Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miriam Reyes
Viernes, 11 julio 2014
TWITTERVISTA

"Añoro los tiempos en los que todo lo que contabas era el resultado de hablar con seres humanos"

Desde bien jovencita la periodista Mercedes Gallego salió de España para trabajar en el extranjero como corresponsal. Primero México y Centroamérica para después acabar en Nueva York donde lleva ya quince años. El 11S, la invasión de Irak, el huracán Katrina o el terremoto de Haití son algunos de los acontecimientos que le ha tocado vivir desde su profesión. Simpática y risueña, Mercedes nos ha dedicado unos minutos en esta su primera twittervista.

[Img #20433]Para romper el hielo... ¿Cómo llegaste a Nueva York? ¿Fue una elección propia? ¿Por qué allí?

Yo estaba de corresponsal colaborada para México y Centroamérica cuando el director de El Correo me ofreció un puesto de plantilla en la redacción haciendo reportajes. Le di las gracias y le dije que prefería seguir en el extranjero. Se quedó muerto. “Ya, y a mí también", me contestó malhumorado. Pensé que había matado mis posibilidades de prosperar en el periódico, pero al año me ofreció Nueva York.

 

Llevas veinte años fuera de España y casi todos en Estados Unidos.¿Qué es aquello a lo que más te costó acostumbrarte?

Sí, estuve cinco en México y llevo quince en Nueva York. Hay muchas a las que todavía no me he acostumbrado, como ir por la vida con el vaso de café en la mano y comiendo de camino… (risas). Lo que me indigna es la rigidez de los estadounidenses, su amor por las reglas, la intransigencia y ese pequeño policía que todos llevan dentro.

 

Has sido testigo del 11S, la invasión de Irak, el huracán Katrina, el terremoto de Haití… Se me ponen los pelos de punta… Debió ser duro

Ya sabes lo que se dice, lo que no mata fortalece, y es una gran verdad.

 

En tu web dices: "Me tomo la vida como un maestro y el mundo como un aula”. ¿Cuál es tu mayor lección aprendida todos estos años?

Uf, son demasiadas para mencionar una sola, pero lo intentaré. Todas suenan a tópico… Que no somos nada, nos tomamos a nosotros mismos demasiado en serio, cuando somos una milésima de punto en el universo, y… generalmente todo lo que nos rodea es más importante que nosotros mismos. Lo nuestro es pasar, ya lo decía Machado. También he aprendido que de lo que más se aprende es de las personas simples en su batallar diario y en situaciones extremas, no de los que intentan deslumbrarte con un pico de oro para que pienses que saben mucho y son muy inteligentes.

 

¿Cómo dirías que han afectado las redes sociales a la cobertura desde las corresponsalías?

Sin faltar a lo presente, creo que han simplificado demasiado la información y la han vuelto más superficial. Ahora lo importante es ser el primero, en vez de ser el que mejor contrasta la información. Me gustaría poder confiar más en lo que leo. También añoro los tiempos en los que todo lo que contabas era el resultado de hablar con seres humanos, en vez de leer por internet. Debo sonar a dinosaurio (risas). Es que para mí lo bonito de este trabajo es conectar directamente con la gente, no con la pantalla de un ordenador.

 

¿Qué diferencias encuentras entre el periodismo estadounidense y el español?

El periodismo estadounidense es mucho más serio, más riguroso y más profesional. Continuamente veo trabajos concienzudos para radio o prensa en los que el periodista se ha pasado seis meses trabajándose un solo tema. Eso es impensable en España … Tienen un departamento de facts checking que se dedica a cotejar todos los datos y a llamar a los entrevistados para asegurarse. Lo que sale publicado es riguroso, no les duele citar a otros o darles crédito en que fueron los primeros en dar algo ni se rasgan las vestiduras por sacar una fe de erratas cuantas veces sea necesario, incluso para corregir menudencias.

 

Cuánto nos queda por aprender…

Sí, lo malo es que en España vamos para atrás…

 

Después de una etapa en el extranjero, ¿te imaginas volviendo a trabajar como periodista en España?

Supongo que podría hacerlo si fuera para estar en un proyecto con gente comprometida con el verdadero periodismo que se está perdiendo

 

Venga, una facilita ahora… ¿qué es lo que más echas de menos de España?

La gente, que es lo único que importa. La buena gente, la que te quiere y la que se toma la vida con humor, como mis gaditanos. Pero si te soy sincera, he aprendido a vivir con lo que tengo. Si me volviera a España echaría de menos a mis amigos de aquí , como eché de menos a mis amigos de México cuando me vine. Tengo el corazón partío y los pedacitos desperdigados por el mundo.


Este vídeo http://bit.ly/TTlGyS es un pequeño homenaje a todos los que estáis fuera. Espero que te guste :-)  

¡Gracias! Ya es hora de que los anuncios nos presenten a gente real, en vez de modelos imposibles o mentiras flagrantes.

 

Muchas gracias por tu tiempo. La próxima entrevista en persona, sin pantallas de por medio, ¿te parece? ¡Un abrazo!

¡Hecho! Gracias por iniciarme en la #twittervista ! Y sobre todo, por vuestro interés en la gente real.


 

 

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress