Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Barreiro
Miércoles, 7 mayo 2014
Pelaezleaks

El ave rapaz

Semana de puente en la redacción de Peláez, al menos para el jefe que se ha dedicado a una de sus grandes pasiones: holgazanear. Ya de vuelta, el pasado lunes, el director del periódico de provincias acondicionó su despacho al más puro estilo mafioso con el fin de convencer a Peláez de cometer un asesinato contra… él mismo.

[Img #20017]
Así es este hombre, un ególatra incomparable que quiere iniciar una serie de entrevistas en su propio periódico siendo el primer entrevistado y que se cree capaz de bajar planeando hasta la calle al considerarse un ave rapaz, algo que sin duda es pero, como dice Peláez, solo en sentido metafórico. 


Lunes, 5 de mayo

 

– Peláez, venga a mi despacho y siéntese en ese taburete junto a la barra.
– Jefe…
– ¿Qué?
– ¿Ha puesto una barra con taburetes en el despacho?
– Sí, y grifos de cerveza y vermú. ¿Quiere una o uno?
– No, jefe, quiero trabajar.
– Está bien, pasemos al comedor, allí estaremos más tranquilos.
– ¿Ha puesto también comedor?
– Por supuesto. Mesas con manteles de cuadros y platos de pasta italiana.
– Lo nunca visto... Bueno, jefe, ¿qué quiere decirme?
– Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar.
– ¿Me subirá el sueldo?
– No.
– ¿Me dará vacaciones?
– Tampoco.
– Cualquier cosa que me ofrezca no me interesa, entonces.
– ¿Quiere encontrarse una cabeza de caballo en la cama?
– Jefe, ¿me está amenazando?
– Respeto, Peláez, solo le pido respeto.
– Parece usted un mafioso, jefe.
– Dejé todo eso atrás cuando salí de Sicilia.
– No creo lo que oigo, jefe. ¿Qué me quería proponer?
– Necesito que termine con el director de este periódico.
– ¿Qué?
– Que parezca un accidente.
– Jefe, el director del periódico es usted.
– ¡No me diga!
– Le digo.
– Olvide lo que le he dicho, entonces, me he liado.
– ¿Y ahora qué hacemos?
– Comes espaguetis. Ñam
– Están buenos Ñam

 

Martes, 6 de mayo

 

– ¡Peláez! ¿Qué coño hace?
– Doy cera, pulo cera, jefe.
– Déjelo, vamos a hacer periodismo.
– Encantado, jefe. ¿En qué piensa?
– En mujeres desnudas en bañeras de espuma.
– Me refiero con respecto al periodismo.
– ¡Ah! En recuperar el género de la entrevista.
– Ya hacemos entrevistas.
– Sí, pero no a gente de relevancia, a personalidades incomparables, a seres humanos que cambian el destino de los pueblos, a quienes escriben su nombre con letras de oro en la historia.
– Suena bien, ¿a quién quiere que entreviste?
– A mí.
– ¿A usted?
– Sí, el mundo debe saber mi ideario.
– “La morcilla sosa, sabrosa y picosa”. ¿Se refiere a eso?
– Se olvida del “beberás y vivirás”.
– Jefe, eso es una porquería de ideario.
– Queda despedido.
– Pues me voy si eso significa que no echaré por tierra mi profesión.
– Encontraré a otro como usted.
– ¿Dónde?
– Mire, ahí hay uno.
– Es un gato callejero.
– Al menos sabe maullar.
– Miau.
– Coño, es usted increíble. No se vaya.
– Pues no me haga publicar esa entrevista.
– Hecho.
– ¿Algo más?
– Son las nueve, hora de morcilla.
– Marchando.

 

Miércoles, 7 de mayo

 

– Buenos días, jefe.
– ¿Cuándo coño va a empezar la película, Peláez? Ya me he zampado tres cubos de palomitas.
– ¿Qué película?
– ¿No estamos en el cine, ganapán?
– Jefe, está en su despacho mirando por la ventana.
– ¿La ventana?
– Sí.
– ¿Eso de afuera es la realidad?
– Exacto.
– No hay nada.
– Está todo, jefe, todo. Solo tenemos que salir, verlo y contarlo.
– Está bien, allá voy.
– ¡No!
– ¿Qué pasa?
– No puede saltar por la ventana.
– Planearé hasta la acera.
– No tiene alas, jefe.
– ¿No soy un ave rapaz?
– Solo en sentido metafórico.
– Vaya mierda. ¿Y qué soy?
– Un mamífero.
– Tu puta madre.
– No es un insulto, jefe, es una especie.
– ¿Cómo el cilantro?
– Eso es una especia.
– Me cago en el lenguaje y sus muertos. Toda la vida y aún no hablo bien inglés.
– Hablamos en español.
– ¿Lo ve? Ni siquiera me aproximo.
– Venga, bajemos por el ascensor.
– ¿Como dos putos mamíferos?
– Exacto, jefe.
– Puaj.


Los cables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebook de 360gradospress.

La foto es de @Marga_Ferrer

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress