Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Manuel García-Otero
Miércoles, 21 enero 2015
Opinión

España siempre llovió sangre

Marcar como favorita

España siempre llovió sangre y su gente siempre saludó a la mañana con un quejido rancio de dolor. Los viejos de este lugar no se extrañan ya por el dolor y la sangre. Los viejos no conocen apenas otra cosa que un llanto disfrazado de sonrisa y el regusto agrio del sudor que sabe a esfuerzo.

[Img #21374]En este país de piel áspera de tanto acariciar la tierra, el poderoso dispara siempre a la cabeza de los débiles y luego asiste a las plegarias. El amor es un canto rodado que se esconde en la maleza y las nubes se rompen en la primera arremetida del viento. El pueblo camina sin ver su sombra y nadie da señales de vida firme porque antes ha de cumplir con el precepto de sumisión debida.

 

Somos un pueblo que habita con sus miedos encerrados y no conoce otra cosa más allá de los barrotes. Somos un bosque que no conoce árboles y los pájaros no vuelan si antes no le han escrito a fuego su ruta.

 

[Img #21377]Somos una suma que nunca llega, una visión imaginada que siempre duerme, una palabra que nadie escribió porque los sueños no se velan: se vigilan. Somos una manada de lobos que busca la comida en este largo invierno y solo encuentra agujas de hielo en este monte que nos tienen asignado.

 

Nuestros hijos emigran para buscar un trozo de futuro y los demás quedamos en esta plaza llamada indiferencia con las preguntas del silencio mordiéndonos las entrañas. Nos mata el dolor por dentro, la frustración de saber que la justicia es una viuda negra cargada de veneno y la ley una nube que nos descarga llanto.

 

Vivimos en un país de frases de plástico y risas envasadas, de luces de neón y abrazos hipócritas. La mentira reina en un territorio de miradas de acero y promesas bañadas en ceniza. Un país prisionero de su gente que busca el mar y no rompe murallas. Un país de espinas sin rosas, gargantas sin voces, de gritos sin respuestas. Un país que es viejo y quiere amanecer y no nos dejan.


@butacondelgarci

Foto: Carmen Vela

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress