Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Casas
Miércoles, 17 septiembre 2014
Exposición y gastronomía

Comilona al vapor que deviene en arte

Marcar como favorita

Las sinergias que se establecen entre el arte y la gastronomía gourmet se hacen cada día más evidentes en un país en crisis en el que ambos sectores han quedado reducidos al interés de expertos y verdaderos aficionados. Esta semana 360 Grados Press visita una exposición que todavía no se ha creado, una muestra que se cimentará en una acción tan social como lo es una buena comilona.

[Img #20676]¿Qué pueden conseguir un cocinero popular, otro de alta cocina, un cineasta, un escultor, un crítico gastronómico venido a fotógrafo, un pintor ahora bodeguero, un profesional del montaje de mesas para celebraciones, un arquitecto y un curator? Pues simplemente algo sorprendente y de elevado interés cultural. Sinergias desde campos tan diferentes y a la vez tan conectados para conformar las bases de una exposición que todavía no se ha preparado, pero que comenzará esta semana a recibir comensales como eje central y de arranque de la exhibición.

 

¿Comensales? Así es. Al vapor. En torno al arte y la gastronomía partirá de una comilona popular para la que se prepararán cazuelas de más de 200 kilos de mejillones o clóchinas valencianas y que destaca y valora el grado de sofisticación tecnológica que supuso la técnica de cocción al vapor para el mundo de la gastronomía. Ese “gran salto cultural” que ya realizó el comisario Dan Cameron hace casi veinte años en el Museo Reina Sofía de Madrid a través de la concepción que el antropólogo belga Claude Lévi-Strauss desarrollaba en su ensayo Lo crudo y lo cocido (1964).

 

[Img #20677]Tras el convite en el exterior del Instituto Valenciano de Arte Contemporáneo (IVAM), que será rodado y fotografiado, las cáscaras sobrantes serán higienizadas. El escultor que colabora se encargará de crear después una serie de piezas para el interior del museo, que se combinarán con las imágenes y vídeos recogidos el día del ágape y otras obras artísticas que juegan entre la creación culinaria y la actividad de la naturaleza, como los fósiles de hortalizas en piedra caliza. El resultado será una exposición que se podrá visitar en el IVAM hasta el 9 de noviembre.

 

El comisario de esta acción – todavía no expositiva - , Juan Lagardera, se plantea interrogantes con esta performance, se pregunta sobre la naturaleza artística de la gastronomía, principalmente con la emergencia en los últimos años de la creatividad de la nueva cocina. Cuestiones y valoraciones comparativas conformadas, sobre todo, desde polémicas como la que protagonizó el prestigioso chef Ferran Adrià al ser seleccionado en 2007 para participar en la muestra de arte contemporáneo Documenta, que se celebra en Kassel, Alemania.

 

[Img #20680]“Esta exposición hará reflexionar sobre las fronteras entre el arte y la gastronomía, desde sus polinizaciones hasta sus límites”, adelanta Lagardera, que habla también de paradojas y confrontaciones. Como sucede con la clóchina, que pasará de ser un mero alimento a una pieza artística, gracias a la mediación de un artista. “Contraponemos el alimento con el objeto artístico, la mesa popular con la del estatus, lo lúdico con lo sacralizado”. Incluso se atreven a intercambiar los papeles de algunos artistas y cocineros: revelan la condición de creadores de alimentos de algunos artistas y, a la inversa, será fácil encontrar a críticos gastronómicos que ejercen de virtuosos del arte. “Todo se va a dislocar”, augura el comisario.

 

Recreación de los sentidos en los restaurantes gourmet

Este concepto artístico innovador a nivel museístico ya lleva algún tiempo tratando de extenderse hacia sus partenaires gastronómicos: los bares y restaurantes gourmet. Ya es una realidad para la alta cocina de chefs de la talla de Ferran Adrià o del inglés Heston Blumenthal, cuyos comensales tienen la oportunidad de vivir experiencias que tienen que ver mucho más con una “recreación de los sentidos y de la memoria organoléptica” que con llenar el estómago – mucho más difícil de conseguir. Arte y gastronomía. Ámbitos vivos que se entrelazan, se fusionan y pueden conseguir resultados exquisitos y muy reveladores de tipo experiencial.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress