Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Casas
Miércoles, 11 diciembre 2013
Sociedad

Delitos informáticos al alcance de cualquiera

Marcar como favorita

En la era de las telecomunicaciones ya no es necesaria un arma blanca para cometer un atraco; es tan fácil como tener un ordenador y un ratón que ejecute la apropiación. Esta semana 360 Grados Press pone la voz de alarma en los delitos telemáticos que se acometen impunemente desde cualquier hogar y con la máxima facilidad.

[Img #19191]“Actualmente existe poca diferencia entre los consejos de ministros y una cena de Los Soprano”. El abogado Carlos Sánchez Almeida, especialista en Delitos Informáticos y Seguridad del Bufet Almeida, resume así su indignación con respecto al tratamiento legal que se hace de los delitos telemáticos cuando son cometidos por el Estado, como está sucediendo con los casos de espionaje de Estados Unidos. “Estas violaciones de la intimidad nunca pueden ser legítimas, pero no se persiguen adecuadamente. Cuando está involucrado el Estado, se prefiere echar tierra encima y archivarlo”, acusa Sánchez Almeida.


Son justo estos delitos, los de daños a terceros por sabotaje informático, revelación de secretos y violación de la intimidad, los que lucha por solucionar y llevar a juicio, a nivel particular y empresarial, el bufet Almeida, con despacho en Madrid y Barcelona, aunque solo han representado un 6,1% de los incoados – con los primeros trámites del proceso ya comenzados – en el ámbito nacional en 2013, según la Fiscalía General del Estado. “Es muy fácil cometer este tipo de violaciones, cualquiera lo puede hacer con un ordenador e Internet, y el delito principal, que es el espionaje, se produce de forma muy habitual entre parejas y familiares”, asegura Sánchez Almeida. Los otros casos para los que más se les solicita ayuda legal son aquellos que van contra la propiedad intelectual – tan solo el 0,5% para todo el Estado -, sobre todo con respecto a páginas web.


[Img #19194]“En sus propias carnes sufrió este tipo de delito la valenciana Sandra Rodríguez cuando quiso poner en marcha una página web con la que dar visibilidad a su proyecto para la ayuda a afectados por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). “Vi que el indeseable que se ofreció a llevar a cabo la web, después de pagar yo el dominio, no la avanzaba y le saqué del proyecto”, cuenta Rodríguez.


El problema llegó en el momento en el que la emprendedora comenzó a recibir correos electrónicos de la empresa de hosting que alojaba la página, después de haberla dado de baja. “Este chico me había estado saboteando a través de peticiones de renovación de una web que ya no existía y las pagaba a través de mi cuenta bancaria”. Rodríguez ha interpuesto denuncias por estafa y sabotaje, pero la justicia no se ha mostrado muy receptiva a la hora de llevar adelante el proceso judicial, ya que les es difícil averiguar la culpabilidad del acusado. “Me han dado tres plazos para recurrir la sentencia, pero se ha archivado muy rápidamente. Me siento estafada y, además, ninguneada por la justicia”.


Hackers de lo cuotidiano

[Img #19192]Como este muchos casos se producen al año en España y, en general, cuentan con el agravante del anonimato que proporciona la red. Algunos se denuncian, pero la mayoría se pasan por alto o se asimilan sin más por ser muy habituales. Es el caso de los spam comerciales– mensajes de remitente no conocido –, cuyo coste de envío “es tan bajo que cada mensaje de este tipo respondido por parte de los usuarios justifica esta mínima inversión en envíos de spam”, como afirma Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información en IE Business School.


Aunque los delitos informáticos no conocen barreras geográficas, en España, y en concreto Valencia, los más comunes son las amenazas y falsedades, las calumnias e injurias, los virus troyanos a través de sistemas malware, las estafas y la pornografía infantil. Estos dos últimos son, según la Fiscalía, los que más se han incoado este año en un 75,3 y un 7,8%, respectivamente.


[Img #19195]Según Angel Bahamontes, presidente de la Asociación Nacional de Tasadores y Peritos Judiciales Informáticos (ANTPJI), los ataques que vulneran la seguridad de los ordenadores personales y de empresa han aumentado en el último año un 79%, lo que supone “un alto impacto financiero y pérdidas millonarias”. Las solicitudes de periciales informáticas han aumentado en cuanto a sabotaje, espionaje, uso indebido de información sensible y de autorizaciones, y robo de identidad. Bahamontes asegura que es importante “enfrentarse a este peligro”, pero que actualmente no existe “una legislación adecuada y las corporaciones no cuentan con expertos en esta área tan novedosa”. Además, denuncia que la inversión en “ciberseguridad” sigue siendo “escasa” en entidades públicas y privadas, y que el ciudadano en España “no tiene información suficiente para protegerse”, por lo que cada día se comenten 25.000 delitos telemáticos y nueve de cada diez usuarios son víctimas de forma continua.


Y de cara a la Navidad, más estafas

El presidente de ANTPJI da la voz de alarma con respecto a la “ciberdelincuencia” más intensa de cara a las fechas navideñas que están a la vuelta de la esquina. Alerta a los compradores online de última hora, a través de la verificación de los sitios web utilizados. “Es muy común que aumenten los fraudes, sobre todo, las campañas de spam con contenido navideño – ofertas, regalos -, los intentos de phishing o suplantación de identidad, y los correos electrónicos procedentes de importantes compañías de servicios de mensajería cargados de facturas pendientes”, avisa Bahamontes. “Debemos utilizar el sentido común y entender que no somos estrellas de cine para que nos salgan diez pretendientes sin saber ni cómo somos, ni que ganemos una lotería en la que ni siquiera hemos jugado”, satiriza.


[Img #19193]Es importante tener en cuenta que, como indica el profesor Enrique Dans, “todo aquel usuario o sistema que suponga un incentivo suficientemente elevado para ser hackeado, lo será”, aunque se posea un alto conocimiento en seguridad informática. A lo que el reconocido profesor estadounidense de Ciencias Informáticas Gene Spafford añadiría que "el único sistema realmente seguro es uno que esté apagado, metido en un bloque de hormigón y completamente sellado en una habitación, forrada de plomo y protegida por guardias armados”.


Esperemos que no sea necesario proceder a lo mismo con el sistema que permite hacer visible este reportaje en la red.


Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress