Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Montes
Jueves, 5 junio 2014
TWITTERVISTA

"Un corresponsal en el extranjero trabaja las 24 horas al día"

Marcar como favorita

Mónica G. Prieto (en Twitter @monicagprieto) es periodista y lleva más de dos décadas informando de lo que ocurre en diferente zonas del mundo en situación de conflicto, desde el Cáucaso hasta Irak. Su último destino es Beirut. Desde allí concedió una twittervista (entrevista en Twitter) a 360 Grados Press donde nos habló de cómo es su trabajo en Líbano, qué visión tienen allí de nuestro país y nos adelantó su próximo destino: Asia.

[Img #20207]Buenos días Mónica. Antes de nada, gracias por tu tiempo y disponibilidad.

Buenos días a todos. Es un placer para mí estar con vosotros desde Beirut.


¿Cómo llegas a ser periodista allí?

Llevaba desde 2002 dedicada a la región como enviada especial de El Mundo y pasé dos años como corresponsal en Jerusalén. En 2007, tras el despliegue de las tropas españolas en Líbano como parte de UNIFIL decidimos que era un buen destino. Suponía que era una base más eficaz para cubrir Oriente Próximo que Jerusalén donde la cobertura está limitada a palestinos e israelíes.


¿Cuáles son los 'pros' y 'contras' de ser periodista en el extranjero? Beirut no es precisamente una plaza tranquila.

En la zona no hay plaza tranquila pero Líbano aglutina todos los problemas regionales en un país de dimensiones diminutas. ¿Pros? Libertad de movimientos, tener lejos a los jefes (dicho con todo cariño) y vivir historia todo -en mayúsculas- el tiempo.


¿Es cierto eso de que un corresponsal en el extranjero trabaja las 24 horas al día?

Sí, nunca se sabe cuándo estalla un coche bomba, cuándo dimite alguien o se rebela. Tu casa suele ser tu oficina. Siempre estás de guardia y es difícil distinguir trabajo de descanso. Muchas veces la historia sale cuando estás de ocio.


Allí estás con tu familia. Con ese ambiente, ¿sale uno tranquilo de casa?

Hay temporadas. Hace meses parecía que Líbano iba a padecer otra guerra civil. Después, con los acuerdos políticos, mejoró mucho la situación pero la inestabilidad nunca afecta al cien por cien del país, ni siquiera en guerra. Siempre hay sitios seguros al margen de la violencia. Además, a España sólo llegan malas noticias, no suele llegar la normalidad del día a día más allá del atentado.


¿Qué echas de menos de tu ciudad de origen?

¿La verdad? Nada. Hace veinte años que vivo y trabajo en el extranjero. Suelo volver para visitar a la familia y esas visitas son bastante.


¿Qué visión tienen allí de España?

Primer mundo, Europa, fiesta, buen nivel de vida, cercanía con su sociedad... aunque empiezan a entender que hay una crisis. Casi todos los libaneses que conozco han estado o han intentado viajar a España por vacaciones. Hay mucha simpatía.


¿Por qué se nos conoce? ¿Fútbol, fiesta, toros, vino?

No, no tanto, aunque los vinos que convocan las instituciones españolas en Líbano contribuyen un poco al tópico.


Antes citabas sitios seguros de Líbano. Sin pretender que nos los digas, ¿si nos gustaría que nos recomendaras algunos lugares del país?

En Líbano todo puede ser seguro y convertirse en lugar complicado en segundos. Depende de la voluntad de desestabilización. Dicho eso creo que ahora mismo es un destino relativamente seguro. Beirut, Byblos, el sur... Las zonas más complicadas son el norte y el este del país.


¿Algún consejo para los que vayan este verano a ese país?

Que vengan con ganas de fiesta. Los libaneses son muy marchosos y este verano han inaugurado muchas terrazas nuevas. Eso llama mucho la atención: ganas de fiesta, amor por la estética, cómo les gusta aparentar... Hace unos años escribí un reportaje sobre eso y los psicólogos me explicaron que la razón se basa en que nadie sabe si estará vivo al día siguiente como herencia de la guerra civil. De ahí que el espíritu suela ser vivir el presente empleando todos los recursos posibles en ello.


Y para despedirnos, ¿cuál es tu próxima cita de trabajo?

En realidad, después de doce años en Oriente Próximo parto hacia Asia en verano. Me interesa mucho el destino y necesito novedades. Aquí estoy encantada pero Oriente Próximo es un sitio con poco lugar a la esperanza y eso mina anímicamente.


Suerte en esa nueva aventura en Asia. Mientras, te seguiremos leyendo en Periodismo Humano y Cuarto Poder.

Muchas gracias. Seguiremos informando.


Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress