Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Marcos García Martí
Miércoles, 21 octubre 2015
Clásicos del Cómic

Aleksis Strogonov: Tintín en la Revolución de Octubre

Tienen el cómic galo un talento especial para enfrentarse a los acontecimientos más trascendentales de la historia y convertirlos en escenario para tebeos –o BDs como dicen ellos- de lo más interesantes. La habilidad no es patrimonio de los franceses y algunos creadores patrios como Paco Roca son también hábiles retratistas del drama histórico. De hecho el protagonista de esta semana, aunque francés, tiene orígenes españoles. Su nombre es Emile Bravo y de sus lápices surgió a principios de los noventa una auténtica maravilla de nombre ruso: Aleksis Strogonov.

[Img #23091]Con la ayuda del guionista Jean Régnaud, Bravo ha creado una historia inspirada en los cómics clásicos de aventuras europeos, heredera directa del Tintín de Hergé pero con una carga de ironía muy contemporánea. El álbum cuenta la historia Aleksis y de su hermano Oleg, dos idealistas revolucionarios que tienen la misión de instaurar un soviet en un pueblo perdido de Bielorrusia. Pero las aventuras de Strogonov no terminan aquí. Viajará por la convulsa Europa de entreguerras y asistirá a los acontecimientos más relevantes de la pasada centuria.

 

[Img #23088]En Las auténticas aventuras de Aleksis Strogonov la historia del siglo XX le da la mano a la picaresca en un título que recuerda muchísimo a las sátiras de la literatura eslava. Y es que en Strogonov hay mucho del entrañable soldado Svejk y de su crítica al militarismo y al nacionalismo que llevó a Europa al borde del colapso.

 

Hijo de padres, Emile Bravo se hizo un nombre trabajando en Spirou y recopilando alabanzas por su saga de Jules. Reconocido como un dibujante de escuela clásica y limpias líneas claras, sin florituras ni barroquismo, con un estilo que recuerda a los grandes maestros de la industria franco-belga. Bravo tiene un estilo personal, poco frecuente en el tebeo de hoy en día, que permiten reconocer rápidamente sus obras gracias a un realismo muy personal, con trazos vagamente caricaturescos y una composición sobria y atractiva.

 

Aleksis Strógonov es un héroe a su pesar, descreído como el viejo Corto Maltés pero si su melancolía. Pragmático, sincero, sencillo, divertido y, sobre todo, honesto. A través de estas verdaderas aventuras nos invita a comprender que cualquier tiempo pasado no fue en absoluto mejor y que la intolerancia, el egoísmo y la violencia son un enemigo viejo al que siempre hay que plantar cara con una irónica sonrisa.


@elplumilla

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress