Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Marcos García
Miércoles, 18 junio 2014
Clásicos del Cómic

DMZ: Apocalipsis en NYC

DMZ es un acrónimo anglosajón utilizado con frecuencia en el lenguaje militar y, también, en el de la tecnología. DMZ significa Demitilarized Zone y en los dos ámbitos hace referencia a una zona segura en la que no hay elementos hostiles. Con ese concepto, el de Zona Desmilitarizada, el guionista Brian Wood construyó a principios del siglo XXI una historia en la que un periodista de guerra debía desarrollar su trabajo en el peor escenario posible: una nueva guerra civil en su propio país.

[Img #20285]


[Img #20289]DMZ nos hace avanzar apenas unos años en el futuro para mostrarnos cómo EEUU vuelve a estar dividido en dos. Los autodenominados Estados Libres de América han convertido el centro del país en una nueva nación desde cuya capital en Montana llevan un tiempo poniendo en jaque al gobierno federal. La segunda guerra civil está estancada y el frente apenas se ha movido de la línea del Río Hudson. Allí, entre un bando y otro, la isla de Manhattan es una tierra de nadie. Una zona desmilitarizada donde la ciudad que nunca duerme se ha convertido en una ruina en la que resuenan los ecos del conflicto mientras los ciudadanos que todavía sobreviven se hayan inmersos en su propia guerra por seguir adelante.  


Matty Roth es el becario de la cadena Liberty News. Un becario con suerte, o eso cree él, puesto que gracias a sus contactos familiares ha logrado que lo asignen al equipo del periodista estrella de la cadena. Sin embargo su suerte se extingue en el momento en el que una milicia local asalta el helicóptero en el que los periodistas sobrevuelan la isla de Manhattan y Matty se encuentra sólo en el centro de la DMZ. Él es el único periodista en el interior de la ciudad y, pese al shock inicial y al miedo que le supone estar aislado en un entorno hostil, poco a poco irá ganando confianza en sí mismo y se decidirá a cumplir con su deber de informar, llevándonos a recorrer los más sobrecogedores espacios de esta isla sin ley ni esperanza.


[Img #20287]Pese a lo que pueda parecer, DMZ es todo un ejercicio de empatía en el que el autor Brian Wood –del que ya hablamos por aquí al hilo de sus Northlanders- propone a los norteamericanos el escalofriante ejercicio de ponerse en la piel de un ciudadano de Oriente Próximo que ve como, de la noche a la mañana, todo aquello que consideraba normal es barrido de un plumazo y la normalidad cotidiana de su ciudad desaparece aplastada por la maquinaria de la guerra. Porque en el fondo DMZ es un ejercicio de provocación. Sobre todo para el lector medio estadounidense que debe plantearse continuamente la incómoda pregunta de tratar de decidir qué haría él en esa situación terrible.


[Img #20286]DMZ se sitúa en la misma línea de otras series que a principios del siglo XXI han revolucionado el panorama del cómic norteamericano para adultos -como Los muertos vivientes o Y El último hombre- haciendo que el lector se asome al escalofriante abismo del apocalipsis. No importa que sea por una epidemia zombi o una guerra total, esta nueva hornada de guionistas parece interesado en obligarnos a reflexionar sobre qué ocurriría si toda la comodidad sobre la que hemos construido nuestra vida cotidiana desapareciese de repente. Una tendencia, por cierto, que tiene muchas posibilidades de convertirse también en un fenómeno televisivo puesto que, después del éxito de The Walking Dead, otros cómics de esta línea como el mismo DMZ llevan camino de tener su réplica en la pequeña pantalla.


Para los periodistas, además, DMZ cuenta con el aliciente de asomarse a la profesión de una manera algo extrema pero interesante. Y es que, si ya de por sí es difícil informar sobre un conflicto sin perder la objetividad, cuando el enfrentamiento es una guerra civil que desangra tu propio país, informar de una manera mínimamente neutra se vuelve una tarea poco menos que imposible.


Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress