Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Estefanía G. Asensi
Miércoles, 29 enero 2014
Toros

De Sol y de Sombra

Marcar como favorita

Dos sectores, el Sol y la Sombra, aglutinan al público de las plazas de toros. Esta semana en 360 Grados Press hablamos de las similitudes que podemos encontrar entre los coliseos romanos y los cosos taurinos actuales. Una de las más características es la división de las plazas en tendidos de Sol y tendidos de sombra, algo que como verán, viene de antiguo.

[Img #19388]Imagínense un coliseo romano y una plaza de toros. El coliseo tiene una parte central en la que tenían lugar los espectáculos en la época romana, una zona que también tienen las plazas justamente para desarrollarse las corridas de toros. Llamémosle ruedo, albero, el fin es el mismo que en los coliseos: medirse con las fieras.


Sigamos ahora con las dependencias de las plazas de toros y en concreto en los toriles -zona en la que aguardan los astados-, y encontraremos otra similitud, ya que también en el interior de los coliseos aguardaban las fieras -leones, tigres o toros- a las que se enfrentaban los gladiadores.


Sin embargo, queremos poner el acento en un aspecto característico de los cosos como es la existencia de la zona en la que da la sombra y la parte en la que ‘cae’ el Sol. Se trata de una distinción premeditada y con total alevosía promovida por los mecenas de los espectáculos y juegos que tenían lugar en los coliseos romanos. Dichos monumentos fueron construidos para que el mecenas gozase de la mayor comodidad posible cuando acudiese al espectáculo, situándole siempre a la sombra y creándose una clara diferenciación entre poderosos y siervos.


[Img #19389]Actualmente, también encontramos una clara distinción cuando vamos a comprar una entrada para los toros, dado que lo primero que les preguntarán es si la quieren para el Sol o para la sombra, ya que las segundas son más caras.


Como ven, hay muchas similitudes arquitectónicas entre las plazas de toros y los coliseos romanos, pero la distinción entre el Sol y la Sombra ya no tiene la misma preponderancia que en la época romana, puesto que cualquier persona de clase media puede comprar una entrada de Sol o de sombra. Pero en esencia, sí sigue habiendo una tendencia clara a la hora de adquirir las entradas entre quienes están dispuestos a soportar el calor del Sol y quienes prefieren evitarse el mal rato, situándose en los tendidos de sombra. Y normalmente, es en los tendidos de sombra donde observamos a famosos y personalidades que raramente veríamos en el sector del Sol.


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress