Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura Bellver
Miércoles, 19 febrero 2014
CRISIS

"La desigualdad social ha vuelto a las facultades y a los libros de economía"

Reconoce que las preguntas de los periodistas son otra forma de conocer qué es lo que preocupa a la sociedad, de ahí que se mantenga entrenado en atender a los medios. Asimismo, afirma que emplea activamente Twitter desde 2009 para expresarse con total libertad. Fue broker líder en España durante nueve años en una empresa de servicios de inversión, pero en 2013 decidió concluir ese capítulo de su vida. Ahora se dedica a observar el mundo desde uno de los blogs de economía más seguidos de este país, así como también compagina la asesoría con la docencia. Esta semana en 360 Grados Press hemos conversado con José Carlos Díez (@josecdiez).

[Img #19544]Según estudios de ESADE, eras el economista más certero en lo que a previsiones se refiere cuando trabajabas para Intermoney. La primera pregunta es obligada: ¿qué va a ser de la economía española en 2014?

Diría que el escenario de un crecimiento del 1% es posible. A mí lo que me preocupa es que estamos entrando en el año con mucha debilidad y que con ese crecimiento no salimos de la crisis. Yo no me creo que el año que viene se haya resuelto todo y ya estemos creciendo un 2% como algunos dicen. Eso sería posible si se cambiasen las políticas económicas. Por ejemplo, el Gobierno dejó de hacer ajuste fiscal en el verano de 2013 y la economía ha parado de caer, pero no se ha cerrado el déficit. Si no se pone a crecer la economía con fuerza, se genera inflación, se aumentan los ingresos públicos y se reduce el déficit… Si éste último se recorta de nuevo, volveremos a entrar en recesión. Eso es algo que está ahí y nadie ha hecho un plan para resolverlo.


Ahora, una cuestión que seguro que no te han planteado nunca: si hoy fueses nombrado ministro de Economía, ¿cuáles serían tus tres primeras medidas?

La primera sería atacar el crédito, que es el principal problema de la economía española en este momento. Para ello, crearía un banco malo pero de hipotecas, así sacaría las que están en riesgo de impago y le quitaría esa carga a la banca, como hizo Roosevelt en 1933, Colombia en 1987, Uruguay en 2002 y Obama en 2009. Hay muchas experiencias que han funcionado bien y, de esta forma, se desatascaría el canal bancario para que volver a financiar a la PYME y crear un ciclo de inversión y de empleo. La segunda sería una reforma fiscal, es decir, establecería un sistema de impuestos bien diseñado para saber cuánto se puede recaudar sin poner en riesgo el crecimiento y la creación de empleo y, una vez hecho esto, ajustar el gasto. Ahora estamos haciendo la casa por el tejado. Y en tercer lugar tocaría algo enfocado en el largo plazo, como el gasto en universidades o el I+D+i y la tecnología. España debería tener un plan a 10 ó 15 años para identificar qué sectores van a tener capacidad de ser competitivos y cómo pueden ser apoyados.

 

En términos generales, ¿hasta qué punto tenéis en cuenta los economistas los costes sociales de medidas como éstas o reducís a la población a resultados económicos?

En condiciones normales, lo tenemos en cuenta muy poco. Antes no estaba, pero la desigualdad social ha vuelto a las facultades y a los libros de economía gracias a esta crisis de gran magnitud y de pobreza extrema. En la base teórica sí se decía que el mercado resuelve pero no distribuye bien. Poco más. Ahora, hace días Lawrence Summers, el catedrático de Harvard y antiguo asesor de Obama, estaba hablando de desigualdad en el Financial Times. Es decir, estamos viendo a grandes economistas volver a poner la atención en el problema de la pobreza extrema. Lamentablemente, en condiciones normales esto no ocurría.


[Img #19543]¿Ha sido, por tanto, necesario pasar por una crisis para que los profesionales saquéis vuestra faceta más didáctica y cercana con la sociedad?

Toca autocrítica total. Yo nunca pensé que esto iba a pasar. Ahora me arrepiento de cosas que dije y leo cosas que escribí y no me gustan. Tengo que pedir perdón como he hecho en el libro y tratar de saber qué está pasando. No es una autojustificación, pero no es una crisis fácil, sino que ha ido mutando. En 2009 pensábamos que íbamos a salir y ocurrió lo de Grecia. Nadie lo esperábamos. Hay que tener mucha prudencia.


¿Qué acciones del Gobierno durante la gestión de la crisis salvarías?

Hay bastantes cosas. Por ejemplo, el fondo a proveedores, que era un problema de comunidades autónomas y de ayuntamientos que el Gobierno central con capacidad para emitir deuda pública lo resolvió. De hecho, la gestión de la emisión de la deuda pública ha seguido siendo razonable. Lo que pasa es que se tarda menos en decir lo que se ha hecho bien porque han hecho infinitas cosas mal.


Justamente, esos aspectos negativos los resumiste a finales del año pasado con la sonada Carta de un economista a Rajoy. Te despedías en ella diciendo “Quedo a su entera disposición y que la fuerza le acompañe”. ¿Has recibido respuesta para bien o para mal?

Bueno, Rajoy no lee El País, sino sólo Marca, ¿no? (risas) Diría que el problema fundamental en este sentido no es que el presidente se haya equivocado en la política económica desde que llegó al poder en 2011, sino que no lo reconoce. Es bueno que haya parado la recesión, pero se han destruido 1.300.000 empleos desde que llegó a Moncloa y cuando llegó allí ya tenía un problema de empleo, de ahí que los españoles le dieran una mayoría absoluta. Debería reconocer que ha cometido errores y hacer una política económica adecuada. Por ejemplo, el ministro de Economía ha afirmado recientemente que la política económica en Europa es incoherente. Estamos de acuerdo, pero ahora debería identificar qué es lo incoherente y qué hay que cambiar. Lo que no se puede es ir a las cumbres europeas o visitar a Obama para decir que España va bien. Lo que hay que hacer en este último caso es preguntar qué ha hecho él para crear ocho millones de empleos desde 2009 en Estados Unidos.


[Img #19541]Le has hecho llegar una copia de tu libro “Hay vida después de la crisis” a la Troika. La réplica en este caso ha sido…

Bueno, se lo di en mano. No les ha gustado mucho, porque he sido muy crítico con ellos, pero tampoco buscaba hacer amigos. En cualquier caso, yo soy un europeísta y la tercera parte de la obra la dedico a eso. No es tanto el libro de un economista como el de un ciudadano que les escribe y quiere aportar algo al debate.


Quedémonos en Europa: ¿la experiencia reciente ha demostrado que el proyecto comunitario ha fracasado en términos económicos?

Este proyecto se hizo después de una guerra mundial para que no nos matáramos. Aunque empezamos a ver tensiones nacionalistas, eso ha triunfado. Creo que el fallo ha estado en el diseño del euro, en meterse en un proyecto de tanta integración sin contar con unas instituciones bien diseñadas. Por ejemplo, el estado de Florida ha tenido una burbuja inmobiliaria y una crisis bancaria de la misma magnitud que España. Sin embargo, Florida ha contado con un fondo de prestaciones por desempleo nacional y con un fondo de garantía nacional de depósitos para atender las quiebras bancarias. La deuda pública no tiene capacidad para éste último en España, por lo que habría que crear un fondo europeo que soporte eso. Por tanto, hay dos opciones: bien se hacen las políticas necesarias para recuperar la parte institucional del euro, bien la sociedad española, griega, portuguesa e italiana no van a aguantar en el euro. Esto es bastante sencillo de entender. Y criticar esto no quiere decir que sea un antieuropeísta.


Regresemos a España: aproximadamente, un centenar de altos cargos de cajas de ahorro han sido imputados, pero sólo tres han estado en la cárcel. Esta misma semana se ha abierto juicio oral contra exdirectivos de la CAM. ¿Debería ser la justicia más severa con ellos?

Estos tipos gestionaban una entidad que tenía 3.000 millones de euros de capital, los cuales se han comido y les han costado a los contribuyentes 15.000 millones de euros. La CAM quebró en 2007. Es muy triste que hayamos tardado tanto tiempo en intervenirla, en sanearla y en volver a poner el crédito disponible para empresas y familias. La justicia no debería ir tan lenta porque, así, pierde efectividad. Pero hay que confiar en que el juez siga adelante con el proceso, que tenga las correspondientes garantías jurídicas para ello y que la fiscalía haga lo que tiene que hacer, que es perseguir a los malos, no como en el caso Blesa.


[Img #19545]¿Hasta qué punto han contribuido estos excesos que comentas a perder una confianza por parte de la sociedad necesaria para el funcionamiento de la economía?

Ha influido muchísimo. Hay dos instituciones básicas para que la economía funcione bien, que son el sistema financiero, que se encarga de gestionar el dinero, y el Estado, que pone las reglas para que todo eso funcione. De hecho, las cajas eran un buen modelo de lo que se llama banca relacional, porque la gente confiaba en su institución, pero se lo han cargado. No somos conscientes del coste que eso tiene para el desarrollo y la financiación de las empresas, pero ya no tiene solución. Se va a tardar mucho tiempo en ganar de nuevo esa credibilidad, pero hay que intentarlo. Hablamos de instituciones que tienen que volver a ser parte de la economía de mercado.


Muchas miradas se están fijando ahora en la reforma fiscal, que viene marcada por el volumen de economía sumergida y por el elevado nivel de fraude. ¿Qué deberíamos esperar de ésta?

España es el país con los tipos impositivos de los más altos del mundo y con menos capacidad de recaudación e ingresos públicos tiene. Algo no está bien en el diseño de impuesto. ¿Qué es? Pues que desde 1977 cuando España se dotó de un sistema fiscal no hemos parado de meter desgravaciones y, por tanto, de quitar capacidad de recaudación a los impuestos. Hay que cargarse esto. Yo la reforma la haría muy sencilla: restablecería las leyes que hicieron Fuentes Quintana y Suárez en 1977. Éstas debían tener unas cuatro o cinco páginas y desde entonces hemos añadido otras mil a cada impuesto de disposiciones adicionales. Todas éstas tienen el nombre y los apellidos de lobbies concretos que han conseguido una desgravación de impuestos. No va a ser fácil, conseguir eso y poner la economía a crecer va a costar unos cuantos años, pero sólo entonces habrá margen para bajar impuestos.


Como no podía ser de otra manera, una cuestión que no ha dejado de ser el centro de atención es el paro. ¿Cómo se deberían interpretar realmente estos datos?

Más que el desempleo, hay que mirar el empleo, que es la variable determinante. Se ha destruido prácticamente un 20% de la ocupación que había en 2007. Seguramente, tardaremos mucho en llegar a ese nivel de nuevo, porque estuvimos haciendo 700.000 viviendas, que son un bien muy intensivo y eso no va a volver. Pero hasta que no se cierre ese agujero de empleo hasta la mitad o más, vamos a estar en situación de extrema vulnerabilidad y en riesgo de recaer en la recesión en cualquier momento. Ese es el problema que creo que el Gobierno no ve y no quiere asumir.


[Img #19542]Para terminar, ¿qué opinión le merecen los medios de comunicación en España a un economista observador?

Yo creo que no se hace tan mal periodismo como se dice en España. Es cierto que hay una crisis financiera muy grave de los medios, que también tuvieron una burbuja, así que lo que me preocupa ahora es esa sensación de dependencia financiera. Está demostrado que las sociedades con más renta por habitante tienen más libertad de prensa, que es algo necesario. Que los directores de los principales medios hayan sido destituidos recientemente y haya rumores de que se ha debido a presiones políticas no ayuda a tener una buena democracia o una buena sociedad que permita que la economía funcione correctamente. Son cosas que hay que denunciar, porque sólo así se generan los cambios. Si no hubiera una posición crítica de los medios, habría que inventarla.


Fotos: @Marga_Ferrer

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress