras que arrastra el viento y arrasan bosques y corazones. La vida, muchas veces, no tiene números pares, solo promesas desperdigadas, retales rotos y libros quemados.

 

El hombre rompe los espejos porque no quiere mirar qué hay detrás de aquel que nunca conoció, y era él mismo que jamás le sonríe. El hombre es una estrella ciega que no cuenta los minutos y siempre ve el futuro más allá de su mañana.

 

[Img #23171]El hombre tiene miedo de los fuertes y no conoce al que mañana será tu amigo. El hombre es el principal enemigo del hombre.

 

La historia de Abel y Caín fue la primera fábula que conocimos y nadie aplicó sus enseñanzas. Seguimos matando al hermano que sonríe y te da agua. La ambición cuando transpira se mimetiza con la estupidez. Igual que la codicia. Caín viste de traje gris y corbata de seda, le reconocerás por su sonrisa prestada y la mirada de hielo.

 

En mi país siempre amanece aunque muchos lo niegan. En este país el dolor se pasea por las calles, llama a tu puerta y tú siempre le abres. En este país la mentira no tiene horas y ni atardeceres, solo papeles quemados en nombre de nadie.

 

Ya es tiempo de reconocernos, lo dice el arco iris que hemos visto y se escondió con los primeros disparos. Lo dice la sangre que hemos derramado y el dolor de nuestras manos. Es tiempo de nosotros. El reloj marca una buena hora y en la otra esquina espera una sonrisa.


@butacondelgarci

Foto: Carmen Vela

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress